Check the new version here

Popular channels

La industria fueguina debe US$1.000 Millones

Los Kirchner siempre han querido mostrar a la provincia de Tierra del Fuego como un pujante estado industrial. Pero se trató de una ilusión manufacturera argentina porque creyeron que podían repetir en el sur el fenómeno de Manaos, en Brasil, trabaja a escala y con exportaciones. Ahora, la falta de dólares demuestra que a diferencia de aquel anuncio de Cristina Fernández con un celular en la mano fabricado en el país, en aquella provincia se importa mucho más de lo que se pensaba y por esa razón la deuda externa trepó a los US$1.000 millones. Brightstar, que ensambla celulares, ya suspendió a 200 operarios y no le renovó el contrato a otros 120. Es la empresa que en 2011 le entregó a la Presidente un BlackBerry 'made in Argentina' que la mandataria mostró en un acto oficial.



Hace tres años, el 13 de octubre de 2011, Cristina Fernández mostró durante un acto oficial el presunto primer BlackBerry hecho en el país. Había recibido en Olivos a los representantes de Research In Motion (RIM) y Brightstar -, quienes le presentaron el primer teléfono inteligente BlackBerry fabricado en Argentina y le anunciaron que comenzarán a producir localmente en 2012 un nuevo modelo del smartphone.

Se había anunciado además que la producción local de los teléfonos inteligentes BlackBerry en Tierra del Fuego sustituiría importaciones por US$200 millones en el primer año.

La ministro de Industria, Débora Giorgi fue más allá y dijo: “el gobierno nacional diseñó una política industrial para impulsar un polo tecnológico en Tierra del Fuego, que no difiere en mucho de lo que ya hicieron hace décadas otros países y les dio resultado”.

Pero la producción nacional fueguina terminó siendo la producción del ‘ensamble nacional’. En esta entrevista a fines de 2011, el Gerente de Relaciones Gubernamentales e Institucionales de Brightstar reconoce la procedencia de las piezas para ensamblar los BlabkBerry y admite que aquí sólo se fabricaban las cajas y papelería.

Ahora, Brightstar suspendió a 200 operarios y no renovó el contrato a otros 120. Más firmas la imitarían por caída del negocio. Pero lo más importante, la deuda externa en la provincia trepó a los US$1.000 millones producto de las importaciones de piezas.

Ya los sindicatos de la provincia habían advertido sobre despidos por la falta de dólares para la importación, revelando así la verdad de la industria fueguina.

Las empresas están acumulando deudas con sus proveedores externos, al no contar con los dólares para pagarles. Como consecuencia, algunos proveedores comenzaron a dejar de embarcar insumos que la industria requiere para poder fabricar productos electrónicos, revela este jueves (16/10) el diario El Cronista.

"La acumulación de deuda se está generalizando entre las empresas de electrónica y muchas ya recibieron amenazas de corte del suministro", destacó una fuente del sector al matutino.

0
0
0
0
0No comments yet