About Taringa!

Popular channels

Ley del Músico - Carta Abierta de Botafogo

Queridos colegas músicos:

Me dirijo a todos ustedes con el mayor respeto y admiración; porque se lo difícil que es ser músico en Argentina. Lo se muy bien. Con mis cincuenta años de edad tengo de miles de kilómetros en mis huesos, y lo único que siento es amor por todos ustedes, especialmente por los más jóvenes y superlativamente por los más viejos que yo, ya que fueron mi inspiración y guía.

Quiero expresarles mis impresiones con respecto al tema que nos enfervoriza últimamente; la ley del músico 14.597, reglamentada por el decreto 520/2005 del 19 de mayo de 2005, firmado por el presidente de la Nación Néstor Kirchner.

Yo, Miguel Botafogo Vilanova, tenía dos años de edad cuando esta ley fue promulgada y no estuve involucrado en las gestiones de la actual reglamentación. Los involucrados en la actual reglamentación son: 1) el Ministerio de Trabajo, 2) el Sindicato Argentino de Músicos (SADEM), 3) la Secretaria de Cultura de la Nación y 4) la Presidencia de la Nación.

No pertenezco a ninguna comisión del SADEM y mi única relación con ellos es que soy socio desde el año 1974. No tengo ninguna vinculación con Cultura de la Nación, ni con Presidencia de la Nación, ni con el Ministerio de Trabajo.

Por la resolución 1980 de la Secretaria de Cultura de la Presidencia de la Nación firmada por el Dr. Nun he sido designado, sin que yo lo solicitase, integrante de la mesa examinadora que la ley 14.597 pide que se forme para evaluar a los músicos con el propósito de otorgarles las matriculas profesionales correspondientes. No está de más decirles que esto es ad honorem, por supuesto.

Realmente esta designación me honra, pero más allá de mi ego, es realmente notable que se hayan fijado en un músico no por los títulos que pudiera ostentar, ya que no tengo ninguno, sino por lo real, que es mi obra. Los miles de kilómetros que llevo en mis huesos. Los cientos de chicos que he preparado, muchos de los cuales hoy y desde hace un tiempo tocan y se ganan la vida como músicos. Los libros que me han editado acercando información a los músicos de los más recónditos lugares del país. Las constantes actuaciones, auto producidas, y que no tengo ninguna agencia que se ocupe de mi. Las producciones discográficas, la gran mayoría independientes. Las colaboraciones en las grabaciones de otros grupos. Los programas de TV. y de radio que tuve. Las giras por muchos países de este planeta.

Creo que es un buen gesto de la Secretaria de Cultura poner a un rockero/blusero autodidacta que solo tiene su carrera para comprobar su idoneidad para integrar la mesa examinadora junto a maestros como Juan Carlos Cirigliano, José Votti, Helios García, Alberto Giaimo, José Colangelo, Miguel Cantilo y al renunciado Manolo Juárez.

Queridos colegas ustedes deberían entender que el hecho de que haya un rockero en esta mesa examinadora por mi parte es garantía de que no quede ni un solo músico intuitivo a fuera de la posibilidad de obtener su matricula de músico profesional. En la primer reunión de la mesa examinadora dejé bien claro que la mayoría de los músicos de rock no leen partituras, no saben leyes de armonía, que es una música que se aprende zapando, de boca en boca y que yo no iba a coartar la posibilidad de trabajar a nadie porque no supiera de corcheas, bemoles o acordes de novena, de lo contrario renunciaría a integrar la mesa.

De los músicos que me conocen, no creo que hay quien piense que soy una persona deshonesta, traidora, vigilante, trucha, que haya denigrado alguna vez a algún compañero músico. Si tengo el prestigio que se dice que tengo, creo que es más por mi hombría de bien que por como toco la guitarra. Por lo tanto no piensen que acepto estar en la mesa examinadora creyendo que esto de la matriculación es algo perjudicial para los músicos. Creo que la matricula profesional es buena en si misma, le muestra a esta sociedad que los músicos también somos profesionales y esto especialmente a los rockeros y demás estilos no académicos les debería interesar para que nos dejen de menospreciar y nos miren por arriba del hombro, incluso otros colegas músicos como los tangueros, folkloristas y clásicos.

Creo que a las leyes hay que jugarles el juegos con sus propias reglas. Si la ley, que hasta nuevo aviso, está vigente exige que estemos matriculados, pues matriculémonos. Piensen en el fuerza que podríamos tener si fuéramos 100.000 matriculados. ¿pueden imaginárselo? Además, independientemente del sindicato de músicos.

Si fuéramos 100.000 matriculados podríamos pelear “desde adentro” reclamando por lo que no nos gusta, exigiendo que se modifique lo que haya que modificar de la ley para modernizarla en todos los aspectos que se necesite.

Si fuéramos 100.000 matriculados y hubiera músicos que no les gustase la direccion de SADEM podrían unirse y hacer un partido, con proyectos e ideas, y presentarse a las próximas elecciones, o incluso, crear un nuevo sindicato con su correspondiente personería gremial.

