Las "otras cuevas": prestamistas ganan fortunas

Finanzas Por Rubén Ramallo


Martes 21 de Octubre de 2014 11:09:00


Las "otras cuevas": prestamistas ganan fortunas por descontar cheques para bajar descubiertos bancarios


21-10-2014 Además de las que ofrecen dólar blue, están las que operan en pesos. Ventas en baja, costos en alza y clientes que tardan más para cancelar sus deudas, hace que muchos particulares deban recurrir a canjear valores para ponerse al día con el banco. ¿Cuánto cobran por $30.000 a 30 días?







En épocas de vacas flacas, con ventas en baja, tasas de interés por las nubes, demoras en la cadena de pagos y descubiertos bancarios "al rojo vivo", hacerse de cash y mantener el capital de trabajo se ha convertido en una misión tan difícil como costosa.

"Patear" proveedores o entregar cheques "a los premios" -como suelen decir los gerentes administrativos- pasó a ser una práctica más habitual, que se traduce en plazos que cómodamente duplican lo acordado inicialmente entre las partes.

Los bancos no están siendo de gran ayuda, por las tasas de interés que ofrecen y por los recortes que están aplicando en el financiamiento a empresas, ya sea para el uso del descubierto como para la compra de cheques.

Esta situación, signada por préstamos más caros y difíciles de obtener -en un contexto de alta presión impositiva- complica por demás a particulares y empresas.

Como contrapartida, deja como grandes beneficiarias a las "cuevas" que se encargan de descontar cheques y documentos a cambio de proporcionar ese "cash tan preciado", requerido para apagar el rojo en la cuenta bancaria. Algunas operan de manera legal y otras se mueven en el ámbito informal.

"Estamos haciendo muy buenas diferencias y el volumen de negocios creció considerablemente", reconoce uno de los "cueveros" consultados.

La fuente señala que muchos de los que se acercan les comentan que se encuentran frente a la situación de clientes que antes pagaban en tiempo y forma pero que ahora les ofrecen cheques de terceros a 60, 90 y 120 días.

El tesorero de una de esas financieras cuenta que "quienes recurren a nosotros lo hacen porque encuentran pocas alternativas para financiarse ante la exigencia del banco de achicar el descubierto".

¿Cuánto cuesta descontar un cheque?
Quienes se ven obligados a recurrir a una "cueva", es muy probable que se sorprendan al ver el alto costo del "peaje" que deberán abonar para hacerse de pesos en forma anticipada.

Disponer de ese "cash" para cubrir el banco, o para pagar un proveedor clave, implica resignar hasta casi un 20% del valor nominal del cheque.

Cuando se va a la cueva a descontarlo, lo primero que allí hacen es identificar quién lo libró. En función de ello, se establece la tasa de descuento.

Por lo pronto, existe una enorme variación en los costos que se aplican por realizar la operación ya que éstos básicamente dependen de la categoría del firmante.

Si se trata de un documento librado por una empresa reconocida, la financiera cobrará una baja tasa, por la mayor seguridad que ofrece. Ese cargo irá subiendo si éste proviene de una firma más riesgosa o bien de un individuo, dependiendo de la calidad crediticia.

Pero, en todos los casos, se deberá pagar un porcentaje por la gestión del operador, que puede llegar a ser del 5%, si se trata de un cliente nuevo o que mueve poco volumen.

"Las tasas varían dependiendo del firmante y de los plazos. Como referencia, se puede decir que se cobra entre el 7% y el 15% mensual más un 3% fijo de gestión", informa un prestamista que cambia cheques en el microcentro porteño.

Hablando "en plata", si se necesita descontar un cheque de $30.000 librado a 30 días, se recibirá en mano una cifra que -con la tasa más cara- será de $24.600. Y, en el mejor de los casos, subirá hasta los $27.000.

El plazo mencionado (30 días) es el tiempo habitual que se está negociando en la actualidad, que cada vez se aleja más de los 90 días que se solía operar hasta no hace mucho tiempo.

En cuanto a los cheques de pago diferido, la tasa que se cobra para ese plazo ronda el 7%, aunque aquí también existe una notoria dispersión en los cargos.

¿En cuánto difieren estas tasas de las que cobran los bancos? Mucho menos de lo que uno pudiese imaginar.

Una empresa mediana o pequeña con un buen balance debe afrontar un costo financiero total (incluyendo comisiones y gastos por la operación) que se puede elevar hasta un 6% mensual (incluyendo comisiones y gastos por la operación).

El problema radica en que las entidades suelen asignar un cupo de descuento permitido que muchas veces es inferior a las necesidades de la firma.

