Check the new version here

Popular channels

La señal del BCRA ante una eventual devaluación

El Banco Central obligó a los bancos a desprenderse de parte de sus activos en dólares y encendió la luz amarilla en el mercado. Qué efectos puede causar la medida.



La decisión del titular del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Juan Carlos Fabrega en su lucha diaria para que no se dispare el dólar blue mantiene en vilo al mercado.

Recientemente obligó a los bancos a vender posiciones en dólares, una medida que había adoptado en febrero pasado, un mes después de la brusca devaluación para frenar la subida del dólar blue.

A pesar de esto, los economistas dudan del efecto que pueda tener la medida y de cuánto dure este sin ajuste en el tipo de cambio porque a diferencia de febrero ahora el monto sería muchos menor: unos US$500 millones (por entonces la inyección fue de US$4.000 millones).

Mediante una circular que se difunde anunció que el BCRA recortó del 30 al 20% el nivel de dolarización de las carteras. Se trata del tope impuesto a las tenencias en moneda extranjera de los bancos.

La Comunicación A 5627 del 03/09 establece que los bancos no podrán tener una “posición global neta de moneda extranjera” superior al 20% de su responsabilidad patrimonial computable (RPC), un término técnico para patrimonio. El 4 de febrero pasado la Comunicación A 5536 había reinstaurado ese tope “creado en 2003 y suspendido en 2005” y lo había fijado en el 30%
La decisión del Central aumentaría a la oferta de títulos, con lo que se contrarrestaría la demanda creciente que se produjo en las últimas semanas.

Otras opciones menos probables serían que los bancos salgan a tomar préstamos en dólares de sus casas matrices para desprenderse de menos activos en moneda extranjera (algo poco probable), dice Ámbito Financiero.

Entre operadores, la medida fue evaluada como una señal de alerta. “La vez pasada pusieron ese límite tras devaluar y tuvieron muchas críticas por el negocio que hicieron los bancos, ahora puede ser leído como un paso previo a volver a mover al oficial”, dijo un corredor en relación a una nueva devaluación de la moneda.

Sea como fuere, una devaluación rápida podría alejar el interés de los exportadores que se verían incentivados a esperar nuevos reacomodamientos antes de desprenderse de los dólares.

Una devaluación lenta -en cambio- impulsaría a importadores a acelerar sus esfuerzos por hacerse de dólares y a las familias e individuos a buscar refugio en el dólar ahorro, casi imposible de conseguir.
0No comments yet
      GIF
      New