La insólita situación que tuvo que superar el ganador