Check the new version here

Popular channels

La marihuana es 'cosa de negros, pobres y favelados'



«La marihuana en Brasil: el mito de que es 'cosa de negros, pobres y favelados'
Los organizadores de la 'Marcha da maconha' en favor de la legalización de la marihuana lamentan que la población brasileña esté mal informada sobre su uso»







Fumo d'Angola, Diamba o Pango... Así se conocía a la marihuana cuando llegó a Brasil de la mano de los esclavos africanos. La hierba enseguida fue "cosa de negros": El humo de las fiestas y las ceremonias religiosas del candomblé dio paso a la criminalización y a la actual estrategia de 'guerra a las drogas', que sitúa a Brasil entre los países más restrictivos de Latinoamérica.





En 1932 la marihuana fue incluida en la lista de las plantas prohibidas y pocas cosas han cambiado desde entonces, como lamentan los organizadores de la 'Marcha da maconha', una manifestación que recorrió este sábado la playa de Ipanema de Río de Janeiro para pedir la legalización total de su consumo como la única forma de acabar con el narcotráfico.



En Brasil murieron asesinadas en 2013 50.800 personas, muchas de ellas por crímenes relacionados con el tráfico de drogas. Y el 25% de los 574.000 presos que en ese año había en el país estaban condenados por narcotráfico, una cifra que se ha cuadruplicado en la última década, saturando aún más el precario sistema carcelario, donde son habituales los motines y las muertes relacionadas con la masificación de las celdas.

El millar de personas que se concentró en Río de Janeiro dio el pistoletazo de salida a unas protestas que recorrerán todo el país durante este mes -hay marchas confirmadas en una treintena de ciudades-pero que seguramente no pasarán de lo anecdótico. La mayoría de la población todavía percibe esta droga no sólo como "cosa de negros", también como "de pobres y 'favelados", lamentan los organizadores.



Uno de los participantes en la marcha, AFP
"La prohibición se justificó en los años 30 como algo que llegó de los negros para contaminar la cultura blanca. Eso persiste hasta ahora en las políticas públicas. Hay una cultura de pánico, de miedo, que asusta a la población. Nosotros queremos deconstruir esos mitos, porque la gente está muy mal informada", decía a El Mundo.es João Henriques, que desde 2009 participa en la organización del movimiento.

Desde La Ley de Drogas de 2006 en Brasil ya no hay penas de prisión por los usuarios de drogas, siempre que sean para consumo propio. Sin embargo, cultivar plantas de marihuana en casa sigue siendo delito, y las penas por tráfico se han incrementado y pueden llegar a los 15 años -una violación prevé una pena máxima de diez años--. Pero los frenos legales no han servido para acabar con la violencia del narcotráfico, como suelen denunciar algunos sectores de izquierda.

'La prohibición provoca más daños'

El candidato a gobernador del Estado de Río de Janeiro Tarcísio Motta (Partido Socialismo y Libertad, PSOL), es una de las pocas figuras públicas que se posiciona claramente a favor de la legalización: "La prohibición provoca muchos más daños que las drogas", dice, pero añade: "Antes que nada tenemos que disputar los corazones y las mentes de la sociedad para alterar la percepción que hay del problema, y después cambiar las leyes".



Legalizar la marihuana es algo que a día de hoy está a años luz de ser una realidad, teniendo en cuenta los recelos de la población y la configuración del actual Congreso Nacional, el más conservador de la Historia reciente de Brasil. Pero el consumo es cotidiano en muchos círculos sociales y se van produciendo pequeños avances al margen de las esferas políticas. En enero, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) dio luz verde a que se usara el canabidiol, presente en la marihuana, para usos medicinales, especialmente para niños y adolescentes con epilepsia.

En cualquier caso los que promueven la legalización de las drogas en Brasil sienten que su país se está quedando atrás: El Uruguay de Pepe Mujica legalizó el uso recreativo y medicinal de la marihuana en 2013, igual que diversos estados de Estados Unidos. Argentina la ha descriminalizado, y hay debates abiertos en Colombia y Ecuador. "En Brasil no tenemos nada, ni siquiera es un debate que esté en la calle", lamenta Henriques.





0
0
0
1
0No comments yet
      GIF
      New