Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?



Los 35 países miembros de la Conferencia para la Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE), incluida la Unión Soviética, se adhieren a los principios de "la democracia multipartidista basada en elecciones libres, periódicas y genuinas", de las "economías de mercado libres y competitivas en las que los precios se basen en la oferta y la demanda" y del "pleno reconocimiento y protección de todos los tipos de propiedad, incluida la propiedad privada y el derecho de los ciudadanos a poseerla y utilizarla".Tales principios están contenidos en el borrador del comunicado final de la primera Conferencia sobre Cooperación Económica en Europa (CCEE), uno de los tres grandes grupos de trabajo de la CSCE (el de economía, ciencia y tecnología), que comenzó el 19 de marzo en Bonn (RFA) y se clausurará mañana.




El borrador del comunicado, que mañana alcanzará la categoría de oficial, fue pactado por las delegaciones de Estados Unidos y de la Unión Soviética en largas sesiones negociadoras mantenidas el pasado fin de semana. El jefe de la delegación de EE UU, Alan Holmer, comentó que la adhesión a tales principios por parte de los 35 miembros de la CSCE "hubiera sido impensable 12 meses atrás".

Propuesta comunitaria

El documento final, de 16 folios, reconoce el "papel fundamental de la CSCE en el futuro de Europa", en un "momento de cambios rápidos y profundos". El contenido de dicho documento se ha articulado en torno a la propuesta inicial de los 12 países de la Comunidad Europea (CE), que ha funcionado como esponja de las propuestas estadounidenses -que pretendían obtener una declaración maximalista llamada Los principios de Bonn- y las soviéticas, reticentes a un compromiso formal para la aplicación de la economía de mercado.

La fórmula de compromiso final ha sido la "adhesión" a los principios de la libertad económica, en un documento que no tiene validez jurídica pero sí política y moral. Los principios propuestos por EE UU -libertad de inversión, repatriación de beneficios, etcétera, además de las libertades políticas y económicas más generales- han quedado como objetivos políticos a alcanzar en el futuro. El documento contiene asimismo cuatro largos apartados que contienen el compromiso de incrementar la cooperación europea en las relaciones económicas, las industriales, las de sectores específicos (urbanismo, energía, etcétera) y las financieras (muy especialmente la convertibilidad de divisas de los países del Este).

La primera conferencia económica de la CSCE, que incluye a todos los países europeos menos Albania, más EE UU y Canadá, ha establecido una fórmula de continuidad amplia para dicho foro, dejando abierta la posibilidad de colaborar con la Comisión Económica para Europa (CEPE) de las Naciones Unidas y con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).



FUENTE: