Check the new version here

Popular channels

La mente y la ondas extrasensoriales



Tal vez en el futuro se demuestre que hay ondas cerebrales en la mente humana y que somos capaces de comunicarnos sin expresar siquiera una sola palabra. El caso más emblemático fue el de un astronauta que se comunicó con un científico, a más de 400 mil kilómetros de distancia.

Por lo general la ciencia lleva la voz dominante de lo que es real en nuestra cultura y en su posición dogmática suele aferrarse a la negación de ciertos pensamientos que están más allá de los laboratorios y las universidades. Uno de los casos más demostrativos es el de la telepatía o la percepción extrasensorial. Tanto lo es que a menudo se descalifica a aquellas personas que se animan a demostrar ciertas facultades emparentadas con el fenómeno.

Sin embargo surgen a diario numerosas pruebas que avalarían estos enigmáticos episodios de la mente. Una de ellas es un reciente ensayo de Chris Carter, creador de la serie “Expedientes secretos X” y docente de la Universidad de Oxford, cuya conclusión determina la existencia real, además del sesgo contradictorio y paradójicamente irracional que en forma recurrente se manifiesta en contra, de la experiencia telepática.

Es bastante común que se la considere como una aberración del pensamiento antiguo o mágico, aunque este prejuicio no logrará apartarla ni siquiera por un instante de las reflexiones de los más reconocidos representantes de la ciencia.

La curiosidad de Albert Einstein

El escritor estadounidense Upton Sinclair, ganador del premio Pulitzer, se mostró muy interesado en la opinión de las mentes más brillantes respecto al tema de la telepatía. Una de sus conclusiones fue que las matemáticas y la ciencia están muy por detrás de los fenómenos sobrenaturales. En The new republic, Sinclair señaló que el profesor Einstein siempre tuvo fascinación por las capacidades psíquicas e incluso llegó a investigarlas en secreto.

El autor de la Teoría de la Relatividad llamó despectivamente a lo que hoy conocemos como entrelazamiento cuántico “spooky action at a distance” (acción fantasmagórica a distancia). Otro de los ejemplos está dado en que el famoso psicólogo escéptico Richard Wiseman admitió que la evidencia que se tiene de la telepatía es tan buena que para los estándares de cualquier otra área de la ciencia está comprobada.

Compatible con la realidad científica

Es cierto que la telepatía es un fenómeno paranormal mucho más complejo de lo que parece en primera instancia. Los especialistas señalan que en los pasos iniciales su comprensión estuvo limitada al ámbito esotérico y sostienen que actualmente hay explicaciones sobre la misma que, a pesar de no haber alcanzado el estatus de teorías científicamente demostradas, no solo tienen compatibilidad con los conceptos científicos sino que parten de los últimos descubrimientos de la física.

En el espacio

Existen numerosas investigaciones científicas al respecto, pero tal vez el caso más célebre sea el del astronauta Edgar Mitchell, quien en 1971, a bordo del Apolo XIV, en el momento de su paso detrás de la Luna inició un experimento de telepatía con un receptor que se hallaba en la Tierra, específicamente en la ciudad de Chicago, en los Estados Unidos.

El receptor era nada más y nada menos que el gran psíquico e ingeniero sueco Olof Johnson. Según la comunicación de la Universidad de Massachusetts, los aciertos de Mitchell fueron notables –cerca de un ochenta por ciento–, a pesar de estar separado de nuestro planeta por más de 400.000 kilómetros.

Se pudo saber que la experiencia que vivió Mitchell en este viaje espacial cambió su vida como científico y militar norteamericano, dedicando sendos esfuerzos a comprender la mente humana, una tarea que desarrolló en su instituto de investigación en San Francisco, California. Mitchell reveló que todos los seres humanos podemos desarrollar la comunicación mente a mente.

Un sueño telepático

En julio de 2011 un hombre que reside en Canadá siguió información revelada en un sueño para encontrar y grabar una flota de 18 esferas de luz no identificadas en el cielo de Vancouver. El avistamiento se prolongó en un lapso intermitente de más de 6 horas y había sido presentido por el ciudadano canadiense durante un sueño.

