Check the new version here

Popular channels

Las contradicciones de Mantaradona ....

De Menem a Cristina. De los militares al voto con el campo. Críticas y elogios, para figuras locales e internacionales.

Diego Armando Maradona dejó grabadas en la memoria colectiva, además de goles y gambetas, innumerables frases sobre política, tanto local como internacional. Frases para la historia que muestran también sus idas y vueltas lejos de las canchas.

Cuando días atrás se conoció un video del ex entrenador de la Selección nacional, junto a Guillermo Moreno, cantando la marcha peronista, durante su visita al Vaticano para participar en el Partido de la Paz organizado por "Francisquito", muchos habrán recordado sus duras críticas a la Iglesia tras visitar a Juan Pablo II, en 2000. Allí, Diego cargó duramente. "Me peleé con el Papa porque fui al Vaticano y vi los techos de oro. Y después escuché al Papa decir que la Iglesia se preocupaba por los chicos pobres. Pero vendé el techo, fiera, hacé algo. Las tienen todas en contra, encima fue arquero", afirmó. Y recibió una fuerte respuesta por parte del Obispado argentino.

La relación con Moreno no es nueva. Instalado en Dubai, en 2013, Maradona acompañó a la comitiva del entonces secretario de Comercio, junto a unos 200 empresarios, donde compartió un asado, aprovechó para “bancar a la Presi” y apuntarle sus dardos a Francisco De Narváez, por sus críticas al Gobierno. "De Narváez no sabe hacer una sopa, no sabe qué le tiene que poner, habla por hablar y no la vivió, no sufrió lo que sufrieron muchos argentinos. Primero aprendan a hacer guisos y después hablamos", señaló, instalado en la ciudad árabe.

A partir de ese momento, Diego se definió como “cristinista”. Sin embargo, durante la emblemática confrontación del kirchnerismo con las entidades agrarias, conocido como “el conflicto con el campo”, Maradona optó por ponerse en la vereda de enfrente y celebrar el “voto no positivo” del entonces vice Julio Cobos. "Lo grité como si hubiera hecho un gol. Lo grité por mi país, por mi bandera, porque desde el día anterior la gente había dicho basta", afirmó.

Actualmente cercano al oficialismo, Diego nunca se cuestionó su posición durante los 90, la década denostada por el kirchnerismo, como tampoco su relación con el riojano. "Si Menem me lleva como vicepresidente, yo voy. Eso es verdad, si me dice que lo acompañe, lo acompaño", contestó durante una entrevista en la televisión de Perú, en 2001.



Pero la crisis, también marcó un antes y un después en su parecer respecto a Fernando de la Rúa. En 1998, cuando el radical se candidateaba por la Alianza, lo apoyó: "Entre Duhalde y De la Rúa, sabe todo el mundo con quién me quedo. Así que no hay historias, entre esa yunta, el Chupete es mi preferido", afirmó. Pero tras la crisis de 2001, cambió: "Yo al presi le pediría que se despierte, que la gente lo necesita. Yo sé que es capaz, pero la siesta terminó", reclamba Diego a De la Rúa.

Más acá en el tiempo, durante una nota para la revista de cultura villera, "La Garganta Poderosa", Diego volvió a mostrar su apoyo a Cristina y descargó sus dardos contra Ricardo Alfonsín. "Me da ganas de vomitar, da lástima escucharlo hablar, sabiendo que le están dando cuerda de atrás", dijo sobre el radical. Y también opinó sobre el triunfo electoral del ex Midachi: "No tengo nada contra Miguel Del Sel, pero el mejor chiste que metió fue el 35% en Santa Fe sin haber estado nunca en política. Nos merecemos otro país".



Algunos de sus últimos conceptos pudieron escucharse en el programa emitido durante el último mundial, "De Zurda", conducido junto al relator Víctor Hugo Morales. Telesur. Allí halagó a Hugo Chávez y Nicolás Maduro. "Ha llegado un momento emocionante de mi vida al poder firmar este contrato que me gia a Telesur, a mis amigos venezolanos, al presidente Maduro y que por sobre todas las cosas me siento muy amigo del comandante Chávez", sostuvo al poner su firma. Después, con el programa ya al aire, Maradona optó por ponerse del lado de la presidenta de Brasil y criticar las protestas contra la Copa del Mundo: "Aprovechar un Mundial para pegarle a Dilma (Rousseff), me parece una bajeza terrible”, afirmó. Y concluyó: “Se vio que la pelota le ganó a todas las huelgas, a todos los problemas".





Nahuel Mercado Díaz

Diego Armando Maradona dejó grabadas en la memoria colectiva, además de goles y gambetas, innumerables frases sobre política, tanto local como internacional. Frases para la historia que muestran también sus idas y vueltas lejos de las canchas.