Si fuéramos 100.000 matriculados podríamos pelear para que le quiten el 21% de IVA a las entradas de nuestros recitales, tal como lo consiguieron los actores.

Si fuéramos 100.000 matriculados, podríamos pedir que se contemple ya un sistema de jubilación para los músicos.

Si fuéramos 100.000 matriculados, podríamos exigir que con lo recaudado por el pago de la matricula se construya “la casa del músico”, tal como tienen los actores, para dar cobijo digno a tantos músicos; muchos de ellos celebres en su época, que hoy deambulan por las calles en pensiones de mala muerte o incluso auto internados en el Borda.

Si fuéramos 100.000 matriculados, podríamos exigir que con lo recaudado se forme la universidad del rock argentino, que otorgare títulos oficiales.

Si fuéramos 100.000 matriculados, podríamos conseguir que haya planes de financiación de grabaciones en estudios del estado o nuestros, y que se cree y un archivo nacional de las obras editadas, como en el Congreso de los EEUU.

Si fuéramos 100.000 matriculados, podríamos conseguir que se cree un centro de atención psicológica para los músicos con problemas de alcoholismo y drogadicción.

Si fuéramos 100.000 matriculados, la sociedad entera dejaría de considerarnos unos hipitos locos que tocan la “guitarrita” porque no quieren laburar.

La matricula es una herramienta, la ley la exige y, aún con el “terrible sacrificio” de pagar ocho pesos por mes, obviamente lo digo con ironía; porque con una mano en el corazón, queridos colegas ¿qué son ocho pesos para nosotros que tenemos instrumentos que, en la mayoría de los casos, son caros, y los insumos que necesitamos y nos procuramos de una forma u otra, son también caros, pagamos impuestos de lujo por ellos y, sin embargo, seguimos adelante. Repito, aún con el sacrificio de pagar ocho pesos por mes, podríamos tener una herramienta con la que forjar un camino para nuestro presente y para el futuro de los músicos que vienen detrás nuestro.

Los argumentos que escucho en contra de la matriculación, como mínimo, son inmaduros. A muchos de ustedes que han sido arengados por 17 músicos disidentes, los han convencido de que ¿quien se cree que es la mesa examinadora para juzgar nuestro arte? La ley no dice que se juzgue artísticamente a ningún músico, ni por su estilo, ni por el nivel de virtuosismo, o sapiencia teórica, ni el alma que pongan en lo que hacen. Solo se trata de constatar que sea cierto que ustedes son músicos, que trabajan de músicos, nada más. Es una simple formalidad. Obviamente que nadie le va a tomar un examen a Luis Salinas, o Pedro Aznar, sus carreras son harto conocidas. Y aún en otros casos de músicos no tan conocidos, pero que demuestren con sus obras o títulos de conservatorios con el carnet de AADI o si alguna vez actuaron en televisión abierta, no necesitan dar examen.

Otro argumento que he oído contra la matricula, es que es un curro del sindicato. Si es un robo, y alguien tiene pruebas de ello, tiene que denunciarlo. Para eso está la justicia, si no, es hablar por hablar, por lo tanto no tiene validez alguna y además si no lo denunciaran serían cómplices. Lo que yo se, es que hasta el momento se han matriculado alrededor de 1.500 músicos, aproximadamente, ninguno de los cuales pagó $96, solo pagaron el prorrateo desde el día de la inscripción hasta el mes de julio de 2006. Algunos se han matriculado en noviembre de 2005 y son los que pagaron más cantidad de meses de $8. incluso en algunas provincias pagaron lo que podían y algunos la obtuvieron gratis, dada su condición económica.

Se pagaron, con lo obtenido hasta algunas semanas atrás, el software que el sindicato tuvo que mandar a diseñar para registrar todo lo referente a los matriculados, sabemos que es muy caro, creo que pagaron alrededor de $20.000; una cámara digital de fotos para las fotos que lleva la matricula, el diseño y producción de las matriculas propiamente dichas (los carnets); la creación y remodelación de oficinas dentro del sindicato, personal dedicado a la nueva tarea, papelería, el envió de alrededor de 10.000 cartas para informar a muchos interesados respecto de la ley.

A mi me dijeron dentro del sindicato que cualquier matriculado puede pedir información con respecto de los gastos y del destino de lo recaudado. Yo pedí esa información y me contaron lo que les acabo de describir.

También he oído que a muchos les da bronca que sea obligatorio. Queridos míos, de momento la ley tiene vigencia nos guste o no. Y las leyes proponen derechos y obligaciones, esto es educación democrática elemental de la secundaria.

¿A que medico, psicólogo, arquitecto, abogado, ingeniero, o incluso taxista se le ocurriría protestar porque su matriculación es obligatoria? Gas del Estado solo te acepta una habilitación de una instalación si el gasista que trabajó en ella está matriculado.

El único objetivo de los involucrados en esta arenga es que se derogue la ley. Ideas y proyectos concretos todavía no tienen. Me pregunto: si realmente consiguieran que se derogue la ley ¿quién de ellos está preparado para ponerse al hombro este tema? ¿qué experiencia tienen? ¿por qué destruir lo que existe, en vez de modificarlo para que contemple todo lo que la ley no contempla? Repito, creo no equivocarme cuando digo que podríamos conseguir cambiar lo que quisiéramos “desde adentro”, siendo decenas de miles de músicos matriculados.