"La razón del por qué es tan costoso es que, con el freno en la actividad, trepó considerablemente el número de cheques que vienen de vuelta y esto complica la cobranza", afirma el ejecutivo de un banco privado.

Fuentes del sector señalan que el mayor desafío que deben enfrentar las entidades financieras es el de una morosidad creciente, que si no se maneja adecuadamente termina convirtiéndose en incobrabilidad lisa y llana. Y eso se paga.

De hecho, según las últimas estadísticas del Banco Central, el total de cheques rechazados creció un 85%, marcando un récord histórico ($6.100 millones), siendo el peor registro desde el 2002 a hoy.

Negocio cuevero
Como en todo mercado, existen nichos que son atendidos por las distintas financieras.

Por un lado, están las que se dedican exclusivamente a negociar cheques de terceros en poder de compañías con buenos registros bancarios que recurren a sus servicios por haber cubierto los márgenes que les otorgan los bancos.

A esta modalidad se pueden sumar las siguientes:

1. Compra de cheques
Se maneja con quienes tienen en su poder valores de terceros al día y buscan hacerse del efectivo en forma inmediata para evitar la espera del clearing bancario.

El costo de la operación se ubica en el 3% para aquellos cheques emitidos al portador, y en el 4,5% para los "no a la orden", aunque los emitidos fuera de la Capital Federal pueden sumar hasta medio punto adicional.

De esta manera, en el primer caso, con una tasa de 3%, por esos mismos $30.000 se recibirán $29.100 y, en el segundo, unos $28.650.

Lo más usual es que el cliente se haga de los fondos una vez que los mismos son acreditados en su banco. Pero existe una variante, que consiste en adelantar el cobro y hacerse de los billetes al instante de recibir el documento.

Claro está que esto tiene su precio: un 5% mensual, que se prorratea en función de los días que restan hasta el momento en el que aparecen los fondos en la cuenta, al que se debe sumar el costo fijo de la operación.

Entonces, para un plazo normal de 72 horas, dicho costo asciende al 3,5%. Pero si esa operación se realiza un jueves o viernes (antes del fin de semana), ascenderá al 3,83%.

Este descuento será mayor si se está en vísperas de un feriado puente ya que, en tal caso, se adelantarían fondos por un total de seis jornadas, por lo que el mismo ascendería al 4,2%.

2. Préstamos con cheques personales
Es una de las alternativas más difundidas para quienes necesitan dinero y disponen de una cuenta corriente habilitada.

En estos casos, en el mercado se cobra una tasa que parte de un piso del 12% mensual.

En general, se ofrecen préstamos que van desde los $10.000 a los $50.000, que son devueltos en plazos que pueden llegar a las doce cuotas, si bien actualmente se trabaja con un promedio de 120 días.

A manera de ejemplo, por $30.000, a cuatro meses, se deben emitir cuatro cheques, por entre $11.500 y $11.800 cada uno.

3. Cable
Es otra de las transacciones muy requeridas por los clientes de las cuevas. Se trata de transferir dólares a cuentas establecidas en el exterior.

Por lo general, el cliente se presenta con pesos, que la propia cueva transforma en billetes verdes, que quedan en "custodia" hasta que se confirme la operación.

Se trata de una transacción donde el principal resguardo es la confianza.

Curiosamente, en vez de pagar una comisión, el cliente se ve "beneficiado" con un descuento sobre el precio del blue que puede rondar, según el momento, entre el 1,5% y el 2%.

Volumen del mercado
Al tratarse de un segmento que en parte se mueve en la informalidad, descontando valores o documentos de transacciones realizadas en negro, no existen cifras precisas que permitan determinar la real dimensión en este tipo de circuito.

No obstante, fuentes del mercado señalan que el volumen no es para nada despreciable, habida cuenta de que un 30% de la economía opera por fuera de los andariveles formales.

Este es uno de los motivos que alientan el crecimiento y uso de esta operatoria, que se potencia en momentos en los que la cadena de pagos se resiente.

Se estima que las "cuevas" de mayor envergadura pueden mover unos $500.000 diarios, de los cuales la mayor parte se vincula con el descuento de cheques.

Las más pequeñas mueven un monto por debajo de los $100.000.

Los requisitos que solicitan "a priori" es el de poseer una cuenta, fotocopia del cheque y de la factura por la cual se recibió el valor a descontar.

En algunos casos, el préstamo personal se ofrece a cambio de un cheque propio del solicitante de los fondos, con el requisito de que la cuenta tenga una antigüedad mayor a seis meses.