Check the new version here

Popular channels

Lear: una lucha inquebrantable

4 MESES Y SIGUEN

Lear: una lucha inquebrantable

Viernes 3 de octubre de 2014 - Andrés García - La izquierda Diario



Al cumplirse 4 meses de conflicto los trabajadores de Lear realizaron la décima jornada nacional de lucha. Con cortes itinerantes en ambas manos de la Panamericana lograron burlar nuevamente un gigantesco operativo con más de 800 “gendarmes caranchos” y 100 móviles. Exigen la reincorporación de más de cuarenta trabajadores despedidos y el reconocimiento de los delegados


La décima jornada nacional de lucha de los trabajadores de Lear comenzó bien temprano con centro en las acciones que se desarrollaron en la autopista Panamericana, escenario principal de una lucha histórica que se transformó en un emblema nacional de resistencia a los despidos y enfrentamiento a las empresas buitres norteamericanas que no respetan las leyes argentinas con la complicidad del gobierno y la conducción del SMATA. A pesar de los encendidos discursos de la Presidenta en cadena nacional contra los “buitres del norte”, el gobierno nada hizo hasta el momento por la reincorporación de los trabajadores. Por el contrario envió un descomunal operativo que fracasó en el intento de que la protesta no pueda expresarse. Una vez más las contradicciones entre relato y realidad de la era K son harto evidentes.

Para el pesar del gobierno, la exigencia inquebrantable de una respuesta por la reincorporación de los despedidos y por el reconocimiento de sus verdaderos delegados fue escuchada por todo el país a través de los medios de comunicación que empezaron el día titulando “la Gendarmería otra vez burlada”. El lema de los trabajadores “Familias en la calle Nunca Más. Todos adentro” volvió a colarse en cada hogar generando cada vez más simpatía popular. Este apoyo se expresa por ejemplo en una de las imágenes del día, la foto que se sacaron todos los trabajadores de prensa “movileros” que cubren el conflicto hace meses con los trabajadores, que se ganaron su simpatía. También el cantante y líder de Divididos Ricardo Mollo se sacó otra foto apoyando la lucha.

La empresa Lear de manera ilegal suspendió primero y despidió luego a más de doscientos trabajadores. Los argumentos fueron variando y todos se demostraron falsos con el pasar de los días. Primero que los trabajadores eran improductivos, después que la empresa tenía crisis, también que los delegados eran “violentos” por lo que la empresa debía irse del país. La verdad es que las víctimas de la violencia son las familias en la calle que soportaron represiones de la bonaerense y de los “gendarmes caranchos” especialistas en armar causas y los delegados que fueron hostigados por la patota del Smata. La verdad es que, declarado por representantes de la empresa y funcionarios del gobierno, Lear se prepara para duplicar su personal ¿No era que tenía crisis y se iba del país? En este marco, mantener los despidos es cada vez más insostenible y no quedan muchas excusas para hacerlo. Como expresan los trabajadores “si se va a duplicar el personal, deberían ser los despedidos los primeros en ingresar”.



La voz de los protagonistas

Voceros de los trabajadores dialogaron con La Izquierda Diario durante la jornada y señalaron que: “esta es la Décima Jornada, donde se van a realizar cortes intermitentes cada 15 minutos. Venimos insistiendo en la reincorporación de todos los compañeros. Ya hemos logrado la reincorporación de 66 de ellos, garantizado el reingreso y las condiciones laborales de los delegados, pero como lo hemos votado en asamblea, pedimos las reincorporaciones de los cincuenta compañeros que están en la carpa, que vienen reclamando su puesto de trabajo, que vamos a seguir realizando todas las medidas necesarias para que ninguna familia quede en la calle”.

Otro de los despedidos aseguró: “es la Décima Jornada que hacemos, con eje central en las puertas de Lear. Ya hicimos dos cortes con caravana, con dos kilómetros de distancia, para evitar el accionar de Gendarmería. Queremos seguir teniendo la posibilidad de protestar, porque estamos reclamando algo justo para todos, que los que seguimos en la carpa seamos reincorporados”.



Acto de cierre

Al finalizar la importante jornada, los trabajadores y las organizaciones que los acompañaban realizaron un acto. Uno de los despedidos comenzó planteando “queremos que sepan que los trabajadores de Lear somos inquebrantables, y vamos a seguir hasta que no nos quede más aliento”. Otro de los trabajadores que reclaman su reincorporación agregó que “estamos con todos los ánimos de seguir la lucha, y no parar hasta que entre el último compañero. La solidaridad es mucha entre nosotros, y eso nos da fuerzas para seguir adelante. Vamos casi cuatro meses y estaremos el tiempo necesario. Ni el sindicato ni la empresa nos van a parar”.

Finalmente, los trabajadores le dieron la palabra al diputado nacional del PTS-FIT, Nicolás del Caño. El joven legislador de izquierda los viene acompañando desde que se inició la lucha junto a Christian Castillo, diputado provincial del PTS-FIT, tanto en las movilizaciones en la Panamericana como en el Parlamento. En la ruta ambos fueron reprimidos, y Del Caño en su banca del Congreso Nacional fue hostigado por el SMATA, al igual que los trabajadores. Del Caño y Castillo ya aportaron desde sus bancas 198000 pesos al fondo de lucha de los trabajadores de Lear.

Del Caño dijo que “una vez más han demostrado que son los trabajadores indomables de Lear, que una vez más cortan Panamericana, protestando, reclamando su reincorporación. La presidenta dijo que había que mirar para el Norte. Y como dicen en la canción ustedes, lo que se puede ver es que la Zona Norte se levanta, que están los trabajadores de Lear resistiendo, los de Donnelley que pusieron a funcionar la fábrica bajo su gestión, que están los trabajadores combativos que están resistiendo a las patronales buitres, que el gobierno tanto habla pero les sigue dando beneficios”.

Finalizó planteando la necesidad de resolver el conflicto: “ahora la empresa está tomando más trabajadores, o sea que podrían solucionar el conflicto reincorporando a más trabajadores. Y tienen que saber, el SMATA, la empresa y el gobierno, que los compañeros están firmes en su lucha y no van a parar hasta que los reincorporen. Y los que venimos apoyando, vamos a seguir apoyándolos, donde sea, hasta que reincorporen hasta el último trabajador”.

El acto se cerró con la quema de banderas de EEUU al canto de la clásica canción de esta lucha: “son los yankys de Lear que despiden a trabajadores, se la llevan en pala y a los pibes le dan suspensiones”. Otra gran jornada de lucha de los trabajadores inquebrantables de Lear llegaba a su fin.

0
0
0
0
0No comments yet