Lanata en ridículo por defender los negocios de Clarín

Lanata quedó en ridículo por defender los negocios del Grupo Clarín

El aliado de Magnetto salió con los tapones de punta contra una ley que impulsa el kirchnerismo. Pero el titular de los canillitas, Omar Plaini, le dio vuelta todos los argumentos.

Lanata contra canillitas




El tratamiento del proyecto que impulsan diputados del FPV para la regulación de las condiciones laborales de los Canillitas, desató la bronca por parte la poderosa ADEPA que nuclea a los principales empresarios de la prensa gráfica, como Clarín y La Nación.

De hecho, el Grupo Clarín mandó a la trinchera al espadachín preferido de Magnetto, al mismísimo Jorge Lanata. En una burda defensa patronal, el conductor de "Sin Filtro" dictaminó que el proyecto es "impracticable".

"Es impracticable, porque un canillita no vende un solo diario", aseguró Lanata quien no evitó hacer comparaciones engañosas para defender los negocios de Clarín y La Nación.

Sin embargo, el titular del gremio los Canillitas, Omar Plaini, cruzó los argumentos de Lanata y le mostró no sólo que está equivocado, sino que se nota mucho que su postura es sesgada y oportunista.

"Usted que es de la gráfica sabe bien que los derechos laborales de los canillitas están tutelados. Me llama la atención que la ADEPA diga que no somos trabajadores", le dijo Plaini.

La situación de los puestos de diarios es endeble y se debe al gran negocio de suscripciones que manejan La Nación y Clarín y que progresivamente cambiaron el modelo de mercado de la distribución de diarios y revistas.

"Por los suscriptores del Club 365 y La Nación, en realidad yo ya no lo conozco al cliente. Yo hago una entrega como hace un trabajador del correo", le explicó Plaini a Lanata.

Pero hay más: este nuevo modelo afecta directamente las condiciones laborales de los canillitas que incluso produjo la pérdida de puestos de trabajo.

El plan de Clarín para cambiar el modelo de reparto de diarios, hizo punta de lanza al recortarles un 8% de los ingresos y luego fue convalidado por el resto de los medios, lo que provocó el cierre de la muchos puestos de diarios. según consignó el portal Infogreamiales en una nota, "el plan del multimedios es que sobrevivan unos pocos puntos de venta “boutique” sin importar los costos sociales del cierre del resto".

Desde el 2008 hasta la fecha, ya tuvieron que bajar su persiana 1400 puestos de venta de diarios y revistas, perdiendo su fuente de trabajo. Hay otros 1200 que ganan entre $2500 y $6500 mensuales por una labor sumamente sacrificada, por lo que se teme que en el corto plazo abandonen la actividad. Esto convalidaría una reducción de 40% de los empleos en el lapso de sólo seis años, agrega el portal.

Con este escenario tan complicado, en el que los poderosos como Clarín se fagocitan puestos de trabajo en pos de una mayor rentabilidad, es que el FPV presentó el proyecto para regular la actividad de los Canillitas.

El diputado nacional Andrés Larroque del FPV, presentó a comienzo del mes un proyecto de ley para otorgarle un marco normativo a la actividad de la venta de diarios, revistas y afines, que desde el año 2000 se encuentra desprovista de regulación.

Una de las innovaciones más importantes de la iniciativa consiste en considerar a los canillitas como “trabajadores de la cultura en el marco de la comunicación social y democrática, reafirmando el reconocimiento de sus derechos laborales, sociales y sindicales".

El proyecto se propone crear un Régimen Laboral Especial para los Trabajadores de la actividad de Venta de Diarios, Revistas y Afines, con la idea de combatir la informalidad que afecta al sector.

La defensa de los canillitas y sus puestos de trabajo despertó la reacción de la poderosa ADEPA. La cámara empresaria de entidades periodísticas lanzó comunicado para tratar de frenar la ley. Y de este modo, avanzar en su modelo de negocios, que destruye empleos para garantizar mayor ganancia.