About Taringa!

Popular channels

Le Pasa a cualkiera.....

La mascota del microondas

Windhoek, Sudáfrica.- n esta localidad, una nerviosa anciana maldice la moderna tecnología porque su querido gato ha muerto en el horno microondas.

El subastador Ferry Heij contó que esta mortificada mujer le había llamado para decirle que quería vender el horno.

Le explicó que su gato se había empapado después de estar bajo la lluvia y ella pensó que la mejor manera de secarlo era meterlo en el microondas.

Metió el gato, puso el temporizador en “descongelar” y lo encendió.

La anciana le contó al señor Heij que el pelo del gato se puso inmediatamente de punta y diez segundos después explotó.

El vendedor limpió los pelos del horno y lo vendió por 150 rands.


¡Maldición! ¡Otra vez asada!

Una joven iba a asistir a una boda, pero no le gustaba lo pálida que estaba. Como los centros de bronceado tienen límites de treinta minutos al día, visitó varios sitios diariamente para acelerar la velocidad del bronceado.

Tras varias semanas de seguir este ritmo se dio cuenta de que no se encontraba demasiado bien y de que olía bastante mal, incluso recién bañada.

Fue a ver a un médico, quien, después de examinarla, le dijo que se había cocinado los órganos internos a base de una sobreexposición a rayos UVA. El olor provenía de la corrupción de aquéllos y, lo que era peor, a la irresponsable muchacha sólo le quedaban dos semanas de vida.


El robo doble

Una mujer se va de compras a los grandes almacenes Lord & Taylor del centro de Washington D.C.. Mientras ella está allí siente la necesidad de ir al lavabo. Cuelga el bolso en el gancho de la puerta y, apenas se ha sentado, una mano asoma por encima de la puerta, agarra el bolso y desaparece rápidamente. Para cuando la mujer acaba de colocarse la ropa, el ladrón le lleva gran ventaja.

Entonces acude a las oficinas de los almacenes y denuncia el robo. Por lo general, los ladrones se quedan con el dinero y tiran el bolso a una papelera, dejando en su interior las llaves y las tarjetas. Un par de días después, como se esperaba, recibe una llamada telefónica del director de los almacenes para informarle de que se ha recuperado su bolso. ¡Qué hombre tan encantador!

”¿Cuánto puede tardar en llegar?” (“Vivo a sólo treinta minutos.”) “¿Necesitará a alguien que le cuide a los niños?” (“No, no. Están en el colegio”) “Espero que mi llamada no haya despertado a su marido” (“No. Hace el horario normal de 9 a 5”)

Total, que se va al centro y… ¡exacto!: nadie sabe nada de su bolso. Vuelve a cassa desconcertada y al llegar descubre que durante su ausencia (según los vecinos testifican después) un camión de mudanzas ha aparcado frente a su puerta y le han desvalijado la casa.


La sorpresa de Ricky Martin

La polémica saltó durante el año 1999, un día en el que el programa "Sorpresa, Sorpresa" -emitido durante toda la temporada por Antena 3 TV- decide sorprender a una niña el día de su cumpleaños. Para ello el programa contacta con Ricky Martin, artista por el que la niña parece profesar gran admiración.

Cuando llega el momento de la conexión en directo con la casa de la niña (de 12 ó 13 años), Ricky Martin se encuentra escondido en el armario de la habitación de la niña. Los familiares le dan una disculpa a la niña para dejarla sola un rato en casa mientras van de compras.

Mientras los familiares esperan la sorpresa fuera de casa, viéndolo todo desde los televisores en el estudio de Antena 3, se puede ver a la niña jugando con su perro Skippy, tranquilamente en su cuarto. De repente, a escasos momentos de la conexión, la niña va a la cocina, coge una tarrina de mermelada y se dirige a su habitación.

Cuando llega a la habitación comienza a untarse con mermelada sus partes nobles tras quitarse rápidamente la ropa. El perro comienza entonces a lamer con ansia el dulce. En esto, Ricky Martin, metido en el armario a dos escasos metros del espectáculo, comienza a verlo todo con los ojos fuera de sí, mientras media España ve como un perro le lame las ingles a una niña de 13 años en presencia de Ricky Martin.

A pesar de que en el programa original la escena se emite de una manera prácticamente íntegra, en la repetición del domingo por la mañana (que lógicamente causó gran expectación), la escena se corta enseguida y la presentadora (Isabel Gemio) sale del embrollo y enseguida cortan para publicidad.


Clase de urología

El siguiente relato sucedió en la Facultad de Medicina de Santiago de Chile, haciéndonos ver hasta dónde pueden llegar ciertas prácticas educativas cuyo fin es impresionar al alumno.

l profesor de la clase de Urología repartió muestras de orina a todos sus alumnos y el se quedó con una. A continuación, el profesor sumerge su dedo en la orina y ante el asombro de toda la clase introduce el dedo en la boca y empieza explicar tras una breve reflexión que el paciente tiene los niveles de azucar bajos, colesterol alto, etc.

Entonces invita a los estudiantes que sigan su ejemplo, y amenaza con suspenderlos si no hacen lo que el ha hecho. Algunos, aunque con falta de ganas, deciden hacerlo por miedo al suspenso.

El profesor entonces se dirige a los estudiantes que han hecho la prueba y les dice: "Aunque orgulloso de mi capacidad de convicción, debo comunicarles que deberían saber que la cualidad más importante para un futuro médico es la observación... Si ustedes hubieran sido observadores, se habrían dado cuenta que no lamí el mismo dedo que sumergí en la muestra de orina... Así que, sintiéndolo mucho, todos aquellos que hayan probado la orina, están suspendidos."

Mitos erróneos

Durante siglos, la medicina con la ayuda de la iglesia difunció una serie de bulos sobre las consecuencias nefastas que la mastrurbación acarreaba para la salud y el desarrollo físico y mental. Éstos son algunos de los mitos más difundidos y que aún persisten en algunos círculos sociales sobre el autoerotismo.

Provoca debilidad en los huesos.
No existe ningún peligro para la salud de los huesos asociado a la masturbación. Ésta tampoco influye en el crecimiento de los adolescentes.

Causa ceguera.
Hasta la fecha nadie ha perdido la visión debido al placer solitario. Antiguamente se creía que con el semen se perdían las vitaminas, como la A, necesarias para la buena vista.

Salen granos.
la aparición en la nariz u otro punto del rostro de los llamados vulgarmente granos pajilleros no tiene nada que ver con haberse mastrurbado la noche anterior. Más bien, las espinillas tienen que ver con la revolución hormonal que sufre el cuerpo durante la adolsecencia.

Salen pelos en las palmas de las manos.
Salvo una mutación genética, nadie tiene pelos en la palma de las manos y aún menos por acariciarse los genitales.

Uno se puede volver loco.
La práctica habitual del placer solitario de ningún modo puede degenerar en una esquizofrenia u otra enfermedad psiquiátrica. Si escierto, sin embargo, que algunos trastornos mentales están asociados a una conducta mastrubatoria compulsiva.

Hace que el pene se alargue.
Aunque a muchos les gustaría que esto fuera verdad, lo cierto es que las dimensiones del miembro viril están determinadas genéticamente y sólo se pueden manipular mediante cirugía y alargadores macánicos.


Fuente
27Comments
      GIF