Check the new version here

Popular channels

Las empleadas de Michael Jackson hablan de los horrores y l

Cinco años después de la muerte del cantante, varias asistentas hablan para «The New York Post»


El rancho de Neverland, aquella fortaleza que parecía un jardín y un cuento de hadas, salía a subasta la semana pasada. El castillo en el que se cobijó Michael Jackson hasta que su imagen se vio manchada por el supuesto abuso sexual hacia Jordan Chandler, un niño de 13 años. Hasta ese año, 1993, el cantante siempre fue limpio y ordenado. Pero aquella lucha en los tribunales le cambió para siempre.

Los testimonios de cinco asistentas que se encargaban de la limpieza del Rancho de Jackson, han hablado por primera vez a «The New York Post». Una de las mujeres relató una de sus andanzas: «Una vez corrió por los campos donde pastaban los animales para después dejar toda las heces dentro de la casa». Si alguna de las mujeres protestaba, el Rey del pop las amenazaba con «hacer bolas de nieve con sus heces» para luego lanzárselas. Otra de las empleadas comentó que, con la visita de Oprah Winfrey a Neverland en 1993, la casa estaba «impecable. Los suelos fueron encerados, se fregaron las paredes y las ventanas se lavaron». Pero poco después volvió a aparecer el auténtico Jackson: «Se quedó parado en la puerta de la casa. Se desabrochó el pantalón y orinó en el suelo de dentro de la casa, del vestíbulo».

Jackson había sido relativamente limpio y ordenado, hasta 1993. Aquel año los nervios ante la denuncia por abuso sexual a Jordan Chandler, su rehabilitación en Suiza y su escondite en el extranjero -hasta que su abogado, Johnnie Cochran, asegurase una garantía de libertad-, llevaron al cantante a perder los estribos y la cabeza. «Era un adicto a las drogas. Y, además, en varias ocasiones tuve que entrar en su habitación para recoger la cama que estaba repleta de ropa sucia, trozos de comida y whisky».

Poco después, el cantante compró el silencio del pequeño y sus padres por 20 millones de dólares. «Toda su vida cambió después de 1993, cuando tuvo que pagar a ese chico. Fue la persona más sucia e insalubre de Hollywood», apostilló la tercera asistenta. Cinco años han pasado desde que una parada cardiorespiratoria acabase con la vida del Rey del pop. El cantante se iba, pero los juicios contra el continuaron. Ahora, las cinco empleadas deberán acudir como testigos a los tribunales por otro caso de abuso sexual de cantante que acaba de salir a la luz. «Recuerdo una vez que el sofá estaba repleto de pulgas. Nos dijo que llamásemos a los exterminadores. Que -aunque nosotras viniésemos de un país en el que convivíamos con las pulgas-, el no podía soportarlas», sentenció otra de las mujeres. Todas ellas han querido permanecer en el anonimato.
0
0
0
0
0No comments yet