Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
La historia de la falsa alarma sobre el ántrax que hubo en la Argentina


Hace cuatro meses, el ex ministro de Salud, Héctor Lombardo, daba la alarma: había ántrax en el país. Pero los 19.500 materiales que se analizaron —sobres, frascos, trajes— no presentaron ni rastros del bacilo.

(Argentina, 19 de febrero de 2002) Un pote de helado podrido. Un uniforme completo de un policía. Sobres de todos los colores. Un carrito con bebidas de un avión brasileño. Y hasta un cheque de ochocientos dólares que había llegado de los Estados Unidos. Estos, y muchos otros objetos —un total de 19.500 materiales— fueron enviados desde octubre pasado al Hospital Muñiz y al Instituto Malbrán por estar sospechados de contener ántrax.

Cuatro meses atrás, el ex Ministro de Salud, Héctor Lombardo, decía a la población que un bacilo del ántrax había llegado en un sobre a la Argentina. Dos semanas después, salió a desmentirlo. Ahora, la Justicia está investigando si algún funcionario del gobierno de Fernando de la Rúa cometió delitos de abuso de autoridad y de intimidación pública.

"Creemos que hubo una intención de propalar una falsa alarma a la población, aunque todavía desconocemos cuál fue el motivo", dijo a Clarín el fiscal del caso, Eduardo Freiler. La Justicia está siguiendo la falsa advertencia del ántrax a raíz de una denuncia que presentó el Defensor Adjunto de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Antonio Brailovsky. "Hubo una conducta irresponsable que creó una oleada de pánico absolutamente injustificada", opinó Brailovsky.

La historia, colmada de pánico y misterio, tenía un contexto internacional que la hacía verosímil. Un mes antes, había ocurrido el ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York y al Pentágono. Un hombre, Bob Stevens, había muerto el 5 de octubre al inhalar ántrax. Y el viernes 19 de octubre —el mismo día en que Lombardo habló— ya se habían confirmado otros seis casos de personas infectadas con el bacilo en EE.UU.

"El alerta se había despertado en la población antes de la conferencia de prensa del ex Ministro Lombardo del 19 de octubre", afirmó el doctor Andrés Ruiz, director de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud "Dr. Carlos G. Malbrán" (ANLIS). Antes de ese día, su centro ya había recibido —a través de la Policía Federal— 1.200 materiales sospechosos que habían llegado desde el exterior a distintos particulares. "Uno de ellos fue enviado a una directora de un diario del interior con una amenaza".

"Pero poco después se cometió el primer error", sostuvo Ruiz. Un abogado había recibido un sobre desde Miami y la Policía y los bomberos aislaron una cuadra completa en un barrio de Córdoba. "Fue el gatillo que disparó el alerta en la población argentina", opinó. Hasta que el miércoles 17 de octubre, llamaron desde el Hospital Muñiz al Malbrán para pedir si podían hacer un análisis genético a una muestra rara. "Nos mandaron el cultivo, pero no el sobre", contó Ruiz. "Teníamos una alta sospecha de que se trataba de ántrax", dijeron fuentes del Hospital Muñiz, que pidieron el anonimato.

Supuestamente era el sobre que había recibido una mujer de Parque Patricios, que nunca se identificó. Antes de que en el Malbrán se hiciera la prueba, el jueves 18 por la noche, el entonces subsecretario del Ministerio de Salud, Javier Vilosio, ya había dicho a Clarín que había "un 98 por ciento de probabilidades" de que se tratase de ántrax. Al día siguiente, el 19 de octubre, Lombardo salió a confirmar —alrededor de las 9 de la noche— que sí, que era ántrax, basándose en el análisis genético que había hecho el Malbrán en un día.

Sin embargo, Ruiz ahora señaló: "Darlo a conocer en una conferencia de prensa fue el segundo error. Ese día, nosotros le habíamos comunicado a Lombardo que habíamos hallado homología con el Bacillus anthracis en el fragmento amplificado de ADN, pero avisamos que faltaban más pruebas". Consultado por este diario, Lombardo dijo: "No voy a dar declaraciones, en tanto no estoy en la función pública en este momento".


La conferencia cambió la tranquilidad de muchos. Con caras angustiadas, familias enteras que habían estado en contacto con algún material llegado del extranjero, se acercaron al Hospital Muñiz. En total, fueron revisadas 3.000 personas en los días siguientes a la conferencia, contó el subdirector del hospital José Del Mármol. Pero todavía faltaban más pruebas.

Tanto en el Muñiz como en el Malbrán se inoculó ratones con el cultivo sospechoso. Pero los animalitos no se murieron. "Durante la semana siguiente a la conferencia, se hicieron 60 pruebas bioquímicas y más pruebas genéticas, por las cuales se determinó que se trataba de un pariente del ántrax, el Bacilus thuringiensis, que se utiliza como insecticida para el control biológico de plagas", dijo Ruiz, quien el 1 de noviembre aclaró que nunca se trató de ántrax.

En total, en el Muñiz se examinaron 8.000 materiales. Los investigadores del Malbrán analizaron 11.500 materiales sospechosos y nunca recibieron la partida adicional de fondos que Lombardo les prometió. Los resultados finales de los estudios sobre el principal material sospechoso —el del sobre con Bacilus thuringiensis— fueron enviados a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), en donde —según Ruiz— dijeron que fueron "correctos".

Según el fiscal del caso que está investigando la denuncia de Brailovsky —radicada en el juzgado federal Nø 3— se están tomando declaraciones a testigos como científicos y agentes del FBI. "Estamos analizando la responsabilidad del Poder Ejecutivo al sembrar un temor infundado: los estudios científicos nunca identificaron que había ántrax", dijo el fiscal, quien admitió que podría pedir declaraciones indagatorias para algunos funcionarios.

Mientras tanto, Lombardo volverá dentro de unos días a su cargo administrativo—sanitario en el Hospital Piñero. Varias de las personas que mandaron materiales para analizar reclaman ahora por sus sobres, porque quieren saber qué mensajes contenían. Y todavía hay un duda que persiste. Aunque era inocuo y diferente al ántrax, ¿cómo llegó a estar el Bacillus thuringiensis en un sobre? Nadie aún lo sabe.

Nota Completa: Clarin.com

Argentina - 2/19/2002