Check the new version here

Popular channels

"la verdad incomoda"(estreno proximo jueves)

Buenos Aires, Argentina — El próximo jueves se estrena en la Argentina “La Verdad Incómoda”, un documento revelador y conmovedor, que hecha luz sobre la inevitable verdad que el vicepresidente norteamericano Al Gore denomina “emergencia planetaria”
El jueves 23 de noviembre se estrena en la Argentina La Verdad Incómoda, film donde el ex vicepresidente Al Gore alerta sobre el impacto del cambio climático y sus consecuencias futuras. Greenpeace ha recomendado a sus activistas y al público en general a mirar este film para comprender la gravedad que plantea este fenómeno para todo el mundo, en
especial en los países pobres.



La humanidad esta sentada sobre una bomba de tiempo. Si la gran mayoría de los científicos del mundo están en lo cierto, sólo nos quedan diez años para evitar una catástrofe que haga que el clima de nuestro planeta sufra alteraciones de grandes magnitudes como inundaciones, sequías, epidemias, y olas de calor. Pero nosotros, cada uno de nosotros, podemos hacer algo para que eso cambie.

Dirigido por Davis Guggenheim llega este film que fue un éxito en el Festival de cine de Sundance. La Verdad Incómoda (An Inconvenient Truth) ofrece una mirada apasionada e inspiradora sobre el compromiso de un hombre para terminar con los mitos y creencias erradas respecto del calentamiento global, y para mover a los ciudadanos del planeta a tomar medidas para prevenirlo. Ese hombre es el antiguo vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, quien luego de la derrota electoral en el año 2000, cambió su vida para enfocar sus esfuerzos en generar conciencia sobre la gravedad del cambio climático que sufre el planeta.

A los contundentes hechos y resultados de estudios científicos sobre la problemática que muestra la presentación de Gore se intercalan detalles de su vida: cómo pasó de ser un estudiante idealista que por primera vez entró en contacto con la posibilidad de una crisis ambiental, a ser un joven senador enfrentado a una tragedia familiar que cambió sus perspectivas, y cómo se convirtió más tarde en candidato a presidente de los Estados Unidos.

La Verdad Incómoda acerca al público un mensaje contundente, alarmante pero a la vez esperanzador. El recalentamiento global no puede seguir siendo tratado como una cuestión política, es sin embargo el mayor desafío moral al que se enfrenta actualmente la civilización.

Paramount Classics y Participant Productions son las compañías que presentan este film dirigido por Davis Guggenheim y producido por Laurie David, Lawrence Bender y Scott Z. Burns. Jeff Skoll, Davis Guggenheim, Diane Weyermann, Ricky Strauss y Jeff Ivers son los productores ejecutivos y Lesley Chilcott es el co-productor.

Al Gore y el cambio climático
Durante años, Al Gore fue presentado como “el futuro presidente de los Estados Unidos”. Pero luego de la devastadora y controversial derrota en las elecciones del año 2000, Gore dio un vuelco en su carrera, y dedicó su vida a dar conferencias sobre el cambio climático en diferentes lugares del mundo.

Sus “conferencias” están basadas en una presentación multimedia que revela, a través de una combinación de humor, dibujos y pruebas científicas contundentes, los efectos serios que el calentamiento global trae aparejados. Es también un llamado a la acción, para que las naciones tomen medidas que logren frenar estos efectos. Gore ha hecho esta presentación en más de 1.000 oportunidades en colegios, hoteles, pueblos y grandes ciudades, con la esperanza de concientizar a su audiencia.


Dos de las personas que quedaron impactadas por la presentación de Al Gore son Laurie David, una reconocida ambientalista y Lawrence Bender, productor cinematográfico. David ofició de anfitrión de dos de las presentaciones de Gore en Nueva York y Los Angeles. “Sentí que Al Gore se ha convertido en el Paul Revere de nuestros tiempos,” confesó David, “viajando por el país para advertirnos de este problema que realmente no podemos ignorar.”

