Lavado de Dinero, Mauricio Macri encubridor?

Un funcionario porteño confesó que Macri anuló clausuras para sus amigos
El ex coordinador de inspecciones de Higiene y Seguridad de la Ciudad contó cómo hizo el alcalde para levantar la clausura de Laboratorios Beta, de Gregorio Zidar, ex directivo del Club Boca Juniors. La conexión con Iron Mountain.

Un alto funcionario de la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires reveló que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, evita clausuras de empresas amigas que violan la ley. La declaración, registrada con una cámara oculta, se conoció en los últimos días tras una revelación que provocó un giro en el caso y que demostró que el incendio en el depósito de la firma Iron Mountain, en el que fallecieron diez personas el 5 de febrero de 2014, fue intencional. El depósito no había sido monitoreado por la administración macrista en el último año.
Ante la cámara oculta, Fernando Cohen, ex coordinador de las inspecciones de Higiene y Seguridad porteña, actualmente gerente operativo de la Subsecretaría de Trabajo –dependiente del Ministerio de Desarrollo Económico de la Ciudad–, aseguró que Macri llama por teléfono a funcionarios y a inspectores para frenar clausuras de empresas cuyos dueños son amigos del jefe comunal. El video, en el que se ve a Cohen con una sinceridad brutal, data de 2010. Fue grabado por el ingeniero Edgardo Castro, inspector y subordinado de Cohen, quien clausuró el predio de Iron Mountain en Barracas, en 2008. El registro audiovisual que se realizó en el despacho de Cohen evidencia el funcionamiento irregular del sistema de controles en la Ciudad.
Según el registro fílmico, Cohen se refiere específicamente al laboratorio Beta, cuyo dueño es Gregorio Zidar, uno de los vicepresidentes del Club Atlético Boca Juniors durante dos de los tres períodos consecutivos en que Macri estuvo al frente de la administración del club. "Lo de Beta no se pudo clausurar. Por el quilombo que se armó. Le hicimos la inspección, lo cerramos. Y le mandamos la multa. Porque no lo podemos clausurar. ¿Sabés de quién era Beta? De Goyo Zidar, que era el directivo de Boca amigo de Macri. Llamó Macri en ese momento. Y entonces, ¿qué querés?", precisó Cohen a Castro para explicar por qué no se pudo clausurar en su momento el laboratorio cuando el informe de los inspectores había sido contundente.
Castro explicó a la agencia Télam que "llama Macri o la secretaria, es lo mismo, llaman desde la Jefatura de Gobierno para frenar clausuras", aseguró.
"Me pasó en lo personal, durante una clausura, me bombardearon a llamados para que la frene", afirmó el inspector, quien subrayó que "del manejo también participa el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, un ex ejecutivo del HSBC", banco que fue denunciado a nivel global por sus maniobras de asistencia a ahorristas para ocultar cuentas monetarias, y que lo hizo con 4620 clientes argentinos por US$ 3505 millones. En Iron Mountain se quemaron más de 20 cajas pertenecientes al Banco HSBC con el rótulo "Lavado de Dinero", entre otros documentos.
Castro precisó que "Cohen es el mismo que hizo desaparecer las actuaciones sobre Iron Mountain" realizadas por el propio inspector en 2008 y que ya daban cuenta de las falencias que tenía el lugar, al que debía revocársele la habilitación.
En declaraciones al canal de noticias C5N, Castro explicó que la cámara oculta "surgió como consecuencia de otra irregularidad en una inspección que hice yo con otros colegas en una tintorería que tenía una licitación pública con el gobierno de la Ciudad para el lavado de ropa hospitalaria: cuando la vamos a clausurar hay toda una maniobra para evitarlo y la policía termina corriéndonos del lugar". "Cuando volvemos (a la tintorería) se arma otro escándalo que le termina costando la cabeza al ministro de Salud (Jorge Lemus)por sus arreglos con este tipo de cuestiones, de contratos. Justamente como ya estaba lo del laboratorio Beta, ese fue el detonante para que me junte con Fernando Cohen", añadió Castro. "Hay más videos que muestran a otros funcionarios contando cómo se pierden papeles y se frenan clausuras", advirtió el inspector. Las revelaciones ya sembraron un sinfín de interrogantes sobre las razones que activaron controles laxos en uno de los depósitos que Iron Mountain tiene en la capital, donde se guardaban documentos sumamente sensibles para varias firmas importantes. «