Canales populares

Ley de aborto sin peso en el embarazo juvenil

Ley de aborto sin peso en el embarazo juvenil

Estudio revela que la fecundidad adolescente no varió



La ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) aprobada en octubre de 2012 y reglamentada un mes después no tuvo impacto en la cantidad de niños que nacen de madres adolescentes en Uruguay, según un estudio del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales al que tuvo acceso El País.

"La ley de IVE en Uruguay no ha tenido impacto sobre la fecundidad de las adolescentes" y "no existen cambios apreciables en los nacimientos", concluye el informe denominado "Evaluación de la despenalización del aborto en Uruguay en la fecundidad adolescente" de Zuleika Ferre.

El estudio se basó en los nacimientos ocurridos entre 2010 y 2013 y se analizó el efecto de la introducción de la ley sobre la cantidad de los nacimientos de niños de madres adolescentes y sus características.

Antes de la entrada en vigencia de la ley, que permite la interrupción del embarazo dentro de las primeras 12 semanas de gestación, el número de nacimientos promedio semanales de madres adolescentes era de 67,9 y después pasó a ser de 66,5. Los planeados pasaron de 22,5 a 23 y los no planeados de 45,3 a 43,5, según refleja el informe.

Asimismo, según el análisis la cantidad de nacimientos no planeados no tuvo una variación significativa con la implementación de la ley. "El 68% de los embarazos de madres adolescentes fue reportado como no planeado para los nacimientos previos al cambio normativo, mientras que el 65% lo fue para los ocurridos con posterioridad", sostiene el informe.

Para Ferre era "de esperar que el cambio normativo que introdujo la ley de interrupción voluntaria del embarazo no implicara un cambio radical en el comportamiento reproductivo de las adolescentes montevideanas". Lo que sí notó es que "el número de abortos realizados es muy inferior a las estimaciones previas".

"Entre las principales consecuencias que cabe extraer de este estudio para los responsables nacionales de las políticas públicas, es que muy posiblemente, la ausencia de impacto en la caída de la fecundidad adolescente en el corto plazo no esté pautada por un cambio en el comportamiento reproductivo (incremento del número de abortos), sino a un cambio en el marco que se realizan (ilegal vs legal). En este sentido, es de esperar una mejora en las condiciones de seguridad médica, vital para la etapa de la vida de las mujeres analizadas, así como un ahorro para las mujeres, al estar incluida esta intervención médica dentro del conjunto de prestaciones garantizadas por el sistema de salud", concluye el informe que no descarta que pasados varios años el efecto pueda ser diferente.

Una investigación que había realizado la organización feminista "Mujeres en el horno" en 2014 había revelado que la edad promedio de las mujeres que requieren asesoramiento o información sobre abortos es de 27 años y el 56,6% de ellas tienen entre 18 y 29 años. Pero a estas se sumaban un 7,1% de consultas realizadas por personas de entre 14 y 18 años y el 36,4% por el grupo que tiene entre 29 y 50 años.

Sin embargo, según datos divulgados por el Sistema Nacional de Información del Ministerio de Salud Pública dio cuenta que el 18% de las 8.500 mujeres que decidieron interrumpir su embarazo durante el año 2014 tiene menos de 20 años.

El año pasado, precisamente, creció un 20% el número de abortos respecto del año anterior: 12 cada 1000 de mujeres entre 15 y 45 años. Además, el 9% de las mujeres que consultó con el equipo de la institución de salud en la que se atiende, decidió continuar el embarazo.



0No hay comentarios