Check the new version here

Popular channels

Larenga en mar del plata 16/12/06

Un recital pasado por agua y barro. aun asi detonamos los sueños...

Más de 35000 personas vibraron en el Mundialista
Ni la tormenta pudo con el rock de La Renga

El sábado por la noche, a pesar de la inclemencia del tiempo, una inesperada y virulenta tormenta que amenazó con aguar definitivamente la fiesta de rocanrol esperada, La Renga cumplió con sus fieles seguidores en un show donde el corazón suplió las deficiencias técnicas provocadas por el temporal y ofrendó como siempre su incandescente material durante más de dos horas.




18.12.06



Por Marcelo Gobello

Los trapos estaban húmedos pero firmes, como firme estaba el espíritu de los miles y miles de seguidores "rengueros" que habían realizado su particular éxodo rockero desde distintos puntos del país. Banderas de Berisso, Zárate, San Miguel, Lanús, Banfield, Suipacha, Valentín Alsina, Hurlingham, Monte Grande y Mataderos, engalanaban los distintos puntos del estadio Mundialista José María Minella y marcaban la identidad geográfica de las distintas "tribus" congregadas por la música de La Renga, el grupo de rock nacional de mayor convocatoria de la actualidad. Sólo la férrea determinación de la banda y la producción local, amén de un trabajo realmente exhaustivo y denodado por parte de técnicos, asistentes y plomos, llevó a buen puerto la realización del recital ya que el temporal que se desató sobre Mar del Plata unas horas antes del inicio del mismo hizo peligrar seriamente su concreción. Pero La Renga y sus seguidores no iban a asustarse por una tormenta y dejar que les arrebataran su esperada fiesta, así que (ambos) hicieron de tripas corazón, le pusieron el pecho a las gotas de lluvia y una hora y media después de lo previsto arrancaron con el show. Y justo es aclarar que técnicamente las cosas no fueron como deberían haber sido, sin pantallas de video y con un sonido deficiente, pero la culpa no era de nadie. De lo que se trató fue de sacar el show adelante y se estableció una especie de acuerdo tácito: los músicos salieron "al toro" a guapear la parada con lo que había y como sonara, y la gente aceptó comprensivamente que se trataba de una situación extraordinaria. Lo "lógico" hubiera sido suspender el recital, pero aquí había aguante de sobra de todas las partes y nada pudo suspender la fiesta que obviamente en condiciones normales pudo haberse transformado en algo inolvidable a nivel musical, pero que quedará en la historia como el recital de mayor cantidad de asistencia de público en Mar del Plata.
Hecha la salvedad de que el recital no transitó los carriles de normalidad técnica usuales por culpa del temporal, pasemos a la crónica del mismo.
A eso de las 21.30 ya había dejado de llover, y mientras los plomos secaban desesperadamente el escenario a cuatro manos, la muchachada que estaba en el campo dejó de guarecerse bajo la lona de protección de la cancha. Era surrealista ver como brotaban miles y miles de cabezas por debajo de una gigantesca lona blanca en movimiento, que en cuestión de minutos se transformó en un campo repleto de gente como nunca se había visto en recital alguno en nuestra ciudad. Los parlantes comenzaron a mandar música de grupos como The Cult, Pink Floyd, Led Zeppelin y John Lennon, acorde a los gustos de la banda, razón que hizo doblemente absurda la silbatina al tema "Imagine" por una parte reducida del público que parece no comprender que si hay algo que caracteriza al rock auténtico es su universalidad. Pero más allá de este hecho aislado de un par de descolgados el recital fue de principio a fin una verdadera fiesta sin inconveniente alguno.

Y el rock no cesa

A las 21.55 la banda irrumpió sobre el inmenso y todavía húmedo escenario (en cuyo fondo destacaba una enorme reproducción en color rojo del aguila de la tapa del nuevo disco "Trueno Tierra" al son de "Oscuro Diamante", el primer tema de difusión del mismo. Durante más de una hora la temática del recital consistió en ir intercalando los temas nuevos (desconocidos para la mayoría del público ya que el flamante disco doble se editó sólo hace un par de días) con viejos éxitos de su repertorio. Así fue como el estadio saltó como un resorte con "A tu lado", para volver a quedarse quieto escuchando atentamente "Almohada de piedra", situación que se iría repitiendo hasta que tocaran el último tema del nuevo disco. Sobre el tercer tema Teté y Chizzo se dirigieron por primera vez al público dando las gracias por el aguante y pidiendo disculpas por la demoras y los desperfectos: "¡Son el público más rockero que existe, Gracias por el aguante, de veras!", dijo Teté realmente emocionado. En el ping pong de temas nuevos y viejos sobresalieron los clásicos "El rey de la triste felicidad" y "La balada del diablo y la muerte" (que hizo prender todos los encendedores del estadio) y los noveles "Palabras estorbantes", un denso lento donde Chizzo se lució con un impresionante solo de guitarra, y el frenético "La boca del lobo", donde destacaron los caños de Chiflo, Leopoldo Janin y Juan Luis Fernández.
Los dos últimos temas, "Lo frágil de la locura" y "El final es en donde partí" pusieron a todo el estadio de pie ya cerca de la medianoche. Diez minutos después volvieron a salir al escenario para volver a disculparse y agradecer: "Gracias por todo, los amamos", dijo Chizzo, antes de arremeter la tanda de bises con "Panic show". Dos temas después la fiesta llegó a uno de sus puntos cúlmines con "El rebelde" y el inédito tributo al más grande rockero de estas pampas: "Viva Pappo".
"Hablando de la libertad" fue el exacto cierre para el recital, con más de 35.000 almas coreando aquello de: "morir queriendo ser libre, encontrar mi lado salvaje, ponerle alas a mi destino, romper los dientes de este engranaje", que es en definitiva de lo que se trata.

La lista de temas

La banda tocó nada menos que treinta temas en su recital del sábado. Los doce de "Trueno tierra" y dieciocho de su antiguo repertorio. La secuencia fue la siguiente: "Oscuro diamante", "A tu lado", "Almohada de piedra", "Al que he sangrado", "Montaña roja", "Ruta 40", "El ojo del huracán", "Cualquier historia", "El twist del pibe", "La boca del lobo", "Detonador de sueños", "Cuadrado obviado", "El rey de la triste felicidad", "El monstruo que crece", "En el baldío", "Mujer de caleidoscopio", "La balada del diablo y de la muerte", "Palabras estorbantes", "Llenado de llorar", "La razón que te demora", "Entre la niebla" (tema cantado por Manu), "Bien alto", "El terco", "Lo frágil de la locura" y "El final es en donde partí". Los bises fueron: "Panic show", "Cuando vendrán", "El rebelde", "Viva Pappo" y "Hablando de la libertad".
0
25
0
1
25Comments