El hecho pudo ser comprobado por un periodista de una revista especializada que tomó imágenes y entrevistó a Les Mursza, quien adelantó la incursión de naves espaciales: reveló que la noche anterior al 24 de julio soñó que una voz le dijo lo que iba a ocurrir horas más tarde. Los científicos estudiaron el caso y se ha especulado que existe un tipo de contacto cercano del quinto tipo, en el que se entabla una comunicación bilateral con inteligencia extraterrestre, en general telepática, y que es probable repetirlo bajo cierto protocolo.

En una de las conclusiones evaluaron que Mursza tal vez haya experimentado un caso onírico en el espacio astral de su inconsciente.

Con otros puntos

​​Para los especialistas sería una especie de plan que parece apuntar a la elevación de la conciencia humana ante su inexorable destino cósmico. La idea de un puente que nos lleve de regreso al corazón del Universo. Aclaran que el contacto telepático sería solo un medio y no un fin para alcanzar el siguiente nivel de evolución.

Se da por sentado que los extraterrestres conocen muy bien cuándo, con quiénes y por qué van a comunicarse, y solo restaría la responsabilidad de cada uno de nosotros en mantener el balance y la preparación para sobrellevar de la mejor manera una experiencia semejante.

Se dice que ellos se acercarán en forma sutil, por conexiones mentales o incluso a través del mundo de los sueños, para luego intentar una aproximación más directa, como una prueba física: puede ser un avistamiento señalado previamente, con lugar y hora exactos, o el encuentro cara a cara con ellos, aunque no siempre la relación se ajusta a los mismos pasos.

La verdadera comunicación

Todo aspirante que procure lograr y mantener un contacto mental debe ser una persona sana física, mental y espiritualmente, con un gran sentido de autocrítica para no perder de vista los posibles mensajes recibidos.

Los requisitos deberían ser: 1) Todo buen mensaje debe ser coherente y lógico; contener un saber sencillo y profundo, positivo y de alternativa, y no caer jamás en el juego del catastrofismo. 2) Un mensaje auténtico es atemporal. No importa cuándo se recibió, pues al leerlo uno siente que cumple su función en el aquí y ahora. 3) Debe ser de proyección futura, trayendo un aporte que la intuición percibe y la mente a veces no comprende. 4) Un verdadero mensaje debe ser universal y no personal, ni exclusivo. 5) Siempre propone un trabajo y un cambio para bien. 6) No debe confundir ni entrar en contradicciones, y mantener una línea de amor y respeto.

¿Cómo se manifiesta?

Los mensajes mentales son formas de pensamientos que fluyen y recorren ilimitadas distancias hasta llegar a un receptor, que los decodifica e interpreta y, a veces, los plasma por escrito (psicografía o escritura automática). De los emisores se dice que son seres o entidades que toman contacto y asumen el papel por los altos niveles psíquicos que desarrollaron.

Expertos afirman que la telepatía es una capacidad inherente y natural al ser humano, y que no se debe confundir las prácticas de recepción telepática con espiritismo o mediumnismo. De hecho, destacan que cualquiera de nosotros puede experimentarla. Un ejemplo se presenta cuando “adivinamos” lo que alguien nos va a decir antes de que pronuncie palabra alguna o cuando pensamos algo y de pronto otra persona nos “escucha” como si hubiésemos expresado nuestra idea en voz alta.

En el esfuerzo de entender cómo funciona desde lo científico es interesante revisar la tarea del bioquímico inglés de la Universidad de Cambridge, Rupert Sheldrake, quien no solo realizó experimentos midiendo la telepatía humana y animal, sino que estableció una base teórica para entender la percepción extrasensorial, en especial la transmisión psíquica de información a distancia.

Sheldrake observó indirectamente la existencia de lo que llama campos mórficos o morfogenéticos, que almacenan memoria de una especie incorpóreamente. Y sugiere que los seres vivos entran en estado de resonancia con estos campos –o con otros pares– y reciben información puntual a distancia.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New