Check the new version here

Popular channels

La ONU acusa a EU por falta de condones

La ONU acusa a EU por falta de condones
África teme agresiva propagación del mal

Photodisc
Mientras EU promueve la política del abstencionismo sexual, la ONU reclama dinero y condones para repartirlos en África
Emilio de Benito, Diario EL PAIS

Centrar "dogmáticamente" la lucha contra el sida en África en la promoción de la abstinencia es "un error" que está haciendo "mucho daño" al continente, dijo el enviado especial de Naciones Unidas para la enfermedad en el continente, Stephen Lewis.

Peligran los "modelos"

El representante de la ONU para el sida participó en una teleconferencia en la que se analizó el caso de Uganda, un país modelo por su control de la enfermedad -según su presidente, Yoweri Museveni, la prevalencia ha bajado del 15 por ciento al 5 por ciento-, y que ahora se enfrenta a una escasez de preservativos.

"No me cabe ninguna duda de que la llamada crisis de los condones se debe a una aplicación exagerada y rigurosa del Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del Sida (Pepfar por sus siglas en inglés) y por las políticas extremadas de estados Unidos, lo que tiene como resultado un gran número de nuevas infecciones", dijo Lewis.

Estados Unidos es el mayor donante mundial de fondos contra el sida. El año pasado el presidente Bush logró la aprobación por el congreso de un plan para conceder 15 mil millones de dólares -unos 12.300 millones de euros- en cinco años, más que el resto de los países juntos.

Pero estos fondos se rigen por normas especiales. Sólo mil millones se encauzarán a través del Fondo Mundial de la ONU para combatir el Sida, la Malaria y la Tuberculosis. El destino del resto lo decide directamente el Congreso estadounidense.

El 20 por ciento se deberá dedicar, por este orden, a fomentar la abstinencia sexual, la fidelidad y, por último, el preservativo.

El peso de Washington

Este sistema de ayudas hace que la fuerza de Estados Unidos para imponer políticas sea enorme. El programa está orientado a 15 países. Uno de ellos, Uganda, ha sido puesto como modelo de lo que un Gobierno decidido puede conseguir en la lucha contra la epidemia.

El país, con 27 millones de habitantes, ha conseguido reducir a un tercio la incidencia de la enfermedad en menos de 10 años.

Gran parte del éxito se debe a las aportaciones recibidas de Estados Unidos y a la sintonía de las políticas con la poderosa oficina de la primera dama, Janer Museveni, quien, coaligada con los líderes religiosos, ha hecho de la abstinencia y la fidelidad las bases de su política.

Por ejemplo, de los 137 millones de dólares -unos 112 millones de euros- que el país va a recibir este año de Estados Unidos, el 60 por ciento deberán dedicarse a campañas de promoción de la abstinencia -entendida como un retraso en el comienzo de las relaciones sexuales para los más jóvenes-, y de la fidelidad.

Para 2006 la oferta estadounidense es de 170 millones de dólares -unos 139 millones de euros-, según la ONG Centro para la Salud y la Igualdad de Géneros -Change en inglés-.

La proporción dedicada a abstinencia y fidelidad deberá ser del 57 por ciento.

120 millones de condones

Con este modelo de ayuda se ponen en peligro otras políticas.

Por ejemplo, sólo en Uganda se calcula que se necesitan más de 120 millones de preservativos al año, y según las ONG sólo estarán disponibles el 25 por ciento.

El Gobierno de Uganda lo niega. Según declaró el lunes al periódico local Daily Monitor el ministro de Sanidad del país, Mike Mukula, la escasez de condones es "sólo un rumor. Reto a cualquiera a que venga a ver nuestros almacenes", afirmó.

Estas explicaciones no convencen a la ONU ni a las ONG, como Change, que trabajan en los barrios más pobres. "La preocupación de Estados Unidos y su obsesivo énfasis en la abstinencia es absurda e irracional. ¿Cómo puede aplicarse esto a las mujeres casadas? ¿Cómo pueden protegerse si sospechan que sus maridos les son infieles?", se preguntó Lewis.

"Para Naciones Unidas, los condones son una respuesta preventiva absolutamente vital. No hay ninguna duda al respecto", insistió el embajador de la ONU para el sida en África.

"La crisis de la prevención se está convirtiendo en una necesidad mucho mayor incluso que la falta de acceso a los tratamientos", dijo el presidente de la ONG surafricana Campaña para la Acción por el Tratamiento -TAC-, Zachie Achmat, quien ha liderado la entrega de retrovirales en su país.

Para la representante de la ONG ugandesa ActionAid, Beatrice Were, lo que sucede en Uganda y el resto de África es que "ha surgido un nuevo estigma asociado al uso de los condones".

"A los que promovemos su uso se nos ve como personas sin moral", dijo.
0No comments yet