About Taringa!

Popular channels

La consigna de Kristina es eliminar a Clarín a toda costa .

Diario LA NACION

AHORA DICEN ¿PATRIA O CLARÍN?

"Les doy una hora para que lo lean", les ofreció Martín Sabbatella a los directores de la oposición mirando el dictamen de más de 1000 fojas. Lo escuchaban fielmente los hombres del oficialismo en la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca). Pero sus palabras apuntaban a Marcelo Stubrin y Gerardo Milman. Ese miércoles la reunión en el sexto piso en el edificio que la Afsca comparte con el Boletín Oficial en Suipacha al 700 iba a tratar 60 expedientes. Pero, como anticipó sorpresivamente Sabbatella en conferencia de prensa esa misma mañana, sólo trató la adecuación forzosa de Clarín a la Ley de Medios.

"Te apuesto mi Peugeot 308 a que te doy siete días y después me lo rechazás", le disparó Sabbatella a Milman. "Si es razonable, lo apruebo", respondió el hombre de GEN. "Me estás condicionando el voto a que sea razonable", devolvió el militante de Nuevo Encuentro. Milman y Stubrin votaron en disidencia porque nunca vieron lo que denunciaba ese dictamen. Los directores oficialistas, que tampoco conocían su contenido, levantaron la mano con los ojos cerrados.

El miedo alienta a la Casa Rosada. No sólo el de la corrida cambiaria y las reservas. La corrupción acecha.

El resultado de la escena en la Afsca fue construyendo una nueva ironía kirchnerista: en la lucha contra lo que Jorge Capitanich describía esa misma mañana como "grupos mediáticos concentrados ", Sabbatella representaba el monopolio de la información pública. Nadie más, sólo él, conoce la investigación y sus pruebas. Símbolos de pluralidad y transparencia.

No hay batalla cultural o nuevo 7D. Sólo pirotecnia: un tenue humo para intentan tapar un ajuste -y la derivada conflictividad social-, los oscuros negocios presidenciales, y, ¿por qué no?, la preparación discursiva del relato para un posible acuerdo con los holdouts (un rumor que hoy sólo parece querer mejorar las cada vez más deshilachadas expectativas económicas).

¿Se trata de un intento de desplegar expectativas positivas previas a un diciembre caliente o realmente hay una intención de que 2015 no deje al oficialismo sin chances electorales?.

Surge así la teoría nietzscheana de un eterno retorno pero como un ciclo super acelerado. Mientras el sticker de "patria o buitres" se despega lentamente -dejó de vender políticamente-, vuelve un viejo enemigo: Clarín. Pero la desprolijidad de Sabbatella es casi intencional. Antes de declarar la adecuación forzosa debió darle la posibilidad al grupo de medios de modificar los supuestos incumplimientos. Esa arbitrariedad, que el Gobierno no ejerció en otros puntos cardinales del sistema de medios, abre a Clarín las puertas de la Justicia. Es posible que, cautelar mediante, el kirchnerismo se garantice -a posteriori- la reedición de otro viejo enemigo, aquel que combatió en los tribunales con los fallidos proyectos de "democratización de la Justicia".

La casualidad quiso que el mismo día en que se iniciaba el nuevo embate contra el Grupo Clarín los fondos buitres revelaran en una breve teleconferencia desde Nueva York la presunta ruta que siguió el dinero de Lázaro Báez -socio de Cristina Kirchner- a través de bancos en Uruguay, Bahamas, Suiza y Liechenstein. La plata, sugirieron esos millonarios, proviene de la obra pública.

El miedo alienta a la Casa Rosada. No sólo el de la corrida cambiaria y las reservas. La corrupción acecha. Entonces, los rumores crecen en los pasillos de las oficinas del Gobierno. "¿Te creés que no les vamos a pagar a los fondos buitre? Claro que les vamos a pagar", dijo un ministro en estricto off the record mientras caminaba nervioso de un lado a otro en su oficina. Eso mismo recalcaron banqueros con llegada a la cúpula del oficialismo. Son rumores que inundan la City.

La duda existe. ¿Se trata de un intento de desplegar expectativas positivas previas a un diciembre caliente o realmente hay una intención de que 2015 no deje al oficialismo sin chances electorales? Serán unas vacaciones movidas: en diciembre, enero y febrero se moverán estas fichas.

El ataque a Clarín puede ser el principio de una gran vuelta carnero en el relato que justifique un acuerdo con los llamados fondos buitres y su poder de extorsión .

Esos dos caminos se bifurcan. En el primero, la apuesta al relato contra Clarín -como lo fue la avanzada contra el campo, Duhalde, los empresarios, la oligarquía, entre muchos otros culpables- concentra las voluntades de los ultraoficialistas. En esa batalla, la militancia encuentra su sentido. En ese mundo discursivo, que crea mundos, la pirotecnia ofrece una tapadera para el ajuste. Una devaluación anual cercana al 30% (cotización oficial), una inflación en el año que superará el 40% -que en los precios regulados por el Gobierno alcanza más del 50%- y paritarias que subieron 30%. En esta ruta, la expectativa del Gobierno es que los rumores sobre un acuerdo con los holdouts morigeren tensiones cambiarias y financieras, y una crisis social de fin de año.

Pero el ataque a Clarín puede ser el principio de una gran vuelta carnero en el relato que justifique un acuerdo con los llamados fondos buitre y su poder de extorsión. La corrupción acecha la figura de la Presidenta y los cabos sueltos aparecen gracias a los multimillonarios esfuerzos de NML. Un acuerdo con Paul Singer requiere nuevos enemigos para surfear que hagan olvidar los fuegos artificiales de la Fragata Libertada o el "no pasarán" de Axel Kicillof.

En definitiva, cualquier opción es política. Los caminos tienen un mismo destino: que el kirchnerismo llegue a fines de 2015 con chances electorales. La Cámpora quiere a Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires. Y todo puede ser posible gracias a Clarín y a los buitres..
0No comments yet
      GIF