la recesión seguiría hasta 2016

La definición con los fondos buitre no definirá si hay o no recesión, sino cuánto se tardará en volver a crecer. Relevamiento entre economistas.



La definición del litigio con los buitres no definirá si hay o no recesión, sino cuánto se tardará en volver a crecer, según un relevamiento de PERFIL entre economistas.
Marcelo Elizondo, de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), indicó: “La economía argentina está reduciendo su PBI aun antes de un posible o hipotético default. Si éste se confirma, es altamente probable que se profundice la caída, en más de 2 puntos porcentuales”. ¿Por qué es tan importante solucionar el conflicto con los holdouts? Marcelo Capello, presidente del Ieral de Fundación Mediterránea, considera que hacia 2015 “sólo existirá alguna posibilidad de recuperar salarios y consumo si la Argentina consigue financiamiento externo. Resolver el actual problema con los holdouts sería una condición necesaria, aunque no suficiente, para recuperar el consumo a largo plazo”.
Por su parte, Daniel Artana, economista de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), analizó: “Un default complicaría el acceso a créditos nuevos y nos obligaría a vivir con lo nuestro”, y agrega: “Tanto el PBI como el empleo, el dólar y los precios se van a ver perjudicados, ya que el Gobierno apretaría todavía más el control de cambios y, de esta manera, aumentaría la brecha cambiaria. Y es muy probable que si no se arregla todo antes de fin de año, en 2015 también haya recesión”.
Elizondo, en cambio, ve dos escenarios posibles. “No es lo mismo seguir negociando tras el default que abandonar la negociación. En este último caso, la situación se agravaría. De todos modos, si el país cae en default, es difícil cuantificar en números los efectos que traería. El Gobierno no va a poder conseguir el financiamiento que esperaba (entre 3 mil y 5 mil millones de dólares) y el agravamiento sería lento, pero no estamos cerca de lo que pasó en 2001”, concluyó.
Una visión un poco más pesimista tiene Juan Pablo Paladino, de la consultora Ecolatina. “Estamos en una contracción de la economía del 1,5 o 2% y terminaremos 2014 en recesión. Pero si hay default y no se soluciona en los próximos meses, podríamos tener dos años seguidos de caída al 3%”, dijo. A pesar de todo, Paladino afirmó, al igual que Elizondo, que la situación lejos está de ser la de 2001, cuando se venía de cuatro años consecutivos de recesión.
Por el contrario, el economista y diputado por el Frente Nuevo Encuentro Carlos Heller opina: “Nuestra economía se maneja con una alta independencia de los flujos financieros internacionales, por lo que el impacto sobre la actividad debería ser reducido”. A la vez, pide revisar el concepto de “recesión”, ya que el “indicador mensual de actividad económica del Indec evidenció aumentos desestacionalizados del 0,4% en abril y del 0,5% en mayo, con respecto a los meses anteriores, e indicadores privados calcularon también para junio que se confirma esta tendencia”. Por otro lado, Heller sostiene que el Gobierno “posee una vocación de ejercer políticas públicas activas” para contener el empleo y el consumo.