Las dudas de un superclásico que marcará el futuro

Si bien River llega mucho mejor que Boca, el gran interrogante es si alguno de los dos saldrá decididamente a atacar. Preocupa la localía, la anunciada lluvia y el efecto dominó del resultado final.



Esta nueva edición del Superclásico plantea como de costumbre una serie de interrogantes en las especulaciones previas, los que se potencian por las distintas realidades que vienen viviendo unos y otros.
Por un lado, River, el último campeón y el puntero e invicto del actual torneo, con un juego arrollador e individualidades en altísimo nivel, de la mano de Marcelo Gallardo. Y por el otro, Boca, que viene atravesando un momento de transición, luego de la abrupta salida del histórico Carlos Bianchi, con más altos que bajos pero sin lograr todavía una identidad definida como pretende Rodolfo Arruabarrena.
Y en el medio, como quedó dicho, incógnitas, dudas, especulaciones y escasas certezas, las que pueden confirmarse o derribarse apenas comience a rodar la pelota, aunque bien vale enumerar un puñado de ellas, porque son las preguntas que se hacen todos los futboleros en estos días.
1) ¿River podrá reafirmar su gran momento?: Es el mejor equipo, sin dudas, por ubicación en la tabla, por su juego ofensivo, porque está invicto, porque tiene la delantera más goleadora y la valla menos vencida. Sin embargo, hasta ahora ningún equipo se animó a atacarlo decididamente, lo que plantea una situación a evaluar en el momento que ocurra, sin descartar que sea otra cuestión a favor por la velocidad de sus delanteros en la contra.
2) ¿Boca saldrá decididamente a atacar?: Al equipo del Vasco no le queda otra que salir a buscar el partido, porque está a ocho puntos de su rival y necesita ganar, sabiendo además que la victoria sería el envión anímico que necesita para sostener los aires de renovación. Sin embargo, en la visualización previa del partido, no se ve a un Boca que salga a llevarse por delante a River, por más que sostenga una líneas de tres delanteros, ya que Carrizo seguramente trabajará más en la línea de volantes.
3) ¿La lluvia inminente a favor de quien juega?: El pronóstico anuncia un domingo pasado por agua, algo que preocupa y mucho por el lado de River. No es para menos, el equipo de Gallardo se hace fuerte en la tenencia de la pelota, y en una cancha fangosa todo se puede igualar hacia abajo, lo que empareja las chances para Boca. De todos modos, la posibilidad de un resbalón o un pase mal dado puede darse para cualquiera de los dos lados.
4) ¿La localía es una ventaja para River?: Se hace muy fuerte de local, sin dudas, prueba de ello es que lleva 13 victorias seguidas en el Monumental. Sin embargo Boca ya sabe lo que es ganar en ese estadio sin la presencia de sus hinchas, como en la semifinal de la Libertadores 2004, y en el último partido del Inicial 2013, con gol de Gigliotti.
5) ¿Un triunfo de River liquida el torneo?: No se lo puede afirmar desde el punto de vista matemático, porque luego del Superclásico quedarán 27 puntos más en disputa. Pero lo cierto es que como sucedió en el torneo anterior, donde el Millonario salió campeón, una victoria puede significar el espaldarazo anímico definitivo para sentirse invencible rumbo al campeonato. Para Boca, en cambio, una derrota será sinónimo de despedirse del torneo local y, al mismo tiempo, otro golpe difícil de asimilar en un año donde no pudo con River. Tiene un desafío doble, al que no puede esquivar. ¿El empate?. Sin dudas beneficiará a River, porque mantendrá el invicto, la punta y esta paternidad sobre Boca.

NO OLVIDES DE PASARTE POR MIS OTROS POST, SEGUIRME, PUNTUARME, COMENTAR Y RECOMENDAR!