Canales populares

La estafa de Pecarás no murió.

A todos aquellos en Rosario que les suene este nombre, debe ser por algo malo: ya sea ustedes mismos o un conocido, fue estafado por esta gente sin escrúpulos. Se trataba de una pseudo-rotisería sin habilitación que tenía como principales víctimas a los compradores de promociones del tipo Groupon, Agrupate, Clickon y demás. Cuando las quejas por estafa empezaron a abundar, recurrieron a cambiar el nombre al momento de ofrecer sus ínfimos productos, y así seguían consiguiendo más víctimas frescas. La estafa podía producirse de dos maneras: o no te respondían el teléfono (muchas veces sí, pero después no te entregaban el producto), o cuando ibas a buscar el producto era una tremenda porquería. Con esto me refiero a porciones diminutas, productos incorrectos, ingredientes de descarte y/o vencidos, etc. Muchos fueron los que debieron caer hasta que la municipalidad de Rosario clausuró este antro que funcionó en San Luis 2778. Pero he aquí la cuestión: la gorda de Pecarás, lejos de rendirse, contraataca con más fuerza que nunca.

Ahora continúa vendiendo promociones con los nombres de SABORES DEL ROSARIO, DULCES SABORES y LA JUNGLA DEL SABOR. Dado que el local que utilizaba en calle San Luis ya es imposible que lo vuelva a ocupar, ahora optó por una medida aún más tramposa y rebuscada: publica domicilios apócrifos. Hasta ahora las dos direcciones con las que vino jugando son Santa Fe 4200 y Santa Fe 3400. Así, sin precisiones. ¡Claro! ¡Qué va a precisar, si no existe nada ahí! Cuando llamás para reservar el pedido (si tenés la suerte de que te responda, ya que rara vez levanta el teléfono) te dice un tremendo verso de que aún no abrió el local, y que por ahora está atendiendo en Juan B. Justo 7789. Esto es en zona noroeste, barrio 7 de Septiembre, que con todo respeto por los vecinos del lugar, queda en un lugar poco accesible o directo, y esa cuadra en especial de noche es bastante oscura. Me consta porque mi hermano trabaja en la zona. Y aclaro "de noche", porque esta estafadora te recuerda que los pedidos hay que retirarlos después de las 18:30 hs, siempre. O sea, comprás una promoción guiándote por la dirección que figura, que tal vez te resulta conveniente, y después terminan mándandote a buscarla a una zona totalmente diferente a la que tal vez te resulta incómodo o imposible llegar. Como si esto fuese poco, el local donde opera, sin cartel a la calle, sin datos fiscales a la vista, con una diminuta ventanita por donde te atiende, y con varios pedidos de alimentos amontonados en el piso y sillas, parece pasar de largo a cualquier inspección de la Afip o de Bromatología.

Habiendo estafado esta atorranta a unos seres queridos de escasos recursos, me decidí con la ayuda de una contadora, a investigar un poco qué hay por detrás de todo esto. Hasta ahora la información fiscal que recabó la contadora acerca de la fornida y malhablada dueña de ex-Pecarás es bastante alarmante (intenta pagar a muchos con cheques sin fondos, por citar un solo ejemplo), y tiene unos cuantos números en rojo. Es difícil entender cómo una lacra de tan escasa moral y tan dudosos antecedentes fiscales sigue operando libremente mientras a muchos comerciantes honestos no se les da tregua con repetidas inspecciones y papeleos inútiles. Cuando recabe más información voy a presentar el reclamo correspondiente en la Oficina de Defensa al Consumidor, como ya hicieron anteriormente decenas de rosarinos, posibilitando así el cierre del "negocio" que operaba esta basura.

Así que ahora que ya lo saben... no compren ahí, si no quieren terminar estafados o intoxicados. Y si ya les pasó... ayuden a denunciar, es la única manera de frenar a esta calaña deshonesta.
0
0
0
0No hay comentarios