Check the new version here

Popular channels

La prensa brasileña critica que desde la Casa Rosada

El periodismo de ese país calificó duramente el discurso de la Presidenta contra los bancos y lo tildaron de retórica "agresiva"



Después de que el martes la presidenta Cristina Kirchner denunciara un complot contra su gobierno y acusara durante su discurso a dos financieras de realizar maniobras especulativas con el dólar, la Comisión Nacional de Valores (CNV) inició un operativo de inspección y verificación integral.
Se trata de Balanz Capital y Banco Mariva, dos sociedades de bolsa contra las que se despachó la titular del Ejecutivo por realizar operaciones de "contado con liquidación" por 27.400 millones de dólares, en el caso de las casas de inversión, y de 10.000 millones por parte de los bancos.
Los inspectores investigan la posible existencia de lavado de dinero a través de ese tipo de operación financiera. Según se comunicó, esta tarde, Alejandro Vanoli, presidente de la Comisión, hará públicas las medidas que se van a tomar al respecto.
En tanto, el organismo va a remitir a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y a la Unidad de Información Financiera (UIF), toda la información para que se analice en cuestiones vinculadas con lavado de dinero y a la situación tributaria de quienes operan el denominado "contado con liqui".
También enviará a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), la información para que se formule una denuncia penal sobre las maniobras especulativas que denunció la jefa de Estado.
En busca de dólares "blancos"
En tiempos de alta inflación y buitres sobrevolando en la Argentina, las alternativas que buscan los ahorristas para quedar a resguardo de las tormentas financieras apuntan siempre a una misma dirección: el dólar.
Claro que este camino para hacerse de billetes verdes se abre en diferentes cotizaciones.
En la actualidad, por la ventanilla oficial un particular puede hacerse del "dólar ahorro" a un precio de algo más de 10 pesos (tipo de cambio del BCRA más un 20%) pero con limitaciones en cuanto al monto.
Es que sólo se permite la compra a personas que ganen por encima de los $8.800 y en no más de un 20% de sus ingresos.
Desde que se implementara a fines de enero pasado, las operaciones autorizadas por AFIP acumulan unos $13.800 millones (el equivalente a u$s1.690 millones) y han venido en ascenso, coincidiendo con el escenario de mayor tensión cambiaria (ver gráfico).
De hecho, transcurrido septiembre salieron por este canal un 46% más de lo requerido en agosto, con récord en el número de operaciones (más de 583.000), siendo esta cifra el mayor registro desde que el sistema entrara en vigencia en enero pasado.



La alternativa legal y más barata que el blue

Para hacerse de divisas sin limitaciones en cuanto al monto máximo muchos particulares recurren al mercado blue. En este caso, deben abonar casi un 55% más que recurriendo a la ventanilla de la AFIP.
En tanto, ha venido creciendo con fuerza la cantidad de ahorristas que recurren a la apertura de cuentas en casas de bolsa para hacerse de moneda norteamericana.
Este mecanismo les ofrece dos ventajas: por un lado, son dólares "blancos" y, por otro, son más baratos que el blue.
Es notoria la cantidad de particulares que se han sumado a esta operatoria, aseguran varios analistas de la city porteña consultados por iProfesional.
"Estamos a full abriendo cuentas de empresas y de ahorristas", confirma el directivo de una firma líder del mercado, que agrega que la demanda es tal que "la demora para una apertura actualmente supera los 20 días".
Según Guillermo Curutchet, presidente de Sudamericana Finanzas, "en el último trimestre pero aún más en septiembre, nuestra cartera de clientes creció a un ritmo superior al de los últimos años".
El directivo señala que este movimiento se potenció tras el default y que "los ahorristas ‘compran' dólar bolsa aprovechando su precio favorable y la brecha que lo separa del blue".
En otra casa de la city porteña, su gerente confirma esta tendencia: "Desde un tiempo a esta parte, comenzó a captar un buen número de pequeños ahorristas, atraídos por la posibilidad de hacerse de dólares en forma legal".
Jackie Maubré, directora de Cohen Sociedad de Bolsa, también destaca que "en este momento todos buscan llegar al dólar y las operaciones con títulos públicos son una buena alternativa legal para hacerlo".
Agrega que, a partir de la escalada del blue de las últimas semanas, "hay muchas más consultas y se sumaron nuevos clientes, tanto particulares como pequeñas y medianas empresas, que aprovechan para hacer estas operaciones dolarizadas".
"Para el ahorrista el billete oficial está atrasado y esto se observa en el crecimiento de las transacciones bursátiles", resume Maubré.
En la jerga financiera, tal mecanismo es conocido con varios nombres: "conta con liqui casero", "dólar MEP" o"dólar bolsa".
Dólares "blancos" y más baratos
Este recurso, al que se vuelcan cada vez más particulares, lejos está de ser un instrumento sofisticado.
Se trata de una simple operación cambiaria, realizada a través de un agente de bolsa. El "pase" de una moneda a otra demora unos días en completarse (entre que se le envía moneda local y se obtienen los billetes verdes).

