La boliviana que quiere viajar a Marte



Esta cruceña de 20 años todavía no puede creer que la hayan seleccionado entre más de 200.000 aspirantes para participar en la tercera ronda del proyecto Mars One, la iniciativa de una organización holandesa sin fines de lucro que se propone fundar la primera colonia humana en el Planeta Rojo.

Zaskia es la única latinoamericana de habla hispana (de la región sólo hay otra candidata, de Brasil) que quedó clasificada junto a otras 99 personas.
Estos 100 "privilegiados" deberán ahora someterse a otras pruebas que incluyen entre otras cosas entrenamiento y la participación en un programa de reality TV.

El voto del público, como en los shows del Gran Hermano, será el encargado de tomar la decisión final de quienes formarán parte de los seis grupos de cuatro que viajarán a Marte cada 26 meses, a partir de 2024.

Si bien la iniciativa ha cobrado fuerza en el imaginario popular, en el ámbito científico ha generado críticas y escepticismo: muchos dudan tanto de su viabilidad como de su sustento ético.

"Mi familia no quiere que me vaya. Mi mamá lloró con la noticia. Me dijo: 'yo quería que pierdas esa ronda'. Lo mismo mis tías. Pero mis amigos están contentos", cuenta Zaskia.

Pero la congoja familiar no empaña ni la alegría ni el entusiasmo que esta estudiante de Relaciones Internacionales y Antropología de la Universidad de Sussex siente cada vez que habla del proyecto.

Quiero ir porque me van a enseñar muchísimas cosas: ingeniería, medicina y además voy a poder hacer mucha investigación
Zaskia Antelo, candidata del proyecto Mars One

"Quiero ir porque me van a enseñar muchísimas cosas: ingeniería, medicina.. y además voy a poder hacer investigación".

"Soy muy curiosa y me gusta aprender. Así que yendo allá, voy a poder aprender y devolverle algo a la humanidad. Y además me haría muy feliz porque me atrae la aventura que conlleva".

"Una vez fui a China a estudiar Kung Fu, y eso me impactó mucho, no tenía nada en común con nadie, todos eran de distintas partes del mundo. Hablábamos diferentes idiomas y ni siquiera escuchábamos la misma música. Pero igual, aprendimos a trabajar en equipo", dice.


Cya nerds