Popular channels

“La Morsa” suma otra polémica por la importación de drogas



Un diputado de la Coalición Cívica amplió una denuncia contra Aníbal Fernández por su presunta responsabilidad en el ingreso al país de dos sustancias peligrosas. Junto a las acusaciones que lo vinculan al tráfico ilegal de la efedrina y el triple crimen de General Rodríguez, la nueva presentación judicial complica aún más su campaña bonaerense

Siempre campante, socarrón, citando frases de Arturo Jauretche y lanzando alguna que otra ironía poco feliz, el jefe de Gabinete, Aníbal “La Morsa” Fernández, logra salir del paso sin una pizca de vergüenza, aún con la andanada de graves denuncias que pesan en su contra. Es tal la impunidad y el doble discurso que guían el manual K que, mientras fogonea la renuncia de candidatos opositores (de Fernando Niembro, por ejemplo), funcionarios como Férnandez continuarán en sus cargos hasta el 10 de diciembre; peor aún, en plena campaña, se pasea por los pueblos de la Provincia con la esperanza de gobernarla.

El inefable jefe de los ministros no declinó su candidatura cuando en la víspera de las PASO se reavivaron las acusaciones en su contra por el llamado triple crimen de General Rodríguez, por la causa de la efedrina, ni por los diversos casos de narcotráfico en los que lo vinculan referentes de la oposición como la titular de la Coalición Cívica-ARI (CC-ARI), Elisa Carrió, quien, en su momento, le afirmó a Hoy: “Si la provincia de Buenos Aires alimenta con sus votos a los narcos, va a tener gobernantes narcos. Si alimenta con sus votos a candidatos decentes, va a tener gobernantes decentes. Por eso, si gana Aníbal, va a ser el jefe de los narcos y de los asesinos”.




Una campaña de “porquería”

Ahora, el diputado de la Coalición Cívica, Fernando Sánchez, amplió una denuncia contra “La Morsa” por su no actuación en el tema drogas, basándose en el reciente informe del programa Periodismo para Todos (PPT) sobre la falta de control en la importación del “éxtasis líquido” (GBL) y “lanzaperfumes” (Cloruro de Etilo), dos de las sustancias más consumidas por los jóvenes.

La presentación fue realizada en el juzgado de María Servini de Cubría y da cuenta de cómo Fernández, siendo ya funcionario K, en 2008 prometió prohibir varias drogas peligrosas, entre ellas, los estupefacientes mencionados, pero no lo hizo. La causa alcanza, además, al ministro de Salud, Daniel Gollán, y a su esposa y funcionaria de la ANMAT, Gladys Méndez, alineados en la campaña del candidato a gobernador bonaerense del Frente para la Victoria (Ver aparte).

Precisamente, por estos presuntos delitos que salpican a parte del gabinete K, Sánchez solicitó a Servini de Cubría que, entre otras cuestiones, la Dirección General de Aduanas, dependiente de la AFIP que dirige el multidenunciado Ricardo Echegaray, informe las cantidades de las sustancias Gamma Butirolactona (GBL) y Cloruro de Etilo importadas y exportadas desde el año 2005 a la fecha, como así también las personas que cuentan con permiso de importación y/o exportación; y que las fuerzas de seguridad informen si existen secuestros de estupefacientes en cuyos procedimientos se hayan encontrado esas sustancias desde 2005 a la actualidad.

A menos de un mes de las elecciones de octubre, vuelven a empañarse las aspiraciones gubernamentales de Fernández. Pero, lejos de dar explicaciones, el acusado califica las denuncias como una “porquería”. Porquerías del narcotráfico que, en plena campaña de las PASO, le enrostraron opositores y hasta su rival en la interna K, Julián Domínguez. Porquerías que la Justicia deberá investigar a tiempo, si se quiere evitar que tales inmundicias puedan contaminar la Provincia.




El nuevo escándalo

En octubre de 2008, el hoy jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, prometió, públicamente, que el gobierno prohibiría varias drogas peligrosas que hasta ese momento eran legales. Una de las sustancias sería el “éxtasis líquido” o GBL. Pero el decreto salió recién en 2010, y no incluyó al GBL.

El decreto que sí prohibió esa sustancia se aprobó recién este año, bajo el número 772/15 y alcanzó a otros compuestos usados por los narcos, como el Cloruro de Etilo o “lanzaperfumes”. En el medio, entre 2010 y 2015, ingresaron al país cientos de toneladas de GBL y Cloruro de Etilo e, incluso, luego de la última prohibición, en mayo de este año, entraron al menos 86 toneladas sólo de GBL. No es todo: este año, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) emitió una circular para que esas drogas puedan ser importadas por industrias “que acrediten su uso con fines lícitos”.

Se sabe que Aníbal peleó este negocio con José Granero, otrora titular de la Secretaría para la Programación y Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR), hoy procesado en la causa por el tráfico ilegal de la efedrina y el triple crimen de General Rodríguez, que también salpica a Fernández.

Hoy, la importación legal de GBL es supervisada por Gladys Méndez, titular del Instituto Nacional de Alimentos (ANMAT); exjefa de Psicotrópicos y Estupefacientes de la ANMAT cuando ese organismo debió controlar el uso legal de la efedrina; y esposa del ministro de Salud y exintegrante de la SEDRONAR, Daniel Gollán.




El narcotráfico, según el relato K

“El juego, la prostitución y la droga existen donde hay poder adquisitivo. Evidentemente, cuando hay crecimiento económico, hay consecuencias negativas. Y sí, esas consecuencias obviamente tienen que ver con el abuso de algunas drogas”, aseguró el secretario de Seguridad, Sergio Berni, con inconfesado cinismo e insensibilidad, ajeno a una realidad en la que el ciudadano de a pie ve cómo todos los días su poder adquisitivo se debilita (Ver páginas 3 y 4). Por el contrario, el aumento en el consumo de drogas muestra la decadencia de esta década, que ha arrastrado a su paso a los más desprotegidos que, entre tanta recesión, sucumben en la pobreza o en manos de poderosos narcos.

Por esto, el jefe de la bancada radical en Diputados, Mario Negri, advirtió que “si para el funcionario el consumo de droga aumentó porque creció la economía, sólo falta decir -por vía del absurdo- que el parate de la economía, el crecimiento y el empleo, obedece a la necesidad de frenar el consumo de drogas”, y agregó que “esto saca a la luz un fuerte cinismo, un profundo apartamiento de la realidad”.

Por su parte, el diputado Pablo Tonelli (PRO) indicó que “el aumento del narcotráfico se debe a la inacción y a la ineficiencia de las fuerzas de seguridad”.

Por su parte, la dirigente de la Coalición Cívica y primera candidata a diputada del Parlasur por Cambiemos, Mariana Zuvic, aseveró que “lo que Berni no puede dejar de aceptar es lo obvio: en los últimos doce años la Argentina, lamentablemente, se ha convertido en un país productor y distribuidor de droga”.

En tanto, la diputada Laura Alonso (PRO) cargó contra el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, al advertir que “debe explicar sus vínculos con la efedrina y el triple crimen de General Rodríguez”.


0
0
0
0No comments yet