Cuando días atrás se conoció un video del ex entrenador de la Selección nacional, junto a Guillermo Moreno, cantando la marcha peronista, durante su visita al Vaticano para participar en el Partido de la Paz organizado por "Francisquito", muchos habrán recordado sus duras críticas a la Iglesia tras visitar a Juan Pablo II, en 2000. Allí, Diego cargó duramente. "Me peleé con el Papa porque fui al Vaticano y vi los techos de oro. Y después escuché al Papa decir que la Iglesia se preocupaba por los chicos pobres. Pero vendé el techo, fiera, hacé algo. Las tienen todas en contra, encima fue arquero", afirmó. Y recibió una fuerte respuesta por parte del Obispado argentino.

La relación con Moreno no es nueva. Instalado en Dubai, en 2013, Maradona acompañó a la comitiva del entonces secretario de Comercio, junto a unos 200 empresarios, donde compartió un asado, aprovechó para “bancar a la Presi” y apuntarle sus dardos a Francisco De Narváez, por sus críticas al Gobierno. "De Narváez no sabe hacer una sopa, no sabe qué le tiene que poner, habla por hablar y no la vivió, no sufrió lo que sufrieron muchos argentinos. Primero aprendan a hacer guisos y después hablamos", señaló, instalado en la ciudad árabe.

A partir de ese momento, Diego se definió como “cristinista”. Sin embargo, durante la emblemática confrontación del kirchnerismo con las entidades agrarias, conocido como “el conflicto con el campo”, Maradona optó por ponerse en la vereda de enfrente y celebrar el “voto no positivo” del entonces vice Julio Cobos. "Lo grité como si hubiera hecho un gol. Lo grité por mi país, por mi bandera, porque desde el día anterior la gente había dicho basta", afirmó.

Actualmente cercano al oficialismo, Diego nunca se cuestionó su posición durante los 90, la década denostada por el kirchnerismo, como tampoco su relación con el riojano. "Si Menem me lleva como vicepresidente, yo voy. Eso es verdad, si me dice que lo acompañe, lo acompaño", contestó durante una entrevista en la televisión de Perú, en 2001.


Pero la crisis, también marcó un antes y un después en su parecer respecto a Fernando de la Rúa. En 1998, cuando el radical se candidateaba por la Alianza, lo apoyó: "Entre Duhalde y De la Rúa, sabe todo el mundo con quién me quedo. Así que no hay historias, entre esa yunta, el Chupete es mi preferido", afirmó. Pero tras la crisis de 2001, cambió: "Yo al presi le pediría que se despierte, que la gente lo necesita. Yo sé que es capaz, pero la siesta terminó", reclamba Diego a De la Rúa.

Más acá en el tiempo, durante una nota para la revista de cultura villera, "La Garganta Poderosa", Diego volvió a mostrar su apoyo a Cristina y descargó sus dardos contra Ricardo Alfonsín. "Me da ganas de vomitar, da lástima escucharlo hablar, sabiendo que le están dando cuerda de atrás", dijo sobre el radical. Y también opinó sobre el triunfo electoral del ex Midachi: "No tengo nada contra Miguel Del Sel, pero el mejor chiste que metió fue el 35% en Santa Fe sin haber estado nunca en política. Nos merecemos otro país".


Algunos de sus últimos conceptos pudieron escucharse en el programa emitido durante el último mundial, "De Zurda", conducido junto al relator Víctor Hugo Morales. Telesur. Allí halagó a Hugo Chávez y Nicolás Maduro. "Ha llegado un momento emocionante de mi vida al poder firmar este contrato que me gia a Telesur, a mis amigos venezolanos, al presidente Maduro y que por sobre todas las cosas me siento muy amigo del comandante Chávez", sostuvo al poner su firma. Después, con el programa ya al aire, Maradona optó por ponerse del lado de la presidenta de Brasil y criticar las protestas contra la Copa del Mundo: "Aprovechar un Mundial para pegarle a Dilma (Rousseff), me parece una bajeza terrible”, afirmó. Y concluyó: “Se vio que la pelota le ganó a todas las huelgas, a todos los problemas".


Si hay algo que parece gustarle al ex capitán de la Selección, además del fútbol, es opinar. De todo. En 1996, en una recordada entrevista en TyC Sports, defendió la libertad de expresión y que no exista una dictadura militar. "¿Por qué no hay que hablar? Ya estuvimos demasiados callados con los militares, que no podíamos decir ni 'hola', que te cortaban el pelo, que te llevaban en cana, que te bajaban de los colectivos. Yo también lo viví eso, porque yo viví en Fiorito. A mí me dicen 'Maradona no puede hablar'. Sí, yo puedo hablar. A mí me bajaron 27 mil veces los militares en el Puente La Noria con mi viejo y no sabíamos si llegábamos a casa. Entonces, ¿por qué no vamos a hablar ahora?, ¿quién me lo prohíbe?".








0No comments yet