Lázaro y Cristina tienen su propio Yacyretá santacruceño

Es la Santa Cruz de los Kirchner... (porque con el inoperante Daniel Peralta, sigue siendo la Santa Cruz de los Kirchner. Un gobernador que paga salarios gracias a los contribuyentes de todo el país. En un país serio ya lo tendrían que haber echado...). Bueno, en la Santa Cruz de los Kirchner, Lázaro Báez había prometido ejecutar una obra pública en 36 meses pero lleva 8 años y nadie lo pone preso... ¿Recuerdan que Yacyretá es el monumento a la corrupción? Bueno, Lázaro y Cristina tienen su propio Yacyretá.



En Caleta Olivia en el año 2009 se le otorgó a Austral Construcciones SA, la obra de la avenida de Circunvalación en el ingreso a la ciudad por un total de $126 millones y un plazo de terminación de 36 meses.

Según los registros de la Unidad de Coordinación de Fideicomisos de Infraestructura (UCOFIN), dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la Nación, hasta el 2010 se llevaban pagados cerca de $200 millones ($74 millones más que lo inicial). Lo incierto, es que desde el 2010 al 2014, nadie sabe, porque no existen registros, cuánta plata más ha pagado el Estado nacional en esta obra inconclusa, a la empresa de Lázaro Báez.

Nelson Periotti, por orden de Julio de Vido, en la campaña del 2011 dijo en Caleta Olivia que la terminación de la obra tenía como límite 2012, principio de 2013. En las últimas declaraciones de Julio De Vido, dijo que “sin falta” el camino de circunvalación estará terminado en octubre de 2015, casualmente, época de elecciones.

OPI consultó al respecto al Concejal por la UCR de Caleta Olivia, Juan Acuña Kunz, quien presentó un proyecto para que se informe la actuación de Austral Construcciones SA, por cuanto quiere que se conuniquen los tiempos y los montos que nadie conoce “No puede ser que ya llevemos 8 años esperando que la obra finalice. Acá vinieron con bombos y platillos funcionarios nacionales, provinciales y locales a anunciarnos que terminaban en el año el 2012 y nada. Luego hicieron lo mismo en el 2013, en el 2014, y ahora resulta que el Ministerio de Planificación le contesta una carta a la FUVECO diciéndole que en Octubre del año que viene finalizan”.

“Nosotros – dijo Acuña Kunz a OPI – hicimos un relevamiento de la obra y no hay más de un 60% terminado, pero lo más grave es que no sabemos cuánto nos ha costado, porque solo en el 2010, ya se le habían pagado a Báez más de $70 millones del precio inicial y del 2010 hasta hoy, no existe información de lo que se pagó”, remarcó el edil.

Sacando un promedio de tiempo-ejecución de la vía de Circunvalación de Caleta Olivia, resulta que Austral Construcciones ha avanzado a razón de un 7,5% por año, pero ha cobrado no menos del doble de la suma licitada, sin que exista ningún tipo de información oficial que avale lo que el Ministerio de Planificación abonó por este concepto.

En sintonía con esta “costumbre” de mantener “obras eternas”, pero que le han asegurado al empresario K un buen flujo de fondos durante esta “década ganada”, digamos que la autovía de acceso a Río Gallegos, es un paradigma de ese tipo de obras que están en permanente construcción desde hace por lo menos 7 u 8 años. Lo que tampoco resulta casual, sino que es un “modus operandi”, se refiere a la falta de información financiera que existe alrededor de estas licitaciones truchas, que han sido parte de la cartelización que impulsó e instauró Néstor Kirchner, socio de Lázaro Báez.

De estas “megaobras” se conocen (en el mejor de los casos) el monto de inicio (lógicamente sobrefacturados), pero a lo largo del tiempo (por eso duran tanto) se pagan decenas de certificados más por el ambiguo concepto “Ampliación de presupuesto” y/o “Gastos por mayores costos”. Allí radica un negocio espurio que nadie conoce, sobre el cual nada se informa y en este caso, es justificable que una obra dure muchos años, aún cuando haya un incumplimiento expreso de los contratos, porque esta extensión indefinida, permite que entre el Ministerio de Planificación y Austral Construcciones SA haya una corriente de dinero público, fuera de toda auditoría o al menos, sometido a la arbitrariedad del funcionario nacional que paga, extiende los tiempos y repaga, sin control.

Este mecanismo se ha aplicado históricamente desde el 2003 en toda la obra pública provincial. OPI lo ha informado una y otra vez sobre las rutas nacionales y/o provinciales. Allí, la empresa ha colocado un cartel inicial, pero la obra permanece inconclusa por años, sin embargo, durante ese tiempo siguen corriendo fondos que nadie conoce y se siguen “manteniendo” los trabajos, por un tiempo indefinido. Se asfalta, se hacen banquinas, se diagraman desvíos, curvas, luego se vuelve a repavimentar y así sucesivamente hay un trabajo permanente que busca sostenerse en actividad para justificar los sucesivos pagos. Ejemplos más claros son la ruta nacional Nº 3 y la ruta nacional 40.

Insistimos en algo que siempre decimos: que esto ocurra no es raro, ni tampoco imposible que suceda en un país como Argentina y ni siquiera es el único lugar en el mundo donde pasa esto; lo que hace la gran diferencia es la impunidad o la falta de justicia.

En Santa Cruz no existe ni un Fiscal y mucho menos un Juez que haya puesto la mira en estas cuestiones. No existen denuncias ni investigaciones. La Justicia, aún ante lo evidente, prefiere mantenerse al margen y nunca, en la vida institucional de la provincia, alguien involucrado en casos de corrupción como aquellos donde privados se mezclan con el Estado, ha sufrido alguna consecuencia.