Para ello, la entidad compra con pesos ciertos bonos que cotizan en el mercado y luego los vende para hacerse de divisas estadounidenses.
"Se recurre al Boden 2015, al Bonar 2017 y al Bonar 2024, porque son papeles líquidos y tienen volumen. De hecho, son los más recomendados", afirma Rubén Pasquali, analista de mercados de Mayoral.
"Estos bonos se han convertido en un medio para alcanzar otro fin que es, ni más ni menos, dolarizarse de manera totalmente lícita", afirma a iProfesional otro operador de la city que también pide el off the record por temor a represalias.
Debe tenerse en cuenta que, como en toda operación que se realiza a través del mercado de valores, se deben pagar comisiones, de entre el 0,5% y el 1%.
El mayor riesgo viene dado por los días que transcurren (plazo legal) desde que se da la orden de compra de los bonos en moneda local hasta que finalmente se acreditan los fondos dolarizados en la cuenta del ahorrista.
A excepción de algunos momentos de gran tensión, esta operatoria ha permitido un tipo de cambio menor al del blue.
De hecho, este mecanismo al que recurren cada vez más ahorristas, les posibilita hacerse de billetes verdes a un precio inferior al de las cuevas y de modo más seguro.
El paso a paso
"Operar con el contado con liqui casero o dólar bolsa es bastante sencillo", dice Pasquali.
En principio, se debe abrir una caja de ahorro en pesos y otra en dólares. La primera, para depositar el dinero a ser "convertido" y la segunda para recibir el producido de la transacción.
Considerando la comisión al agente de bolsa -según el volumen de dinero-, los montos mínimos recomendables para operar deben ser superiores a los $20.000 para así obtener una mayor ganancia.

¿Cómo se efectúa la operación?:
1. El ahorrista le pide a su agente de bolsa que compre un bono en pesos (Boden 2015, Bonar 2017 y Bonar 2024).
2. Para pagar dicha adquisición, a las 72 horas le transfiere el dinero.
3. Luego le solicita que venda dichos títulos, pero en su versión en dólares.
4. Transcurridas otras 72 horas, ese dinero "verde y legal" le quedará acreditado en su cuenta local.
Para Pasquali, el principal riesgo de esta operatoria es el lapso de espera, que además "no permite hacer una cuenta exacta del valor al que se están vendiendo los bonos".
En otras palabras, el problema central radica en que el precio del bono va por vía separada al de la cotización del billete verde.
"Los títulos públicos marchan en sintonía con las expectativas del mercado, las noticias y los conflictos que van surgiendo, y no en relación directa y lógica con la devaluación", afirma Pasquali.
El experto de Mayoral agrega: "Como se trata de una operación que se hace con dinero bancarizado, no hay tope de compra, siempre que se pueda justificar el origen del capital invertido".
"Esta falta de tope es una gran ventaja con respecto al dólar ahorro, ya que no existen limitaciones de montos como sí ocurre cuando se pide autorización a la AFIP", resume Pasquali.
Más allá del "ahorro" logrado con este "dólar bono", cobra relevancia el hecho de que la legalidad posibilita una contabilidad prolija y, además, resulta menos riesgoso que movilizarse con sumas de dinero a una cueva.
Para Horacio Corneille, director de la Sociedad de Bolsa que lleva su nombre, la cantidad de transacciones podría ser aún mayor si esta operatoria contase con mayor difusión.
0No comments yet