Canales populares

La lokura continua, ahora Alicia K le pide fondos a Macri

La lokura K no tiene limites, ahora Alicia pide que manden fondos y dice que la provincia esta quebrada, una provincia que gobernaron 25 años los K.
Santa Cruz es la segunda provincia mas grande de Argentina, con muchisimos recursos a parte de turismo, el petroleo, los yacimientos carboniferos de Rio Turbio, la gobernaron 25 años y ahora le piden plata a Macri porque esta quebrada.




La asunción de Alicia Kirchner como gobernadora no fue un acto lucido y contorneado por la “mística K”. Fue bullicioso debido a la militancia, pero abundó en mensajes de fin de ciclo caótico. Se terminaron las promesas rimbombantes y las miradas grandilocuentes sobre el futuro de Santa Cruz y por el contrario, esta vez, la gobernadora en funciones, debió bajar a la realidad y pintó un panorama más cercano a la situación que vemos los ciudadanos de a pie. Sin embargo, cuando dijo que “encontró una provincia quebrada”, no dijo quién tiene la culpa, siendo que desde 1991 a Santa Cruz lo gobiernan los mismos. (Por Rubén Lasagno)

La asunción de Alicia Kirchner se llevó a cabo en un marco de militancia, con el apoyo de Cristina Kirchner y Daniel Peralta, funcionarios nacionales que ayer aterrizaron con su mudanza en Río Gallegos y la ausencia notoria de otros que han preferido quedarse en los country bonaerenses, que lograron conseguir en la década ganada.

El acto de Alicia ayer no fue completo, porque el vacío de poder K que se produjo con la salida de Cristina y el ostracismo al que se llamó Daniel Scioli, después del castigo al que lo sometieron sus propios votantes, por haberse pegado incondicionalmente a lo peor de la política, le quitó a la nueva gobernadora lo más importante: la caja.

La nueva gobernadora contaba con la inconmensurable caja de Desarrollo Social y la ANSES, para darle continuidad “al modelo” y de paso aceitar a su gobierno en Santa Cruz, el cual iba a quedar en manos de Pablo González. Con esto dominado, el flujo de dinero mensualmente no sería problema (son monedas comparado con lo que se maneja a nivel nacional) y todo lo demás, seguiría como si nada hubiera pasado. Cristina se aseguraba un puesto desde las sombras, preparándose para manejar a Scioli, para lo cual, “habían comprado un encordado nuevo”.

El perfil de Alicia ayer, no fue el conocido hasta hoy. Bajó al llano, a la realidad, elaboró un discurso menos elocuente y más concebido en “vivir con lo nuestro”, que prometiendo como en campaña, un futuro solo imaginado por ella, pero jamás puesto en la práctica, a pesar de los casi 30 años que hace que su partido gobierna Santa Cruz.





Algo más autocrítica por la circunstancia, pero sin reconocer el pasado y como sorprendida por lo que parecía ignorar, dijo “Santa Cruz está quebrada en sus finanzas”. Una relevación para la gobernadora, porque quienes analizamos la política día día, está claro que lo sabemos desde hace rato. Solo basta ver cómo está todo, sin industrias, sin producción en el campo, ni pesca, la salud desmoronada, etc; sin embargo, no se la oyó decir nada de esto en campaña ¿O Alicia y Máximo se enteraron recién ayer de la situación económica de Santa Cruz? ¿O Alicia no se daba cuenta cuando traía los trailers de salud a la provincia, que en los hospitales son había ni gasa?.

En otro tramo del discurso dijo “la producción y la industria deben generar empleo genuino ante un modelo agotado que no nos permite crecer y que es el practicado en los últimos años, el del empleo público”.

Sin duda la gobernadora debe haber llegado ayer mismo a Santa Cruz, porque industrias no hay, producción tampoco, el hecho de que se debería haber generado empleo genuino, está claro, porque ellos nunca lo hicieron; que el modelo está agotado, es una novedad, porque hasta ayer, el modelo K era el mejor y más sano y que el empleo público se ha practicado “en los últimos años”, es no reconocer que desde 1991 fue la política de su hermano y que sabemos, ella misma sigue practicando metiendo gente en la administración pública provincial en estos días y fue la constante a nivel nacional, hasta el último día de Cristina.

