Check the new version here

Popular channels

La supuesta “conspiración internacional” en contra del gobie

La denuncia de Cristina Fernández, acerca de un supuesto plan de los fondos buitre para desestabilizarla, es un intento más por tapar los múltiples problemas económicos y políticos en la transición hacia 2015.




Resulta de tal ligereza el supuesto plan internacional para desestabilizarla que denunció CFK, antes de viajar a Roma y Nueva York, que casi no valdría la pena tomar en serio tremendos dislates si no fuese porque detrás está en juego el tránsito cargado de pesadumbres, para el ciudadano de a pie, hacia el recambio constitucional que se producirá el 10 de diciembre de 2015.

Los K traman un plan, que ahora han reflotado: CFK podría renunciar para dedicarse a la campaña por una diputación en la provincia de Buenos Aires. De la ceremonia para traspasar el bastón se encargaría otro, tal vez Boudou o el radical K Gerardo Zamora, en caso de que la patraña incluyera también un "renunciamiento" del impresentable vice, decidido a "acompañarla" en ese retiro anticipado.

Lúgubres presagios de estallidos sociales y disloques institucionales que sólo están en boca de quienes parecen perseguir la fantasía de la teoría autocumplida, la supuesta "conspiración" nuestra de cada día, en manos de un estilo de gobernar según el cual un golpista se esconde detrás de cada puerta, no resiste un análisis medianamente serio.

Eso en la jerga política tiene un solo nombre: cortina de humo, globo de ensayo, fulbito para la tribuna o -el que mejor pega- un infantil intento por tapar la realidad que atosiga a miles de argentinos que pierden el empleo, que no pueden comprar mañana con la misma plata lo que compraron ayer, que además no saben si al salir de su casa a la mañana volverán sanos y salvos por la noche.

Argentinos que no pueden salir ni saldrán nunca con este modelo de la pobreza, la marginalidad y la droga, todo mientras Cristina anuncia faraónicos planes de arquitecta egipcia en una islita de Puerto Madero, su lugar preferido en el mundo después de El Calafate.

Ahora la tónica de esa estrategia es patear contra Estados Unidos, cabeza de la embestida mundial contra el gobierno más exitoso de los últimos 200 años. Un clásico, en el que el mundo de aquí y allá es el malo, y Cristina y su gobierno son los buenos y los perseguidos.

Ya hemos visto: Obama, Griesa, la justicia yanqui, el embajador interino en Buenos Aires, los fondos buitre, y la frutilla del postre: la denuncia de Kicillof sobre la maniobra destituyente de American Airlines asociada al odiado Paul Singer, socio externo, según Capitanich, de Massa, Moyano, Macri, y por qué no del colectivo UNEN, para atacar el modelo vía suba estratosférica del dólar marginal.
Todo un completo disparate.
0
0
0
0No comments yet