La dependencia de EE.UU nos ha convertido en un pais bananer



El presidente del Partido Conservador Popular de Estonia, Mart Helme, ha dicho que el Parlamento y el Gobierno de su país son unos títeres sujetos a la voluntad de Occidente, y en particular de EE.UU. Añadió que el mayor peligro para Estonia representa la inteligencia occidental y la pertinencia del país a la OTAN.

"Si observamos los procesos que han tenido lugar en Estonia durante el último par de años y en las decisiones tomadas bajo presiones, queda muy claro que estas decisiones se tomaron no solo en Estonia. Nuestro Parlamento se comporta como el parlamento de una república bananera", aseveró Helme, opositor de la integración europea del país, en una entrevista al portal telegram.ee.

Según Helme, los emisarios occidentales, "embajadores y diplomáticos presionan continuamente a Estonia y no cejan hasta que logran sus objetivos". El político cree que la inteligencia occidental en Estonia opera sin el debido control por parte de los servicios de seguridad estonios. Helme opina que los agentes de Occidente representan el mayor peligro para Estonia, ya que tienen la oportunidad de influir en la política interior.

El conservador citó varios ejemplos en los que EE.UU. orquestó una provocación y, a continuación, la utilizó como pretexto para una guerra. Helme no ha descartado que uno de los objetivos de EE.UU. sea debilitar y dividir Europa para dominar la región. "Creo que muchos escenarios actuales ya estaban esbozados hace 10 o 15 años", indicó el parlamentario.

Asimismo, se opuso a la presencia de las tropas de la OTAN en el territorio de Estonia, porque lo único que hacen es debilitar la sensación de seguridad entre la población del país.