Check the new version here

Popular channels

Las sanciones y la crisis llevan a Putin a subir impuestos

Por primera vez desde su llegada al poder, el presidente ruso se plantea aumentar el IVA o el IRPF



El impacto negativo de las sanciones occidentales sobre Rusia se suma a las consecuencias de la crisis económica y al precio de las aventuras políticas del presidente Vladímir Putin. El tercer paquete de medidas impuestas por la Unión Europea, en vigor desde el 1 de agosto, se dejará sentir de forma paulatina, según prevén los expertos locales, que debaten sobre las formas y los ritmos de la destrucción, capilar a capilar, de una labor de décadas cuyo objeto era la integración de la economía rusa en un mundo global. En este complejo proceso de “desgarramiento”, coinciden, sufrirán tanto los que sancionan como los sancionados, involucrados ya todos ellos en una espiral de acción y reacción cuyo fin es difícil de apuntar.

La UE intenta castigar la política rusa de “desestabilización” en Ucrania con unas sanciones frente a las cuales el Kremlin trata de activar los reflejos que forman parte del inconsciente colectivo ruso, tales como la movilización en torno al líder o la capacidad sobrehumana para crecerse ante situaciones críticas. La nueva guerra económica pone a prueba las posiciones ideológicas oficiales, en el caso de Bruselas, la perseverancia en el rumbo emprendido pese a su efecto bumerán y en el caso de Moscú, la habilidad de los rusos de este siglo (contagiados del virus del consumo) y de sus líderes (proclives a la retórica verbal) para aprovechar el reto en aras de la diversificación de su propia economía.

El factor político predomina. “Si las autoridades rusas quisieran revisar hoy su política, les sería difícil cambiar de posición, porque son ya rehenes de la opinión publica para la que trabajaron hasta lograr un apoyo del 80% al 85%. ¿Cómo rectificar cuando la gente grita que Crimea nos pertenece?”, comentaba a esta corresponsal el economista Igor Nikoláyev, director del Instituto de Análisis Estratégico. Este experto indica que el coste anual de los planes para integrar Crimea en la Federación Rusa (640.000 millones de rublos en tres años, 13.389 millones de euros) equivale a la mitad del presupuesto federal de sanidad.

Moscú supera el déficit previsto y no logra elaborar el presupuesto para 2015
Con gran probabilidad, Rusia rebasará el déficit presupuestario planeado para 2014 (390.000 millones de rublos o más de 8.155 millones de euros). El Gobierno tiene enormes dificultades para elaborar el presupuesto de 2015 debido a los gastos imprevistos (Crimea y guerra en Ucrania), combinados con la disminución de los ingresos, entre otras cosas por la crisis económica y la fuga de capitales, así como con las previsiones negativas sobre los precios de los hidrocarburos. Por primera vez desde que llegó al poder en 2000, Putin ha dado luz verde para impopulares subidas de impuestos, que el Parlamento deberá aprobar para entrar en vigor. Las opciones que se manejan son la subida del IVA del 18% al 20%, la introducción de un impuesto sobre las ventas (un 3%) o bien un incremento de uno a dos puntos o bien escala progresiva sobre el IRPF, ahora situado en un 13% para todos. El impuesto sobre las ventas existió en el pasado y tenía carácter regional, pero fue abolido por su poca eficacia y los problemas de recaudación que planteaba.

La última ronda de sanciones europeas, a las que se suman las de Estados Unidos, afectan a cinco bancos rusos (Sberbank, el VTV, Gazprombank, Vneshekonombank y Rosseljosbank), que han visto restringido su acceso al capital internacional por cuanto se prohíbe a los ciudadanos y compañías de la UE comprar o vender nuevas obligaciones, acciones o instrumentos financieros de estas instituciones con vencimientos superiores a 90 días. Los bancos rusos, sin embargo, pueden pedir préstamos sindicados y sus filiales en la UE quedan al margen de las sanciones. Entre todos los bancos afectados, el Sberbank es el más importante, ya que prácticamente todos los ciudadanos rusos mayores de 14 años son clientes de esta institución, donde 24 millones de jubilados reciben sus pensiones. Las sanciones “destruyen las bases de funcionamiento del sistema financiero global y no contribuyen a resolver la crisis europea en relación con la situación en Ucrania”, señala un comunicado del banco.

Rusia tiene unas holgadas reservas de divisas (del orden de 478.000 millones de dólares, unos 355.000 millones de euros, a fines de junio) y el Banco Central puede mantener el rublo, pero la fuga de capitales obliga ya a ir consumiendo los fondos creados para casos de crisis. En el primer semestre de 2014, la fuga de capitales ascendió a casi 75.000 millones de dólares (48.800 millones en el primer trimestre frente a los 33.700 millones del mismo periodo del año pasado).

El coste de la anexión de Crimea equivale a la mitad del gasto federal en sanidad
La economía rusa se estancó en junio y el PIB puede descender este año hasta un 1% con respecto a 2013, señala Nikoláyev, quien apunta un ulterior descenso del 3% al 4% para 2015. La inflación, sin embargo, se mantendrá este año por debajo del 10%, afirma. “Todo va de mal en peor”, pero “de momento no hay motivos para el pánico” y, por lo tanto, no hay razón para correr al banco a sacar los depósitos, afirmaba el economista, quien junto con otros expertos daba consejos a sus conciudadanos en un debate organizado por la agencia Rosbalt bajo el título “¿Cómo proteger sus ahorros en el apogeo de las conmociones económicas?”.

Mientras tanto, Rusia ha sacado ya a concurso la creación de un sistema nacional de tarjetas de crédito nacionales, alternativo a Visa y Mastercard.
0No comments yet
      GIF
      New