Cuando dijo “Este modelo no da más (NdR: muy buen reconocimiento y autocrítica), no es esta la Santa Cruz que queremos, está quebrada en sus finanzas, en estos cuatro años hay que generar empleo de acuerdo al perfil productivo de cada región de la provincia generando el valor agregado de los productos en nuestras tierras”, estaba elaborando una expresión de deseo, porque realmente el campo, hace muchos años que está despoblado de ovejas y muestra producción cero y las “industrias” de las que habla el kirchnerismo, al menos en Santa Cruz, solo las ven ellos, porque en la realidad, no existen. Por lo tanto, reactivar lo inexistente es bastante difícil de comprender cómo lo hará.

Alicia, mientras Peralta (quien dijo que no iba a ir y fue) miraba para el techo a su lado, remarcó a la audiencia “ustedes saben que las arcas provinciales están quebradas y esperaban resignados a que les llegue el sueldo a fin de mes”, y agregó “no puede ser que los ingresos sean menores a lo que se paga en sueldos, voy a proteger a los trabajadores, pero sé también que lo que se necesita es organización y no ajuste”. Bien por Alicia, pero debió explicar por qué el FPV/kirchnerismo hizo del empleo público el único sostén de la sociedad de Santa Cruz y allí, entonces, la gente comenzará a entender quién tiene la culpa, a menos, claro, que al gobernadora crea que son los trabajadores los que usurparon los puestos de trabajo sin el consentimiento de las autoridades políticas.

En un tramo del discurso, la gobernadora dijo claramente que Santa Cruz no es sustentable y que deberá ir a pedirle plata todos los meses a Macri. Esto, la expone a que el presidente le pregunte qué hicieron en la provincia durante 30 años que no fueron capaces de generar recursos para la autosustentabilidad, por qué agrandaron infinitamente la Caja de previsión con ñoquis, que hoy les acumula un déficit impagable, por qué no pagan hace más de una década los municipios, por qué no hay producción de cabrón, con una empresa inmovilizada desde hace 12 años, etc etc.

Sobre el tema, Alicia mandó un mensaje por elevación a quien quisiera tomarlo y dijo “Hoy nuestra caja (de Previsión) está en rojo y exige de todos nosotros la madurez para defenderla con carácter solidario y sostenible, no vengo a calentar sillas o sillones, sí vengo a decirles que no todo va a ser fácil. Ustedes saben, tendremos dificultades, pero progresivamente serán vencidas si hay madurez entre todos los sectores”.

En síntesis, lo que la gobernadora insinuó, sin decirlo taxativamente, es que se preparen los jubilados de Santa Cruz porque, o habrá armonización de la Caja con nación o los jubilados deberán “defenderla con carácter sostenible y solidario”, lo que significa en lenguaje llano, que todos deberán pagar la fiesta de aquellos que engrandecieron la nómina de jubilados de elite en Santa Cruz, entrando por la ventana, la claraboya u por debajo de la puerta, en 30 años de disloque total del sector previsional, descontrol adminsitrativo, ninguna regulación ni proyecto a futuro.

Resumiendo: Alicia en su discurso bajó al llano, se encontró con todo lo que vino negando en campaña y ahora, pretende que las pérdidas las asuma la sociedad, cuando en 30 años de gobiernos de su familia y mismo color político, no han sabido construir las bases para un futuro, cuando el poder declinara. Ahora la provincia debe prepararse para medidas drásticas o está condenada a ser insolvente y vivir de la dádiva.

Este mismo gobierno, con estos mismos diputados y las mismas autoridades, se han negado todos estos años a readecuar el canon minero, a cobrarle a las petroleras y a la actividad extractiva, regalaron la pesca, el agua y el territorio y se dedicaron a facturar con la obra pública a través de empresas amigas que traían obreros del norte, para achicar costos.

Malvendieron en 30 años las joyas de la abuela y ahora no tienen de qué despojarse para, solamente, mantener el enorme monstruo deficitario que crearon, sin ningún tipo de autosustentabilidad, pensando que los tiempos de buen vivir nunca se terminarían. La fiesta llegó a su fin, habrá que ver a quién le toca la limpieza y pagar los platos rotos. (Agencia OPI Santa Cruz)


0
1
0
1Comentario