Canales populares

La verdadera causa del desabastecimiento en Venezuela es la

El gobierno culpa a los especuladores pero expertos destacan la urgente necesidad de reformar el sistema cambiario para mejorar la situación de la economía interna y conservar la capacidad de pago del país



Durante más de 50 años, los ciudadanos de la Cuba comunista tuvieron acceso asegurado a los alimentos básicos por medio de la libreta. Pero el sistema subsidiado genera cada vez más polémica y el año pasado Raúl Castro, el presidente del país, lo describió como “paternalista, irracional e insostenible”.
Sin embargo, del otro lado del Caribe, el amigo y colega de Castro, el venezolano Nicolás Maduro planea implementar un sistema similar en un intento por combatir la escasez de productos que golpea al hogar del Socialismo del Siglo XXI. Maduro anunció que su gobierno introducirá un sistema de racionamiento que obligará a los venezolanos a dejar sus huellas digitales en los supermercados. Dijo que el plan era “perfecto y “una bendición antifraude”.
La idea, aseguran los funcionarios, es evitar que la gente compre demasiada cantidad de un solo producto. Los artículos de primera necesidad como azúcar, leche, almidón de maíz y papel higiénico escasean.
Pero el sistema biométrico propuesto provocó bronca en algunas partes de Venezuela. El líder de la oposición Henrique Capriles lo llamó “racionamiento oficializado” y llamó a los ciudadanos a “no aceptar que el gobierno nos diga qué comer y cuándo. ¿Por qué Nicolás Maduro debería decidir si comemos carne o pollo?”
El gobierno culpa del desabastecimiento a una “guerra económica” y a los especuladores, acaparadores y gente que saca alimentos del país.
La mayoría de los economistas asegura que la escasez se debe a la moneda venezolana groseramente sobrevaluada combinada con una década de controles cambiarios impuestos por el fallecido presidente Hugo Chávez, inspirado según uno de sus ex ministros, por el cubano ahora enfermo Fidel Castro. Debido a los controles, los importadores no pueden pagar a sus proveedores en esta nación dependiente de las importaciones.
El gobierno tomó varias medidas para elevar la oferta de dólares. Barclays señaló en un informe de la semana pasada que a través del canal oficial, y al tipo de cambio oficial, el gobierno vendió u$s 9.600 millones a importadores en el primer semestre del año, lo que significó un “incremento significativo” durante el segundo trimestre ya que en el primero sólo vendió u$s 2.800 millones.
Sin embargo, pese a las mayores ventas de divisas, el desabastecimiento y los problemas con la oferta no se resolvieron. Barclays escribió: “Nuestra opinión es que la persistencia de esos problemas confirma la urgente necesidad de reformar el sistema cambiario para mejorar la situación de la economía interna y conservar la capacidad de pago del país. Pero el gobierno sigue demorando las medidas de ajuste; mientras tanto se cierra la ventana de oportunidad para implementarlas.
No obstante, el tan publicitado plan de confluir en uno solo los tres tipos de cambio legales venezolanos (que incluye la promesa de suavizar las restricciones cambiarias y abordar algunos faltantes de productos) finalmente se desvaneció la semana pasada.
Para el gobierno socialista, es abominable la idea de permitir que la moneda flote libremente y eso sería un fuerte golpe para la economía porque colocaría a la inflación en niveles estratosféricos. Muchos analistas esperan que el principal tipo de cambio se relaje de su actual 6.3 bolívares por dólar y se ubique en una banda de entre 20 a 30 bolívares; la segunda se mantendría en los 50 bolívares por dólar.
Eso podría ayudar a cubrir la brecha en el presupuesto del gobierno, aunque sería un simple toqueteo del sistema de controles cambiarios.
Ecoanalítica, una respetada consultora local, señala en su último informe: “Pese a las evidentes señales de que el modelo económico necesita cambios urgentes, el gobierno no parece capaz de organizarse cuando se trata de tomar las decisiones correctas en el momento oportuno.”

0
0
0
0No hay comentarios