Check the new version here

Popular channels

La Gran Guerra: Hoy se cumplen 100 años


- 100 años de la Primera Guerra Mundial -

“la guerra que acabará con todas las guerras"




Un 28 de Julio de 1914, el asesinato de un archiduque sería el pretexto para el comienzo de una guerra que le trajo la muerte a aproximadamente 30 millones de personas. La historia no supo extraer lecciones de esta carnicería humana, pues sólo un par de décadas después tendría lugar una guerra aún más grande y mortífera.




Porque sólamente a través de la memoria podemos construir el futuro, no debemos olvidarnos de estos acontecimientos. Pueden pasar mil años y aún así nuestro carácter de seres humanos es suficiente para poder conectarnos con el sufrimiento de estos hombres.

Por eso, quiero compartirles un par de poemas escritos por Wilfred Owen, un combatiente británico que descubrió la fuerza liberadora de la poesía como medio a través del cual reflexionar sobre el horror que él mismo estaba viviendo.







HIMNO A LA JUVENTUD CONDENADA


¿Doblarán las campanas por aquellos que mueren como ganado?
Sólo la rabia monstruosa de los cañones
el rápido tartamudeo de los fusiles
pueden rezarles una breve plegaria.





Para ellos, no más ceremonias, oraciones ni campanas
ni voces de luto o salvas en coros,
Sólo el agudo, rabioso gemido de coros de obuses
y clarines llamándolos desde dolientes condados.






¿Qué candelabros pueden encenderse para ellos?
No en sus manos de niños sino en sus ojos
brillará la sagrada luz de los adioses.





La pálida mirada de las muchachas serán sus mortajas;
Sus ofrendas, la ternura de dolidos recuerdos
y cada lento atardecer se inclinará ante sus memorias.





DULCE ET DECORUM EST


Torcidos, como viejos mendigos bajo sus hatos,
renqueando, tosiendo como brujas, maldecíamos a través del lodo,
hasta que donde alumbraban las luces de las bengalas nos dimos la vuelta
y hacia nuestra lejana posición empezamos a caminar afanosamente.
Los hombres marchaban dormidos. Muchos habían perdido sus botas
Pero abrumados avanzaban sobre zapatos de sangre. Todos cojos, todos ciegos;
Borrachos de fatiga, sordos incluso al silbido de las balas
Que los cansados cañones de calibre 5.9 disparaban detrás de nosotros.





“¡Gas, gas! ¡Rápido, muchachos!”; un éxtasis de desconcierto,
Poniéndonos los toscos cascos justo a tiempo;
Pero alguien aún estaba gritando y tropezando
Y ardía retorciéndose, como ahogándose en cal viva…
Borroso, a través de los empañados cristales de la máscara y de la tenue luz verde,
Como en un mar verde le vi ahogarse.
En todas mis pesadillas, ante mi impotente mirada,
Se desploma boqueando, agonizando, asfixiándose.








Si en algún sofocante sueño tú también puedes caminar
Tras la carreta en la que lo pusimos,
Y mirar sus blancos ojos moviéndose
En su desmayada cara, como un endemoniado.
Si pudieses escuchar a cada traqueteo
El gorgoteo de la sangre saliendo de sus destrozados pulmones,
Repugnante como el cáncer, nauseabundo como el vómito
De horrorosas, incurables llagas en lenguas inocentes,
Amigo mío, no volverías a decir con ese alto idealismo
A los ardientes jóvenes sedientos de gloria
La vieja mentira: “Dulce et decorum est pro patria mori”.
(Dulce y honroso es morir por la patria)





0No comments yet
      GIF
      New