Canales populares

La perra del FBI que detecta pederastas

Un labrador ha sido entrenado para encontrar dispositivos electrónicos que puedan contener archivos ilegales



Los cuerpos de seguridad de todo el mundo emplean desde hace años perros adiestrados para detectar la presencia de todo tipo de sustancias. Gracias a su olfato, la policía ha podido impedir atentados con bombas, desarticular redes de narcotráfico o salvar la vida de miles de personas desaparecidas tras una catástrofe.

Sin embargo, el FBI ha querido ir un paso más allá y, tal y como cuenta la bitácora “FayerWayer”, acaba de incorporar a su nómina de agentes caninos a Selma, un labrador negro capaz de encontrar dispositivos ocultos susceptibles de contener archivos de pornografía infantil.

La carrera policial de esta perra comenzó después de que un grupo de investigadores forenses descubriera un compuesto químico presente en la mayor parte de dispositivos electrónicos de almacenamiento. Tras aislar la sustancia, los entrenadores caninos Mike Real y Mark Linhard comenzaron a trabajar con dos perros que habían formado parte del programa de perros guía de la ciudad de Nueva York.

Después de unos pocos meses de trabajo, Selma y su compañero Thoreau, eran capaces de detectar la presencia de discos duros, memorias USB o equipos informáticos escondidos en prácticamente cualquier lugar. Incluso, podían saber si esa sustancia química había estado en contacto con las manos de una persona.

Selma ha participado en más de medio centenar de operaciones contra la pornografía infantil desde octubre del pasado año. En esas búsquedas ha encontrado numerosas tarjetas de memoria y discos duros que contenían documentos delictivos o fraudulentos. Algunos de ellos estaban escondidos en lugares tan insólitos como el interior de una máquina de coser, según recoge la agencia de noticias Bloomberg.

Gracias al olfato de este labrador, la policía de Connecticut y el FBI han podido detener a varios sospechosos y demostrar sus acusaciones de posesión de pornografía infantil, además de identificar algunas de las víctimas de estos delincuentes.

Mientras Selma y Thoreau continúan participando en redadas contra redes de pederastas o de defraudadores, sus cuidadores planean entrenar su olfato para que sean capaces de identificar el componente líquido presente en las pantallas LCD y puedan, así, descubrir también teléfonos móviles escondidos.


0No hay comentarios