Canales populares
  1. Noticias y actualidad
  2. »
  3. Otros países

Las universidades K recibirán 5 veces más plata que la UBA



Surge del Presupuesto 2015, que Diputados debatirá la semana próxima. Mientras la UBA podrá invertir sólo $52 por día por alumno, las nuevas universidades dispondrán, en promedio, de $235.

En 2015, la UBA podrá invertir sólo 52 pesos diarios por alumno: recibirá 8 veces menos fondos que la Universidad de Avellaneda y, en promedio, casi 5 veces menos que las universidades creadas desde 2009. Los datos surgen del proyecto de Presupuesto para el año que viene, que podría ser aprobado por Diputados el 8 de octubre.

Según las previsiones del Gobierno, la UBA contará en 2015 con un presupuesto de 6.690.065.571 pesos, para un total de 351.200 alumnos, según las últimas estadísticas del Ministerio de Educación, que corresponden a 2011. De estas dos cifras se desprende que la universidad más grande del país contará en 2015 con 52 pesos diarios por alumno, por debajo de todas las universidades creadas recientemente e incluso de otras universidades tradicionales.

Para la de Avellaneda, por ejemplo, está previsto un monto de $106.502.285 que, dividido por sus 641 alumnos, da un total de $455 diarios: 8 veces más que la UBA. En el caso de Moreno, otra de las universidades del conurbano creadas en estos años, el presupuesto diario por alumno será de 301 pesos, 6 veces más que la UBA.

Pero las mayores diferencias se dan con la Universidad de Tierra del Fuego, inaugurada en 2010, que el año próximo tendrá un presupuesto de $121.275.679 para 530 alumnos: son $627 diarios, en una provincia donde el costo de vida es más alto. Según informó El Cronista, el aumento presupuestario para la universidad fueguina será del 69,7%, similar al de la Arturo Jauretche, de Florencio Varela (69,2%), y más del doble de la actualización interanual que recibirá la UBA (29,6%), que será más bien un recorte si se considera la inflación, estimada en torno al 40%.

Desde la UBA consideraron que el presupuesto es insuficiente. “En el rubro salud, la Universidad contará en 2015 con apenas 178.242.105 pesos, con los cuales deberá financiar sus cuatro hospitales: Clínicas, Roffo, Vaccarezza y Lanari. Es insostenible si se compara con otros hospitales, como el Posadas, que tiene un presupuesto de 1.200 millones de pesos”, explicó a Clarín Emiliano Yacobitti, secretario de Hacienda de la UBA. Yacobitti estimó que se necesitarán como mínimo 800 millones de pesos más para poder mantener el funcionamiento de estos cuatro hospitales durante el año que viene. “ Con esa cifra se podría rentar a todos los docentes ad honorem ”, aseguró. Y contó que la UBA solicitó a la comisión de Presupuesto que “se reconozca la función de salud de la universidad”.

El Gobierno también reservó una partida de 150 millones de pesos para las “universidades de reciente creación”. De allí saldrán los recursos para las 6 nuevas universidades que está por aprobar el Congreso Nacional: tres en el conurbano (San Isidro, Almirante Brown y Hurlingham) y tres en el interior (Santa Fe, San Luis y Misiones).

Solo uno de esos seis proyectos, el de la Universidad de Rafaela en Santa Fe, tiene el aval del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), un organismo que reúne a todas las universidades estatales. En el plenario del CIN, reunido en Tandil, desaconsejó ayer la creación de otra casa de estudios: la Universidad Intercultural de los Pueblos Indígenas, proyectada en Formosa.

“A medida que se han ido creando universidades más chicas, la UBA fue recibiendo un porcentaje menor del presupuesto nacional. En los últimos 7 años, pasó del 31% del presupuesto universitario total a sólo el 28%”, señaló Yacobitti.

Para los expertos, el riesgo es que, pese a la mayor inversión estatal, las nuevas casas de estudio sean “ universidades de segunda ”, y advierten que falta una planificación integral. Mónica Marquina, especialista en política universitaria de la Universidad Nacional de General Sarmiento, señala que “estas nuevas creaciones demuestran que falta una planificación del sistema universitario y una mirada estratégica de conjunto”.

Para Marquina, “el interés por más universidades públicas, lejos de vincularse con una cuidadosa planificación del crecimiento del sector, como parecía insinuarse con la idea de los Centros Regionales de Educación Superior, está más cerca de la necesidad clientelar de satisfacer intereses locales particulares. Estas creaciones pretenden inscribirse en políticas de inclusión territorial de nuevos sectores sociales, pero no explican por qué se crean cerca de otras universidades ya existentes, o cómo van a asegurar la calidad de una formación que sea realmente significativa para la inserción laboral y ciudadana”. De todos modos, matiza, “las creaciones de los últimos años muestran diferencias. Cómo están formando, para qué sujetos sociales, deberían ser premisas claras antes de seguir con una expansión no planificada ”.

Julieta Claverie, doctora en Educación e investigadora del Centro de Estudios de Estado y Sociedad, aclara que no está en contra de la creación de nuevas universidades, “sobre todo en el interior, donde son necesarias ”. Pero plantea: “El tema es cómo se sostendrá ese financiamiento a largo plazo. No se está pensando la articulación del sistema en su conjunto; en el conurbano algunas universidades se están ‘pisando’ entre sí”. Para Claverie, uno de los riesgos de la falta de planificación es “que termine habiendo universidades de primera y universidades periféricas, de segunda, que absorban una demanda residual”.

Tampoco la comparación regional favorece a la UBA. Su presupuesto en dólares (unos US$ 790 millones, es decir, US$ 6 diarios por alumno) también está muy por debajo del de otras universidades latinoamericanas, como la Católica de Chile (que es privada y maneja unos 560 millones para 21.000 alumnos), la de San Pablo (2.234 millones para 90.000 alumnos) o la Autónoma de México, cuya matrícula es similar a la porteña (337.000 estudiantes), pero con casi 4 veces más recursos.
0No hay comentarios