Canales populares

Las mejores películas de ciencia ficción según los científic


«2001: Una odisea del espacio»

Stanley Kubrick es probablemente el único cineasta que nunca rodó una mala película. Más aún, nunca bajo del sobresaliente. Y en varias ocasiones sacó matrícula de honor con joyas como «2001: Una odisea del espacio». A partir del libro de Arthur C. Clarke, Kubrick brindó una apabullante aproximación a la ciencia ficción que arranca con unos simios peleando hueso en zarpa y acaba con un bebé flotando en el espacio. La belleza de sus imágenes, sumada al uso de música clásica, la convierte en una pieza única que brinda momentos inolvidables, como los manejos homicidas del despiadado Hal 9000, el cerebro informático más implacable de la historia del cine. «"2001" es probablemente la película de ciencia ficción que supone un mayor desafío intelectual», asegura el profesor Robert Winston, del Imperial College de Londres, citado por Time Out.








«Blade Runner»


Habría que comenzar discutiendo si «Blade Runner» es ciencia ficción o cine negro o ambos o nada de lo anterior. Probablemente habría que inventar un género propio para clasificar la obra maestra de Ridley Scott, una historia de detectives, sí, pero ambientada en un futuro distópico donde un puñado de replicantes, máquinas de aspecto humano, se rebelan contra la servidumbre para la que han sido diseñados. Un desafío a su creador con evidentes resonancias teológicas. De fondo, un mundo que se ha ido al traste, oscuro y lluvioso, superpoblado y multiétnico, del que huyen todos aquellos que pueden pagarse un billete a las colonias exteriores. Por suerte, ahí está Deckard para retirar a los díscolos replicantes. La película supuso un antes y un después para el género, imitado (sin ser igualado) hasta la saciedad



«Alien»
Una nueva prueba de que la hibridación de géneros ha dado como resultado alguna de las mejores piezas cinematográfica. «Alien, el octavo pasajero» es un buen ejemplo. Su esqueleto es el de una película de terror, con todas las convenciones al uso: presentación de personajes, sucesión de víctimas y enfrentamiento final entre el héroe, aquí heroína, y el monstruo. La novedad (y gran baza) de «Alien» es su ambientación. En lugar de una cabaña en el bosque o un chalet adosado, una nave espacial, el Nostromo, un escenario que, sin lugar a dudas, ofrece posibilidades mucho más atractivas. Porque su tripulación no tiene literalmente a dónde ir, aunque la teniente Ripley (Sigourney Weaver) acaba encontrando finalmente la salida al laberinto. Un nuevo tanto para la cuenta de Ridley Scott.






«Encuentros en la tercera fase»

Para bien y para mal, «Encuentros en la tercera fase» es una película de Spielberg, con todo lo que esto implica. Hay imaginación a raudales y una cuidadísima producción, pero también un cierto exceso de almíbar en la propuesta. En todo caso, no hay más remedio que quitarse el sombrero ante el rey Midas de Hollywood por haber concebido una de las aproximaciones más poéticas a la eterna pregunta de: ¿Existe vida en otros planetas? Aquí la respuesta no solo es un rotundo sí, sino que llegamos a ella a través de un hombre con una visión, que no descansa hasta ser testigo, tras un peregrinaje con mucho de espiritual, de ese encuentro en la tercera fase entre humanos y alienígenas. Uno de los papeles más recordados de Richard Dreyfuss, con el mítico cineasta francés François Truffaut en el reparto. Y esas famosas cinco notas que se incrustan en el cerebro.




«La guerra de las galaxias»

La fiebre galáctica se encuentra en estos momentos en un punto álgido, con el rodaje en marcha (habrá un parón de dos semanas en agosto) de la séptima entrega de «La guerra de las galaxias», a cargo de J. J. Abrams. Un nuevo episodio que promete reconciliar a los fans con la trilogía original (de la que, en el guión, la separan 30 años) tras el fiasco de la triple precuela concebida por George Lucas para explicar lo que no era necesario explicar: cómo había surgido Darth Vader, quiénes eran los Jedis... Esto declaró el profesor Andrew Knoll, de Harvard, a Time Out: «Desde el momento en que aparecen los créditos iniciales, "La guerra de las galaxias" resultaba fresca, con un sentido del humor sobre sí misma y el género muy contagioso... y además es una gran historia». Evidentemente, se puede ser científico y apasionado de la ciencia ficción en su vertiente más aventurera y comercial. Y en este terreno pocas películas tan deslumbrantes como esta, con su mezcla de temática futurista y el sabor añejo de las aventuras de toda la vida. ¿Peleas con sables y naves espaciales en perfecta armonía? Sí, es posible. Y fascinante.


0
0
0
0No hay comentarios