About Taringa!

Popular channels

La rebelión femenina contra el porno vengativo en internet


La rebelión femenina contra el porno vengativo en internet



En los coletazos de 2012 y a tenor de las reacciones frente al huracán Sandy, el New York Magazine se preguntó en un artículo si internet se había convertido en un territorio preocupantemente amistoso. Si, a través de Facebook, Instagram y Twitter, los usuarios nos habíamos transformado en seres afectados por sobredosis de amabilidad, capaces de inundar de likes a la foto “de la magdalena que ha desayunado tu hermana pequeña” o completar con hasta “16 signos de exclamación” la felicitación de un anuncio de compromiso. Nada más lejos de la realidad.

Aunque el texto buscaba cuestionar la imagen que proyectamos en redes sociales que huyen del anonimato, el autor quizá pasó por alto (tal y como destacó la web Jezebel) que una parte de la población no vive una realidad online precisamente 'amigable': las mujeres. ¿Dudas? Que se lo pregunten a Olvido Hormigos, la concejal de Los Yébenes (Toledo) que estuvo a punto de dimitir después de que un video personal en el que aparecía masturbándose corriese como la pólvora entre los 6.400 habitantes de su localidad. O a todas las víctimas de los denominados 'creepshots' de Reddit: fotos de féminas publicadas en la red, robados sin permiso o conocimiento de causa, en los que las protagonistas suelen aparecer en minifalda o en los que se intuye su ropa interior (uno de los más populares fue el caso de un profesor de instituto que llegó a colgar un álbum de sus alumnas, menores, en minifalda). O a las 23 mujeres que acaparan titulares estos días en EEUU por haberse unido en una demanda judicial contra la web Texxxan. La página llegó a publicar sin su permiso fotos íntimas –que ellas habían enviado a sus ex novios o pirateadas directamente desde su ordenador– junto a información personal de las susodichas que buscaba su humillación, con enlaces a sus perfiles en las redes sociales para multiplicar la sorna. Hollie Toups, una de las implicadas, tuvo que pagar a la web para que retirasen su información y datos, desembolso que no evitó que las fotos se volviesen a publicar semanas más tarde.

Las demandantes –muchas de ellas han perdido sus trabajos por la publicación de las fotos– han denunciado a la web implicada por invasión de la privacidad pero, tal y como apuntan desde Slate, las víctimas se enfrentan a la sección 230 de una ley de 1996 (Communications Decency Act). Una normativa que especifica que las webs no pueden hacerse responsables de lo que sus usuarios cuelgan, aunque sea material difamatorio o invada la privacidad. En pocas palabras, la web no tiene por qué vigilar las fotos pornográficas que se publiquen y tampoco tiene por qué retirarlas si el afectado se queja, aunque sí debería hacerlo si se incumplen los derechos de propiedad.


0No comments yet
      GIF