“Gore estuvo investigando sobre el tema durante 40 años, nadie entiende mejor que él la problemática, y nadie puede explicárselo al común de la gente de manera más clara y convincente”. Agrega David. “Pero debería pasarse los 365 días del año en las rutas para alcanzar a toda la gente que hace falta alcanzar, ¡y no hay tiempo para eso!”

“Cuando ví la presentación de Gore, supe que podía funcionar perfectamente como base para una película,” declaró Lawrence Bender. “Estábamos convencidos de que esa verdad que Gore estaba dando a conocer debía ser conocida en mayor escala”. Decididos a hacer algo, David y Bender recurrieron a un amigo de la industria, Scott Z. Burns, escritor, director publicitario ganador de un Clio. También acudieron a Jeff Skoll de Participant Productions – la nueva empresa dedicada a películas basadas en problemáticas sociales que en el año 2005 estrenó películas aclamadas como “Good Night and Good Luck” y “Syriana.”

El cuarteto se hizo presente en una de las presentaciones de Gore con toda la intención de ponerse manos a la obra y comenzar con la producción.

Jeff Skoll indicó: “Pensé que sabía bastante sobre el tema, es algo que estudié y sobre lo que leí mucho, pero cuando vi la presentación de Al Gore, me di cuenta de que no era tan así. Yo lo veía como un problema a largo plazo, algo que iba a darse en los próximos 20 o 30, pero en realidad descubrí que es un tema mucho más urgente. Lo cierto, y como se ve en la presentación de Al Gore, es que sólo tenemos unos 5 o 10 años para enfrentar este tema de manera efectiva. Concientizar a todos dando presentaciones para 100 personas por vez no era posible, teníamos que hacer algo para que todos pudieran acceder a esta información lo más rápido posible”.

Skoll agregó: “Al presentar los hechos de manera muy clara y convincente, es a la vez entretenido y escalofriante. Su objetivo es correr la problemática del terreno político diciendo esta es la realidad de lo que está sucediendo, y la única solución es que todas las personas, sin importar de donde vengan, o que partido político pertenezcan, deben involucrarse porque la crisis climática nos va a afectar a todos..”
Los productores sabían que la tarea en la que se embarcaban no era una producción común. “Sabíamos lo que estaba en juego,” dijo Laurie David, “básicamente es el planeta lo que está en juego. Lo único que nos quedaba por hacer era convencer al Sr. Gore”.

Es así como este grupo de productores de Hollywood se presentó ante el antiguo Vicepresidente Al Gore para contarle su idea sobre la película, lo que los ponía bastante nerviosos. Pero Al Gore enseguida los hizo sentir cómodos, “Enseguida comprendió que mientras él llegaba con su presentación a un centenar de personas, la película podía llevar su mensaje a millones”, contó Bender.

“Esta crisis climática requiere de medidas drásticas, rápidas e inteligentes”, asevera Gore, quien considera a la película como un paso más para lograr que la gente le preste atención a este problema urgente. Los cineastas convocaron al director Davis Guggenheim para que imprimiera al film un estilo dinámico, íntimo y entretenido. El multifacético director tiene amplia experiencia en la dirección y producción de programas para televisión. Con La Verdad Inconveniente, Guggenheim vio la oportunidad de volver a sus raíces de documentalista mientras que cuenta una historia profunda y llena de sorpresas.

“Laurie David irrumpió en mi oficina como un huracán de catergoría 5 y dijo `Tenemos una película que puede ser el film más importante que hayas hecho’”, recuerda Guggenheim. “No estuve del todo seguro hasta que presencié una de las presentaciones de Gore. Quedé impactado y quise poder llegarle a la mayor cantidad de gente posible, inmediatamente” . Cuanto más conocía acerca de las investigaciones científicas que respaldan la advertencia de Gore más le intrigaba la historia al director. “Como director, lo que uno más ansía es encontrar un tema que te atrape y te haga desear hacer la película”, expresa “y eso es lo que me pasó con esta película”.

