Check the new version here

Popular channels

La primera década de un invento argentino... Taringa

Fácil. Resulta fácil explicarlo, como todas las cosas que parecían una locura pero triunfaron. Como se dice popularmente, con el diario del lunes. Pero es fácil: “Taringa! es una plataforma en donde las personas comparten información que creen que a otros les puede gustar y puede resultar de interés general, ya sea desde una noticia, hasta cómo arreglar algo, imágenes de un lugar turístico o imágenes ociosas de cualquier rubro”, así lo explica Matías Botbol, que junto con su hermano Hernán y su amigo Alberto Nakayama son los tres directores del sitio.



El 14 de abril de 2004 fue el día en que Taringa! estuvo online por primera vez. En ese entonces, el sitio le pertenecía a Fernando Sanz, un estudiante secundario que había creado una plataforma que servía para intercambiar enlaces webs y de descargas. Pero esa plataforma creció tanto que no pudo hacerse más cargo ya que, según declaró, “era muy difícil mantener esa cantidad de gente”. La cuestión es que en noviembre de 2006, Sanz se la vendió a los Botbol y Nakayama. Matías, Hernán y Alberto juntaron sus ahorros pero, como no llegaban al precio final, pidieron prestado cinco mil dólares a un profesor amigo. Así adquirieron lo que ocho años después se convirtió en el foro de adolescentes más grande de habla hispana.

“Cuando lo compramos y empezamos a trabajar en el proyecto creímos que era un proyecto que podía crecer. Luego, nos fue sorprendiendo porque era un sueño cumplido y lo que pensábamos terminó pasando. Eso, indudablemente, gratifica. Empezamos siendo una empresa de tres locos trabajando en una casa, después tuvimos nuestra primera oficina compartida con unos arquitectos, luego nuestra propia oficina y ahora somos cerca de 40 personas trabajando”.



A diferencia de Facebook, que está más orientado a la interacción entre personas que uno conoce offline, es decir, en la vida real, Taringa! mantiene la comunicación online y no está pensado para involucrarse entre conocidos, sino para que interactúen personas que tengan los mismos intereses.


¿Intereses comunes? “El humor funciona muy bien, después suelen ser muy populares los contenidos que tengan que ver con experiencias únicas de las personas”, cuenta Matías. Uno de los casos más famosos del foro fue el de un chico que había armado un bajo para dárselo a Paul McCartney cuando estuvo en la Argentina. “La gente se recopó y le empezó a dar puntos y a divulgar su sueño, llegó a los medios y él pudo cumplir la meta de entregarle el bajo a McCartney en la mano”. Toda esa experiencia la fue contando en Taringa! “Yo creo que el sitio funciona como un resumen de lo que pasa en la sociedad. Si bien en Taringa! solamente se ve una parte de todo lo que pasa en los países de Latinoamérica, empieza a demostrar los intereses, inquietudes, miedos, noticias, lo que los entretiene y sirve para analizar los temas que a la gente le interesan cada día”.

0
0
0
0No comments yet