Las caricias domesticaron a los gatos



Quienes tienen gatos, reconocerán el ronroneo de placer de sus mascotas cuando les hacen cosquillas detrás de las orejas; sin embargo, un nuevo análisis que compara el genoma de los gatos domésticos con el de sus parientes salvajes sugiere que ésta también puede haber sido la clave para domesticar a los animales en un principio.

El análisis ha identificado algunos de los cambios decisivos en el ADN felino, que han ocurrido a medida que se domesticaba a los animales durante los últimos 9.000 años. Entre las diferencias principales, existen cambios en los genes asociados con el crecimiento de las células cerebrales que intervienen en las sensaciones de recompensa y placer.






Esto sugiere que los humanos primero comenzaron a domesticar a estas criaturas notoriamente solitarias, apelando a su deseo de cosas ricas y caricias. Aquellos que respondieron tuvieron entonces más probabilidad de ser criados, lo que los llevó a ser animales cada vez más dóciles con el paso del tiempo.

“Uno puede imaginar a los gatos salvajes recogiendo trozos de alimento cerca de los asentamientos humanos y acostumbrándose gradualmente a la presencia humana”, dijo el Dr. Bronwen Aken, uno de los participantes en la investigación del Wellcome Trust Sanger Institute de Cambridge. “Se habrían acercado más al punto donde se los alimentaba. Los alimentos probablemente habrían sido la recompensa primaria, y la domesticación como mascotas habría llegado más adelante”.





Se piensa que los gatos fueron domesticados por primera vez hace unos 10.000 años a partir del gato salvaje del Cercano Oriente, que todavía se puede encontrar en Medio Oriente. Se halló evidencia arqueológica de gatos domesticados en Chipre, que data de hace 9.000 años, y sw sabe que los agricultores chinos convivían con gatos domésticos hace 5.000 años.

Sin embargo, domesticar a los gatos salvajes no habría sido un proceso fácil. El gato salvaje del Cercano Oriente, del cual se cree que se originan casi todas las razas de gatos domésticos actuales, es llamativamente tímido y pasa la mayor parte de su vida como un animal solitario.

No obstante, la nueva investigación suministra algunas pistas acerca de la manera en que nuestros ancestros humanos pueden haber hecho esto.






Comparando los genomas de 22 gatos domésticos de todo el mundo con los de los gatos salvajes europeos y del Cercano Oriente, los investigadores identificaron 13 genes clave que difieren, incluidos los genes de los centros de recompensa del cerebro y el desarrollo de las neuronas que son centrales para la producción de dopamina, la denominada “hormona del placer”.

Esto indica que los primeros gatos salvajes que se criaron para domesticación fueron los que respondieron al ofrecimiento de recompensas, como el alimento y las caricias.

La investigación, que fue publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, también muestra que los gatos domésticos tienen diferencias genéticas en áreas relacionadas con el condicionamiento al miedo y la memoria. Los científicos creen que los cambios en la memoria fueron otra respuesta al hecho de ser alimentados y recompensados por los humanos.






“Cuando se los compara con los gatos salvajes, muchas de las diferencias de los animales domésticos parecen estar en genes que dan como resultado cambios de comportamiento”, dijo el Dr. Aken, quien actualmente trabaja en el European Bioinformatics Institute. Pero cuando uno observa a los guepardos y los leones en África, se pueden ver todavía muchas similitudes en su lenguaje corporal, como la manera en la que mueven la cola cuando están molestos.

El Dr. John Bradshaw, experto en gatos domésticos de la Universidad de Bristol, que ayudó a dirigir la investigación, dijo: “Muchos de los genes de domesticación parecen tener impacto en el desarrollo del sistema nervioso.






“Existe la idea, conocida como la hipótesis de la cresta neural, de que la manera en que se desarrolla el sistema nervioso de los animales domésticos es distinta de la de los animales salvajes, que plantea cuestiones como la falta de miedo, y esta es la primera evidencia genética de que esto podría estar sucediendo”.

El nuevo estudio muestra, sin embargo, que la domesticación no eliminó la naturaleza predatoria de los gatos salvajes y contribuye a explicar por qué, como mascotas, todavía matan aves y roedores a pesar de la abundancia de alimentos.






Al comparar el genoma de los gatos salvajes con el de los gatos domesticados, los perros, las vacas y los humanos, los investigadores descubrieron que todos los gatos comparten seis genes que parecen darles una audición con un espectro de frecuencias mucho más amplio que el de otras especies. También encontraron mutaciones en los genes asociados a la visión que, según creen los investigadores, les dan a estos animales una mejor vista en condiciones de menos luz. Estas características probablemente fueron convenientes ya que los gatos domésticos se utilizaron para ayudar a controlar las poblaciones de roedores en los establecimientos rurales y en las cercanías de las viviendas.

Sin embargo, los gatos tienen menos genes asociados con el olfato, alrededor de 700, en comparación con los perros, que tienen más de 800.





----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

VISITA MIS OTROS POST




Los Vikingos. Guerreros del norte.

Grandes enemigos de Roma.

Curiosas armas de los nazis.

Los despiadados SS. Primera parte.

Los despiadados SS. Segunda parte.

Los Kamikazes, el tragico viento divino.

Los guerreros del Vietcong.

Los panzerknacker, soldados antitanques.

Arnhem, un puente demasiado lejano.

La blitzkrieg, la guerra relampago.

Asaltos a fortalezas.

Grandes batallas del mundo antiguo.

Viietnam , la batalla de Hamburguer Hill.

Frases y anecdotas de la historia.

Los Sturmgruppen. Cazadores de bombarderos.

Cuando la Tierra dejo de ser el centro del Universo.

Los mayores impactos sobre la Tierra.

La batalla de Monte Cassino

La gran guerra patria.

Dirigibles Zeppelin al ataque.

General Erwin Rommel, el zorro del desierto.

Malvinas. El ataque a la comandancia inglesa.

La peste negra