Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Le robaron y como los policías demoraban fue a buscarlos: los encontró en un local de panchos



La comisaría se encuentra a solo seis cuadras del hecho. Los efectivos demoraron 45 minutosen llegar al lugar.

Es normal que cuando una persona que ha sido asaltada y llama al 911 espere que la policía concurra lo más rápido posible. Pero si esto no pasa y la víctima se cansa de esperar, puede optar por ir a buscar ella misma a los efectivos y, sobre todo, si la distancia a la que están es corta. Lo que no es esperable es que, en medio del trayecto, se encuentre de pasada con la camioneta de la policía en una panchería con tres uniformados comprando y que éstos le digan que “ya vamos”.

Aunque parezca insólito, esto le ocurrió a una familia de Corralitos. Cerca de las 21 del viernes, la mujer estaba tomando mate en la casa de una vecina en el barrio Leonángeli de esa localidad de Guaymallén. Se cruzó a la suya para buscar el celular y se encontró con que las puertas de las habitaciones, que siempre dejaban cerradas, estaban abiertas.

Volvió entonces a su vecina y desde ahí llamó al 911 y a su esposo, que estaba trabajando, para avisarle sobre lo que había pasado.

Cuando él llegó, revisó las distintas habitaciones de la casa y vio que la cortina de la única ventana que no tiene rejas estaba corrida y entonces se dio cuenta de que los ladrones habían entrado por ese lugar.

Como los minutos pasaban y no había señales de los policías el dueño de la casa decidió ir a buscarlos él mismo porque la comisaría de Corralitos queda a escasas seis cuadras de su casa.

En el camino se encontró con una camioneta de la policía que estaba parada en una panchería.

Fue hasta ahí, donde estaban tres oficiales. Les dijo que le habían robado y que ya había llamado por teléfono.

“Sí, sobra un oficial”, le dijo el inspector en ese momento, quien ya estaba al tanto de la comunicación avisando del robo.

Unos 15 minutos después de eso, los mismos tres uniformados finalmente fueron a la vivienda.

A la familia le robaron una notebook, una cámara digital, un celular, una guitarra eléctrica, un taladro con percutor y los últimos $500 en efectivo que tenían para llegar a fin de mes.

Desde el llamado hasta que acudieron los policías tardaron alrededor de 45 minutos, pese a que la comisaría está -vale reiterarlo- a sólo seis cuadras del lugar donde ocurrió el robo.

Es un tiempo suficiente para que los delincuentes se fueran caminando con lo robado.