Canales populares

La confesión al FBI que golpeó a la FIFA

Siguen las bombas: Chuck Blazer, ex dirigente de la Concacaf que trabajó para el FBI en la investigación por corrupción que se llevó puesto a Blatter, admitió haber cobrado sobornos en las elecciones para Francia 1998 y Sudáfrica 2010.



De abdomen prominente y barba blanca estilo Santa Claus, capaz de subir en su blog personal fotos suyas con Pelé, Putin o Mandela, Charles Chuck Blazer hoy no es noticia por su alto perfil y sus excentricidades. La Justicia de los Estados Unidos publicó este miércoles la declaración del ex secretario general de la Concacaf (federación que agrupa a los países de Centroamérica y América del Norte), realizada en un tribunal de ese país en noviembre del 2013, en la que se declaró culpable de varios cargos y admitió haber cobrado sobornos, junto a otros dirigentes de la FIFA, en las elecciones para elegir al organizador del Mundial 1998 y al del 2010. Una mancha más al escándalo.

Blazer, el ex dirigente FIFA arrepentido, fue quien colaboró con el FBI -grabando con un micrófono escondido distintas charlas con otros directivos- en la investigación por corrupción que derivó en la detención de varios jerarcas de la máxima entidad del fútbol, hace una semana, y que provocó el fin del largo mandato de Joseph Blatter, anunciado por el suizo al mundo entero este martes. Este miércoles, luego de la presión mediática que iniciaron varios medios estadounidenses, el Ministerio de Justicia de EE.UU. decidió sacar a la luz aquella confesión de Blazer.

"Otros y yo, en el Comité Ejecutivo de la FIFA, aceptamos recibir sobornos relacionados con la elección de Sudáfrica como organizador del Mundial 2010", reconoció ante la Justicia. Y agregó: "Durante mi asociación con FIFA y Concacaf, acepté con otras personas en 1992 facilitar la aceptación de un soborno ligado a la elección de la Nación sede para el Mundial de 1998". Para sumar a sus cargos por corrupción también admitió haber cobrado dinero por los derechos de las Copas de Oro de la Concacaf desde 1996 hasta 2003.

Apodado Topo, por haberse metido en las entrañas de la FIFA en su carácter de espía del FBI, Blazer fue la punta del iceberg en la que chocó el Titanic de la FIFA. Según los funcionarios que llevan a cabo la investigación, el mayor organismo del fútbol recibió 150.000.000 de dólares de soborno en los últimos 24 años. Y además el escándalo promete seguir sumando capítulos en los próximos días. Uno de ellos incluye a Jerome Valcke, actual secretario general y mano derecha de Blatter, quien estaría involucrado en el pago de un soborno de 10.000.000 de dólares que habría sido aprobado por Julio Grondona. "No tengo ninguna razón para renunciar, me siento completamente inocente", aseguró el francés
0
1
0
1Comentario