About Taringa!

Popular channels

la tragedia de Pemex acelerará su reforma: Financial Times

“Aunque sea de mal gusto”, festeja el Financial Times, la tragedia de Pemex acelerará su reforma







El diario Financial Times, fiel a su vocación de portavoz y hasta de ideólogo del capitalismo mundial que según sus críticos se caracteriza por no tener sentimientos, ha decidido que la compasión no tiene cabida en sus páginas y, así, con toda claridad, ha expresado en una nota de Paul Rathbone (“Las consecuencias de la explosión de Pemex”), que la tragedia acelerará las reformas estructurales. Mejor dicho, las tragedias, de Pemex en México y la de la discoteca Kiss en Brasil.

El autor, antes de lanzarse a lo que verdaderamente le interesa (las reformas), lamenta “las horribles consecuencias” de ambas tragedias. Pero, enseguida, afirma que “ambos accidentes también tendrán consecuencias políticas. Aunque suene de mal gusto, estos accidentes podrían ayudar a acelerar las reformas de Dilma Rousseff, presidenta de Brasil y de Enrique Peña Nieto, su contraparte mexicana”.

Así de frío, así de desapasionado, así de miserable el comentario.

Sigo citando al FT: “Rousseff, a mediados de su primer mandato, busca eliminar la corrupción de Brasil y mejorar su infraestructura antes del Mundial de 2014 y las Olimpiadas del 2016. A sus opositores políticos o a los grupos de interés podrá decirles: miren a las 230 personas fallecidas en la discoteca Kiss en Santa María. ¿Quieren que eso se repita? Es hora de erradicar las malas regulaciones de construcción y la corrupción del servicio público que permiten que tales irregularidades continúen”.

¿Y qué podría decir Peña Nieto después de lo ocurrido en la Torre de Pemex?

El diario británico recuerda que el presidente mexicano, que “quiere reformar a Pemex y abrirlo a una mayor participación del sector privado, podría estar en una posición similar. Pemex, la paraestatal petrolera, ha sido por mucho tiempo un sinónimo de ineficiencia, corrupción y de privilegios sindicales. Entre 2008 y 2009, por ejemplo, la dirección de Pemex otorgó a sus trabajadores cerca de 500 millones de pesos en viáticos para viajes, celebraciones y desfiles del día del trabajo. Intereses particulares y la constitución mexicana han saboteado otros intentos de reformar Pemex. Sin embargo, Peña Nieto ahora puede utilizar el declive en la producción petrolera y la horrible explosión como una evidencia de que la cuarta empresa petrolera del mundo se está rezagando”.

Claro está, el comentarista del Financial Times deja abierta la puerta a que las reformas fracasen por falta de habilidad para aprovechar la oportunidad dorada: “Si Peña y Rousseff pueden utilizar estas circunstancias con éxito, será otro tema. Pero el destino les ha otorgado un recordatorio oportuno y trágico de su necesidad de cambiar”.

No conozco la situación brasileña, pero en México hay mucha gente en contra de reformar el sector energético, ya que al petróleo se le considera casi una divinidad. Claro está, muchos otros mexicanos pensamos que Pemex debe reformarse ya que, sin duda, necesita de capitales privados para salir de sus problemas.

El problema para los partidarios de las reformas es que comentarios tan vulgares como el del señor Paul Rathbone más que ayudar a que la modernización se dé, la complican.

En México la nota del Financial Times se va a interpretar como una prueba de que, para el capitalismo global, lo importante es meter sus sucias manos en Pemex sin pensar en los mexicanos, ni siquiera en los muertos y heridos de la explosión.

Al señor Rathbone hay que pedirle algo: preguntar a alguien de su equipo que entienda el español de México qué significa eso de “no me ayudes, compadre”.
0No comments yet