Mientras avanzaban en la producción los cineastas admitieron que les daba un poco de temor como la audiencia y los medios iban a reaccionar respecto a los puntos clave de la película – Gore y el calentamiento global – que tradicionalmente han despertado controversias. Pero ese temor se fue diluyendo y finalmente se disipó cuando la película fue presentada por primera vez en el marco del Festival de Cine de Sundance y fue recibida con mucho entusiasmo y aplausos del público.

“La gran pregunta siempre fue: ¿la gente tomará esta película con prejuicios?”, comenta Jeff Skoll . “Es gratificante ver como gente de diferentes lugares, y con diferentes historias y filosofías hayan abrazado este proyecto, incluso personas que uno hubiera pensado que estarían en contra”. Lesley Chilcott agrega, "El debate sobre el calentamiento global está concluido. Lo único que queda por debatir es qué tan rápido vamos a reaccionar”.

Cómo se involucró Al Gore
Desde el principio, Davis Guggenheim supo que la clave para convertir La Verdad Incómoda en una película interesante era ganarse la confianza de Al Gore. Impresionado con la profunda convicción y carisma de Gore, Guggenheim confiaba encontrar las motivaciones más íntimas que impulsaran a Gore a tomar la causa del calentamiento global.

Inicialmente fue una proposición intimidante. Aún luego de pasar días viajando con Gore, pasaron semanas hasta que Guggenheim se acostumbró a no llamarle “Señor Vice Presidente” y reemplazarlo por el más casual “Al”. “Uno ve a este tipo y comprende que él aparecerá en los libros de historia de nuestros nietos y eso intimida,” admite Guggenheim. “Pero mientras más tiempo pasaba con él, más comenzaba a verlo como un hombre muy humano. Se convirtió en este hombre gracioso, atento y fascinante que también poseía un extraordinario conocimiento sobre el calentamiento global”.

Guggenheim comenzó a encontrar un relato humano que sirvió para impulsar la película. “Comencé a ver a Al Gore como un personaje extraordinario que en un momento traumático tomó la heroica decisión de dedicar su vida a algo que nadie más estaba dispuesto a enfrentar,” resume el director. “Yo soy el tipo de director al que le encantan las emociones fuertes y sentí que había algo muy poderoso al ver a Al Gore recuperarse después del 2000 y su preocupación por salvar el mundo.”

Guggenheim nos muestra los tres elementos claves en la vida de Gore que ayudaron a crear su compromiso firme con el medio ambiente: el accidente automovilístico en el que casi muere su joven hijo; la muerte de su hermana de cáncer del pulmón – teniendo en cuenta que su familia tradicionalmente sembró y cosechó tabaco - y su histórica derrota en la campaña presidencial de 2000 frente a George W. Bush.

“Tuvimos muchas entrevistas largas, algunas de las cuales fueron muy emotivas, acaloradas y dolorosas,” dice Guggenheim del proceso que llevó a estas revelaciones privadas, “momentos que se convirtieron en la voz interna de la película”.

Durante el rodaje, los realizadores también se enfrentaron al desafío de ir al ritmo de Gore y sus constantes desplazamientos. “Al Gore es una persona muy ocupada,” explica Lawrence Bender. “Constantemente viaja a diferentes lugares del mundo pero le dio prioridad a la película para que pudiéramos obtener el material que necesitábamos. Gran parte de la filmación se realizó a pesar de cambios inesperados.”

Una de esas circunstancias inesperadas fue cuando la cruda realidad de los efectos potenciales del calentamiento global impactó a EEUU en medio del rodaje de La Verdad Incómoda. Justo cuando el equipo de producción planeaba viajar a Nueva Orleáns, el huracán Katrina golpeó la costa del Golfo de México con fuerza devastadora, produciendo el peor desastre natural en la historia de los Estados Unidos de América y la destrucción parcial sin precedentes de Nueva Orleáns.

Fue un momento triste para todos en el país y le dio a Davis Guggenheim otra señal de alarma de que las advertencias de Gore debían tomarse en cuenta. “Esto demuestra que no hablamos sobre un concepto abstracto; es algo que está sucediendo a nuestro alrededor cada día que pasa.”
0
10
0
0
10Comments