Check the new version here

Popular channels

La primera feminista

La primera feminista


Todos los meses de octubre, Filmoteca Española organiza en octubre, y en colaboración con el Festival de Cine de San Sebastián, una retrospectiva, lo más completa posible, de cineastas históricos cuya obra haya caído en un injusto olvido o de otros que, pese a su renombre, cuentan con una filmografía cuyo conocimiento popular se limita a unos pocos títulos que no le hacen justicia.

En el primer apartado, podemos recordar a Harry d'Abbadie d'Arrast, uno de los pioneros de la comedia sofisticada, y en el segundo, a Robert Wise, famoso por sus superproducciones tipo "Wast Side Story" o "Sonrisas y lágrimas" y que resulta que era una magnífico director de cine negro de serie B. Este año le toca el turno a la californiana Dorothy Arzner, prácticamente una completa desconocida, incluso para los cinéfilos muy cinéfilos. Y, aunque sólo sea por su valor histórico y sociológico, se merece este reconocimiento.




Dorothy Arzner, en un rodaje



"La gran orgía", protagonizada por Clara Bow

Porque Arzner fue la única directora en el periodo más dorado de Hollywood, entre mediados de los años 20 y mediados de los año 40, cuando el férreo sistema de estudios era el rey de la industria. En los tres lustros que duró su carrera tras las cámaras, que comenzó a los 30 años y se cerró prematuramente a los 46, dirigió una veintena de filmes, en los que dio órdenes a algunas de las más grandes figuras del star system de la época: de Fredric March a Sylvia Sydney, pasando por Katharine Hepburn, Clara Bow, Paul Lukas o Rosalind Russell. Y eso ya son palabras mayores.

Bien es verdad que, por lo que he comprobado hasta el momento (porque debo reconocer que, aunque sabía de su existencia, nunca había visto ninguna película de Arzner), su talento cinematográfico no era precisamente desbordante. La puesta en escena de películas como "La loca orgía" (1929), "Sarah and Son" (1930) o "Working Girls" (1931) no es lo que se dice brillante, antes bien todo lo contrario ya que sus recursos narrativos eran limitaditos, y su dirección de actores, discutible, pues les permitía excesiva teatralidad. Son filmes que se dejan ver pero que podrían haber sido mucho más de lo que son.

"La gran orgía", protagonizada por Clara Bow"La gran orgía", protagonizada por Clara Bow
Pero hay que reconocerle a Arzner un mérito indiscutible, que por sí solo justifica acercarse a su filmografía: fue una adelantada a su tiempo y se la podría calificar como la primera feminista de Hollywood. Sus personajes femeninos les dan mil vueltas a los masculinos, por lo general, meros comparsas cuando no directamente deleznables: son más fuertes, más inteligentes y luchan infatigablemente por sus derechos y su felicidad. Y eso es algo que no era muy habitual en aquellos tiempos.

Si el cine seguiría siendo el mismo sin la contribución de esta directora, probablemente la situación de la mujer en Hollywood, no. Porque grandes directores hubo muchos en la edad dorada, y ella no lo fue, pero mujeres pioneras, sólo una, exactamente ella.

0
0
0
0No comments yet