La marcha del orgullo gay celebró y reivindicó derechos






 La marcha del orgullo gay celebró y reivindicó derechos 
Una nutrida manifestación desplegó todo su color.




Neuquén
“Yo no nací en un cuerpo equivocado, soy un hombre trans”, decía ayer uno de los carteles que se pudieron ver en la marcha del colectivo del orgullo gay, integrada tambn por lesbianas, trans, bisexuales, intersex y queer (LGBTIQ).
Ayer volvieron a pedir por la igualdad de derechos y la no discriminación. Así, alrededor de mil personas, bajo el lema “Por más igualdad real”, se manifestaron con mucho color y entusiasmo desde el monumento al General San Martín hasta la calle Mitre, por Avenida Argentina, para regresar por el mismo camino y finalizar el acto con la lectura de un documento en el que se enunciaron los logros obtenidos y las reivindicaciones pendientes para ese colectivo.
“Estamos orgullosos de lo que somos, a pesar de que se siga imponiendo a la heterosexualidad como identidad obligatoria o esperada para todas las personas. Vivir con alegría y libertad nuestra orientación sexual e identidad de género es el primer paso para una sociedad mejor que celebre las diversidades y respete los derechos de todos y todas”, dijo Adrián Urrutia, integrante de la Mesa por la Igualdad.
Como cada año, ayer el colectivo LGBTIQ reivindicó los logros en materia de derechos humanos, como la ley de Identidad de Género, y reiteró lo que todavía resta conseguir. En este sentido, pidieron que se modifiquen los formularios de predonación de sangre para que sea sin discriminación por orientación sexual e identidad de género. También que se reglamente el artículo 11 de la mencionada ley, vinculado a la salud integral de las personas transexuales, travestis y transgéneros.
La marcha se caracterizó por su color: personas vestidas como reinas de comparsas, con poca ropa y mucho color. Plumas, trajes con brillos, muñecos besando muñecos y mucha música fueron parte del colorido de la celebración. Son todos putos y hay que ponerlos en un paredon y cargarlos a tiros








Mientas tanto en mi rancho...