Check the new version here

Popular channels

le clavó una lapicera en el ojo a un hombre que habría queri

El intento de secuestro ocurrió ayer en San Rafael, Mendoza. La niña salió de la escuela y cuando volvía a su casa fue interceptada por un hombre que le dijo que su madre lo había mandado a buscarla. Luego la quiso meter en el auto y ella le clavó una lapicera.





El hecho de inseguridad y violencia conmovió el sur mendocino cuando trascendió la noticia de que una 
nena de 12 años se salvó milagrosamente de ser secuestrada por un hombre que hasta el momento no ha sido identificado.

El intento de secuestro ocurrió ayer. La niña -de la que no se ha revelado la identidad por tratarse de una menor de edad- salió de la escuela José Salas de Cuadro Nacional cerca de las 16. Como todos los días, volvió a su casa caminando por el recorrido que tomaba habitualmente, comentó el jefe de la Policía departamental San Rafael, Horacio Juri, en diálogo con Los Andes.

Desde la escuela -ubicada en Belgrano 113- caminó dos cuadras hasta la plaza distrital y allí un hombre desde un auto le grito: "¡Brenda!”. La nena le dijo que no se llamaba Brenda y siguió su camino. No conforme con la respuesta, el conductor la siguió y trató de convencerla diciéndole: "Tu mamá me pidió que te llleve a tu casa”. Pero estas palabras sólo incrementaron la desconfianza de la niña y decidió correr hasta su casa.

En ese momento, el hombre se bajó del auto -que la víctima describió como un auto blanco, viejo y sin patente- y e intentó tomarla por la fuerza para meterla en el interior del rodado. Ante el primer contacto, la alumna de sexto grado no dudó en defenderse, le clavó una lapicera debajo del párpado inferior de un ojo y comenzó a gritar.

Los vecinos de la zona salieron de sus casas alarmados ante el pedido de auxilio y el supuesto secuestrador aprovechó el revuelo para subirse al vehículo y escapar. Según los testigos, el hombre tiene alrededor de 40 años, pelo corto y negro, es delgado y de tez blanca. Huyó en un Peugeot 504 con los vidrios polarizados.

Las personas que auxiliaron a la nena, llamaron a la policía y la contuvieron hasta que llegaron sus familiares. Ahora, el caso está en manos del Primer Juzgado de Instrucción a cargo de Paula Arana, que junto al personal de Investigaciones están intentando dar con el paradero del sospechoso.



0No comments yet