Check the new version here

Popular channels

Le gano un Mundial a la Argentina y ahora limpia inodoros







La triste historia de Andreas Brehme










El ex futbolista alemán fue quien le hizo el gol a la Argentina en la final del Mundial del 90; está endeudado y a punto de perder su casa; Beckenbauer reclamó públicamente ayuda







n de esas noticias que cuesta creer. El ocaso de un futbolista que para los argentinos sólo trae malos recuerdos, pero que aun así conocer su situación actual causa sorpresa y tristeza. Andreas Brehme, el autor del gol que dio el triunfo a Alemania contra la Argentina en el recordado Mundial de 1990, se encuentra en la ruina, está a punto de perder su casa y le ofrecieron trabajo en tareas de limpieza. Según publica el periódico alemán Deutsche Welle, el ex futbolista tiene una deuda de 200.000 euros y le ofrecieron "limpiar inodoros".





A sus 53 años, Andreas Brehme pasa días muy difíciles y 24 años después de ser ídolo en su país por darle el título mundial a Alemania está arruinado. El artículo periodístico dice sobre él. "En el caso de Andreas Brehme, su último trabajo conocido con un ingreso fijo lo tuvo en el 2006, cuando ocupó en Stuttgart la posición de asistente técnico del equipo de primera división. Desde entonces, y cada vez con menos frecuencia, se le había visto en diferentes avisos publicitarios, o participando en eventos públicos".

El mundo del fútbol salió a respaldar al ex jugador. De hecho, Franz Beckenbauer, técnico de aquella selección alemana, reclamó públicamente ayuda y Oliver Straube, otro ex futbolista, no tardó en salir al cruce. "Estamos dispuestos a emplear a Andreas Brehme como ayudante en nuestra firma. Allí se enterará lo que es trabajar de verdad haciendo el aseo de los sanitarios e inodoros. Eso le servirá para enterarse de cómo es la vida y mejorar su imagen. Eso sí es ayudar a Brehme", dijo el ex jugador.

El duro artículo del periódico alemán:
"El plan B de Andreas Brehme fue seguir en el fútbol, como entrenador. A su cargo tuvo al Kaiserslautern y al Unterhaching antes de convertirse en el asistente del famoso Giovanni Trapattoni en Stuttgart. Esa sería su última estación profesional en 28 años de trayectoria deportiva, que amenaza terminar como la de su colega Eike Immel, exportero del Dortmund y de la selección nacional.

Immel tuvo que declararse en bancarrota tras fallar en cumplir las obligaciones con sus acreedores. En busca de ganar algo de dinero el exjugador protagonizó un penoso concurso de televisión en el que los participantes son enviados a la selva sin alimentos, que solo obtienen tras superar pruebas como el comer genitales de animales, o atravesar descalzos cuevas llenas de insectos y ratas"..







0
0
0
0No comments yet