La madre del periodista decapitado reconoce su muerte

Horror en Siria.
Diana Foley afirmó que su hijo "dio la vida intentando mostrar al mundo el sufrimiento del pueblo sirio". El reportero estadounidense fue degollado y su ejecución, registrada en cámara.

La madre del periodista estadounidense decapitado en Siria por terroristas ultraislámicos, que difundieron ayer un espeluznante video con el asesinato, reconoció su muerte esta madrugada a través de la página familiar de Facebook y pidió la liberación de los "rehenes" inocentes en manos de los jihadistas.

"Nunca hemos estado más orgullosos de nuestro hijo Jim. Dio su vida intentando mostrar al mundo el sufrimiento del pueblo sirio. Imploramos a los secuestradores que perdonen la vida del resto de los rehenes. Como Jim, son inocentes y no tienen control sobre la política del Gobierno estadounidense en Irak, Siria ni en ningún lugar del mundo", escribió Diana Foley en la página familiar de la red social.

El gobierno de Estados Unidos aún investiga la autenticidad del video que los jihadistas divulgaron anoche y que conmovió al mundo. "Si es verdadero, estamos horrorizados por el brutal asesinato del periodista estadounidense inocente y expresamos nuestras profundas condolencias a familiares y amigos", dijo Caitlin Hayden, portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca. El gobierno británico dijo que también investigará, dado que uno de los terroristas que aparece en el video hablaba en inglés con acento británico.

James "Jim" Foley, un periodista independiente de 40 años que vivía en Rochester, Nueva Hampshire, fue secuestrado en el norte de Siria hace casi dos años mientras trabajaba para la agencia France-Press y para GlobalPost, una compañía de medios de comunicación de Boston.

En el video, Foley se despide de su familia y acusa al Gobierno de Estados Unidos de ser el culpable de su ejecución por su reciente intervención en Irak, antes de ser degollado ante la cámara por un encapuchado que habla en inglés.

La grabación comienza con el discurso del presidente estadounidense, Barack Obama, del pasado 7 de agosto en el que anunció el comienzo de los bombardeos sobre el Estado Islámico (EI) en el norte de Irak, para frenar su avance hacia el Kurdistán y permitir la asistencia humanitaria a miles de desplazados. Luego aparece Foley pidiendo a su familia y amigos que se levanten contra las autoridades estadounidenses, de quienes dice que pusieron "el último clavo en su ataúd" por los bombardeos en Irak.

El video termina con el encapuchado amenazando de muerte a otro periodista estadounidense secuestrado, Steven Joel Sotloff, cuya vida "depende de la próxima decisión de Obama". Sotloff fue capturado cerca de la frontera entre Siria y Turquía en agosto de 2013 y trabajaba como periodista independiente para Time, National Interest y MediaLine.