Check the new version here

Popular channels

La hija rebelde de Fidel Castro que regresó a Cuba.

EL REGRESO A LA ISLA

La hija rebelde de Fidel Castro, Alina Fernández Revuelta, llegó esta semana a La Habana para ver a su madre, Natalia Revuelta Clews (88), internada a raíz de una caída que le provocó un coágulo cerebral. Fernández Revuelta (58) es la hija extramatrimonial -reconocida- de Fidel Castro que desde hace 21 años vive en Miami y que desde que partió no había estado en Cuba.


Castro define a su padre "como un hombre con un nivel de crueldad bastante elevado".


A Alina Fernández la llaman "rebelde" porque está en contra del régimen que instauró su padre en Cuba. Ella salió de la isla a los 38 años, en 1993, aprovechando un período especial tras la caída del bloque socialista europeo y el fin de la Unión Soviética. Entonces era impensable que a la hija del Comandante en Jefe le permitieran dejar el país, por eso lo hizo disfrazada, con una peluca y con un pasaporte español falso, y partió rumbo a Madrid. Todo financiado por la revista Paris Match y con la ayuda, entre otros, de su amigo de la infancia Osvaldo Fructuoso. Se instaló en Estados Unidos y en 1997 publicó el libro "Alina. Memorias de la hija rebelde de Fidel Castro".

Alina Fernández tiene una hija -también llamada Alina-, de 37 años, con ciudadanía estadounidense y con quien habla "ocasionalmente" de su abuelo, pero la nieta tiene "la capacidad de ver el lado positivo de todo" y viaja todos los años a Cuba para ver "a los pocos amigos que le quedan allá", según una entrevista concedida a El Comercio de Perú en mayo pasado.

En esa entrevista, Alina Fernández confiesa que siente mucha pena por no poder ver a su madre y define a su padre como un hombre de una elevada crueldad:

"-¿Ha llegado a odiar a su padre?

-No. A odiarle no. El odio es una palabra demasiado fuerte. Yo padecí mis acosos y mis castigos, y le considero una persona con un nivel de crueldad bastante elevado, pero no llegué a odiarle nunca.

-¿Llegó a quererle como padre?

-No tuve tiempo. Supe que era su hija a los diez años, y eso coincidió con una de sus largas desapariciones. Él era un visitante tierno, nocturno, pero nunca me acostumbré a decirle "papi".

-¿Por qué?

-Yo siempre pensé que mi padre era Orlando Fernández, que se había ido del país convertido en un "gusano" (apelativo despectivo en la isla para los que huían del régimen comunista), lo cual me daba mucha tristeza y mucha vergüenza, porque lo recordaba con mucho cariño a él y a mi hermanita.

-¿Le gustaría volver a ver a su padre?

-No es una posibilidad real, no existe la posibilidad de verle. Creo que hay una absoluta falta de interés por ambos lados. No tengo nada que decirle, y a estas alturas menos.

-¿Cómo era Fidel Castro como padre?

-Fidel Castro no era un padre. De vez en cuando aterrizaba en casa. Era un visitante de capricho, lo mismo tenía ataques de paternidad que largos distanciamientos. Era un señor omnipresente en la televisión, en sus discursos, pero era un padre ausente."

En 1955, Natalia Revuelta era una mujer que deslumbraba por su belleza, vivía cómodamente y estaba casada con un cardiólogo, Orlando Fernández, con quien tenía una hija. Pero estaba muy interesada en la política, gracias a lo cual conoció a Fidel Castro y quedó embarazada de él. Ella fundó el Movimiento 26 de Julio y continúa siendo fiel defensora del régimen cubano. Nunca estuvo de acuerdo con que su hija, Alina, dejara la isla.

Se sabe que Fidel Castro le mandó a decir a Alina Fernández que era libre de volver a Cuba cuando quisiera. También que su hermano, Raúl Castro, siempre ha estado a favor de los reencuentros en la familia. Durante años él facilitó los viajes de la primera esposa de Fidel, Mirta Díaz-Balart, desde España a Cuba, para reunirse con su hijo "Fidelito", y esta semana visitó a Natalia Revuelta para saber de su salud.

Una cubana más que huyó con su hija
Alina Fernández Revuelta sostiene que su padre, Fidel Castro, y su tío Raúl, "son totalmente diferentes. Raúl es un hombre de familia, que ha estado cercano a sus hijos, con eso ya se dice todo, y Fidel Castro es una especie de personaje solitario y con poco arraigo emocional". Y al mirar una caja de viejas fotografías donde en algunas ella aparece con Fidel y con su tío Raúl, Alina recuerda un pasado con heridas "muy difíciles de curar". "Yo tuve que hacer hace muchos años el ejercicio de diferenciar entre el ser hija de Fidel Castro y ser una cubana más que tuvo que huir con su hija. No quiero utilizar la palabra víctima, pero muchos estamos aquí (en Miami) porque no nos quedó más remedio", según entrevista con El Comercio de Perú.




0
0
0
0
0No comments yet