Check the new version here

Popular channels

La vieja trampa de los shoppings

Si estás alarmado por la información que te sacan en la web, te cuento que no es nuevo: ¡hace tiempo que saben todo de nosotros! ¿Quiénes? Ellos, los que viven vendiéndonos cosas que no necesitamos. Porque antes, la gran cosa era ver vidrieras por avenida Santa Fe. Pero era gratis. Entonces llegaron los shoppings y se acabó el fair play . Esos no lugares perfectos, con aire acondicionado y perfumito, tienen la ventaja de que son como calles en las que no llueve, ni hace frío ni calor. Y están estudiadas para enroscarte tanto la víbora que al final te ponés contento de reventar la tarjeta sin que nadie te obligue.


Los creadores de los centros comerciales saben más de nuestro comportamiento inconsciente que nuestras mamis. En la biblia del shopping center figura que todos tienen que tener un gran hipermercado. Porque nosotros, como somos vivos, queremos hacer una sola parada para comprar todo. Ahí pisamos el palito. Una vez en el shopping, comprás lo que fuiste a buscar (en el mejor de los casos) y mucho más (seguro). Para peor, ahora son centros de “ocio”; ellos saben que cuando querés pasarla bien te ponés dulce.

En el shopping está todo estudiado: salís del hipermercado como un chorlito, como si fueras una ratita de laboratorio caminando por un laberinto. Vas mirando vidrieras como para matar el tiempo, medio despistado y ¡zas!, caes en la trampa. Los diseñadores, por ejemplo, saben que en la entrada de un shopping, nadie mira a la izquierda. Por eso, los locales que ponen ahí son bancos, o servicios de algún tipo: sitios a los que va a propósito porque si no, ni los ves.

Otra que saben hacer es mezclar los negocios de manera que ningún lugar quede sin gente. Y no fallan. En 1989, los investigadores L.L. Sim y C. R. Way analizaron los shoppings de Singapur y concluyeron que para mover a la gente dentro del centro comercial, los negocios de moda debían estar en una ubicación privilegiada y los de comida y bebida, juntos para generar un efecto sinérgico.

¿Qué es lo que pasa ahora? Vas a comprarte una remerita y por ahí te subís un pisito. Pero ellos saben que lo que más gente mueve es el morfi y a vos te empieza a picar el bagre ¿Y dónde ponen los negocios de comida? En el último piso. Ahí nomás te recorriste el edificio de arriba a bajo y estás chocho. Además, sigue vigente la teoría que dice: “Cuanto más perdido estás, más comprás”. Eso explica varios intrincados shoppings en los que podés subir pero nunca sabés cómo bajar sin llegar al último piso.

Mirá, el tema lo tienen tan estudiado que ya saben qué hacemos cuando boludeamos por el shopping. En un estudio realizado por la Facultad de Ingeniería de la universidad de Doshisha, Japón, clasificaron a los caminantes en tres tipos: los “matadores de tiempo”, los “indecisos” y los “decididos”. Los matadores está esperando a otra persona o acompañan a alguien. Tienden a quedarse más o menos quietos (tienen miedo de perderse). Los indecisos entraron para comprar una galletita o huyendo del calor y no saben qué hacer (son las víctimas perfectas). Los decididos saben a dónde van y cómo llegar (eso creen ellos).

Y para cada uno hay una estrategia distinta. Al matatiempo hay que interesarlo para que se dé una vueltita: ni bien se pierde se convierte en un indeciso. Al decidido hay que obstruirle el camino para que pierda su objetivo inicial y vuelque todo ese impulso comprador en cosas que no necesita. Al final, al pobre indeciso no hay que ofrecerle nada. Si no sabe por qué está adentro, termina comprando algo.

Ellos saben cómo manipularte. Yo ya compré mi propio regalo del Día del Padre dos veces.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New