Popular channels

La construcción espera tiempos mejores



La construcción espera tiempos mejores

La actividad de este sector de la economía padece bajas en despacho de materiales y permisos. Una luz: el plan Pro.Cre.Ar.



La caída evidente en la actividad e la construcción en los últimos tiempos, como no se registraba desde 2009 –el peor año desde el fatídico 2002–, se reflejó claramente en todas las mediciones de la temperatura del sector por distintas vías. Por caso, el Indice Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), del Indec, que sigue la evolución de la demanda de un muestreo de insumos representativos, tuvo en enero un retroceso del 5,7% interanual (comparado con enero de 2012), si bien la baja respecto a diciembre resultó poco llamativa: apenas 0,5%.


En rigor, que enero no haya sido demasiado peor que diciembre no es para alegrarse, ya que la comparación interanual venía arrojando porcentajes negativos desde abril, es decir, durante diez meses seguidos, evidenciando la caída en 2012 respecto de 2011. Sobre todo durante la segunda mitad del año pasado: mientras el primer semestre –siempre según el Indec– cerró con un retroceso del 0,8% interanual acumulado, el segundo mostró un descenso del 5,4%.


En definitiva, la comparación global de la actividad en 2012 respecto de 2011 bajó el 3,2%.


Otro indicador que confirma el bajón son las cifras anuales del cemento Portland: el consumo interno de este material, sumados los despachos de los productores locales y las importaciones, tuvo el año pasado una baja del 8,2%, según indican las estadísticas de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland. Sin embargo, el mes de enero mostró un repunte del 12% respecto a diciembre, con un volumen que superó incluso en 3% el volumen de enero de 2012 en el registro interanual.


Todos los consultados culpan por esta situación a las restricciones cambiarias que desde fines de 2011 dificultan la compra de dólares, moneda con que tradicionalmente se maneja el mercado inmobiliario. A pesar de que el negocio de la construcción residencial se maneja casi íntegramente en pesos (los costos de materiales y mano de obra se pagan en moneda local), y de los esfuerzos del sector por pesificar las operaciones haciendo equilibrio entre la cotización oficial y la “blue”, lo cierto es que la resistencia de los compradores a desprenderse de sus dólares es el motivo excluyente, de este año de vacas flacas, según coinciden las fuentes consultadas.


Todo esto es confirmado por la fuerte disminución de la superficie a construir tramitada en forma de permisos de edificación, según el seguimiento que hace el Indec en 42 municipios del país. A pesar de que las cifras de diciembre último (la última disponible) mostró un aumento considerable de 15,1% respecto del mes anterior, la performance respecto de diciembre de 2011 en la serie interanual fue negativa: -4,7%, de acuerdo al ISAC. Y en la ciudad de Buenos Aires, la superficie permisada durante 2012 alcanzó a 1.829.294 m2, con una caída del 28,6% respecto a 2011. De esta manera, la magnitud de los nuevos proyectos presentados durante todo el 2012 resultó similar a la del año 2009.


Por caso, según el Informe de Coyuntura del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), la superficie tramitada para el rubro Edificios de Vivienda bajó en enero y el 9,7% respecto a diciembre (fue la peor caída mensual desde Octubre de 2002), y ya venía de un descenso global del 2,4% en todo el año pasado.


Como era de esperarse, todo esto redundó también en un descenso de la mano de obra ocupada en la construcción. De acuerdo a las últimas cifras disponibles, elaboradas por el Ieric en base a datos de la Obra Social del Personal de la Construcción (Ospecon) y Seguro de Vida Obligatorio (SIJyP), en noviembre de 2012 hubo 400.626 puestos de trabajo registrados, número que representa una baja no muy llamativa del 0,2% respecto al mes anterior, pero sí alarmante del 8,6% comparada con noviembre de 2011.


En este contexto, las perspectivas del sector no son optimistas, al menos para este mes. La última encuesta cualitativa del Indec indicaba que el 67% de los empresarios de la construcción orientados al sector privado no esperan cambios en el nivel de actividad, mientras que el 20,8% preveía una disminución y solo el 12,5% algún crecimiento.


Eso sí, en medio de este panorama poco alentador, entre los escasos signos positivos se pudo verificar una aceleración en la tasa de crecimiento del stock de crédito hipotecario, producto del avance del plan nacional de vivienda Pro.Cre.Ar, para el cual se presentaron en diciembre solicitudes de permisos de edificación por una superficie de 187.770 m2. Una acción pública en la que muchos empresarios del sector depositan esperanzas.








0
0
0
0No comments yet