Es muy importante que se procuren copias de la ley, y léanla bien, traten de comprenderla, no se queden con el comentario de algún compañero que la leyó por arriba. La mayoría de los músicos a favor o en contra de la ley no la leyeron. A muchos les he preguntado ¿qué dice el articulo nº1? Y no saben. Tengan una copia ustedes y léanla con sus padres, con algún abogado amigo y escuchen sus opiniones. Si no entienden no tiene más que marcar el 4957-3522, teléfono del sindicato argentino de músicos, entrar a la pagina www.sadem.com.ar. o ir a la calle Belgrano 3655, Capital, y pedir toda la información que necesiten. En el sindicato de músicos, no son monstruos, son personas amables y pacientes con muy buena voluntad que los van a atender como se merecen.

En la ley no hay ningún articulo que diga que algunos músicos quedaran excluidos, no habla en ninguna parte de excluir a músicos independientes, o los que tocan jazz o música étnica o música india, judía, blues, funk, reagge, o punk.

Los últimos renglones del articulo nº 7 habla de los arreglos especiales que el sindicato está autorizado a otorgar en los casos en que no se puedan ajustar en las tarifas actuales consiguiendo hacer arreglos con las partes, convenientes para todos.

La ley no dice que lo que recaudaste en tu show se lo lleva un inspector del sindicato y que luego tenés que ir a cobrar por ventanilla del sindicato.

La ley no otorga poder de policía a los inspectores del SADEM. Es una falacia eso que están diciendo algunos colegas que el sindicato incauta las recaudaciones. Eso está fuera de la ley, sería delito, y si así fuera el mismo sindicato mandaría preso a ese inspector.

La ley no dice que tus alumnos tienen que pagar en la ventanilla del sindicato, y que luego pasas a cobrar con descuentos. Eso es una falacia.

Otra mentira es que los inspectores puedan detener una actuación por no estar matriculados los músicos.

Otra cosa que oigo decir es que esta ley los perjudica a los grupos nuevos. El único que los perjudica es el bolichero que les cobra por tocar. La mayoría de los boliches están mal acostumbrados. La ley en su articulo Nº6 dice que es obligatorio contratar músicos en vivo, pero nadie lo respeta.

En todo caso esta ley con ese articulo me está perjudicando a mi, saben por qué? Porque si el bolichero se avivara, empezaría a contratar grupos nuevos, les pagaría el mínimo, que son $90 por músico, cumpliría con la ley y dejaría de contratar a Botafogo, que a lo mejor le costará veinte veces más.

Debo contarles que en los finales de los ´70, comienzo de los ´80, viví en España, donde regia una ley que obligaba a todo aquel boliche que pasara música de discos a tener un porcentaje de horas de música en vivo. Esto trajo mucho trabajo para todos. Y con mis propios ojos vi en pocos años multiplicarse las salas de ensayo, casas de música, sellos discográficos, revistas, oficinas de representantes, etc, etc.

Repito, esta ley se promulgó en el año 1958, la mayoría de los músicos, más o menos veteranos, teníamos entre 2 y 6 años de edad, por lo tanto se comprende que no pudiéramos haber entrado en un debate. Quizás hubiéramos podido hacerlo a los 20 o 25 años, pero seguramente estábamos metidos plenos en el aprendizaje y nuestras primeras experiencias. Pero quizás a los 30 o 35, más o menos hace 15 años atrás, podríamos haber empezado a debatir. ¿alguien lo hizo? Algunos de los que están en la arenga en contra, formaban parte de la comisión del sindicato por esos años y sabían de la existencia de esta ley, pero no informaron al resto de los músicos de la existencia de la misma.

Creo que deben calmarse, tratar de acercarse, no dividir, no ser agresivos y llamar a los que no piensan como ustedes traidores, carneros, policías ¿por qué no hacen los debates con gente del sindicato? A lo mejor no con la dirigencia, pero si con los inspectores, o la gente de legales, sin griteríos, ni ofensas.

En el foro que se hizo en diputados estuvo presente el maestro y señor con todas las letras, José Votti. Con sus 80 años y un carrerón en su haber, el pudo habernos iluminado en muchas cosas, ya que el estuvo en 1958 cuando se estaba elaborando esta ley. Ese día podríamos haberle sacado mucho jugo. Pero no, lo dejamos ir. Nadie del panel ese día se levanto y dijo: “no podemos dejar ir al maestro Votti, escuchemos lo que tiene que decir”. Todos los que tenemos algún disquito aunque sea independiente, o hemos colaborado con algún artista alguna vez, vamos a AADI a cobrar el cheque firmado por Votti, pero no lo dejamos hablar en el foro. Fue inaudito, yo mismo me arrepiento de no haberme levantado y haberle pedido a viva voz que no se retire y que retome la palabra; graso error.

Repito, aquellos que estén disgustados con la actual dirección del sindicato o que piensan que esta dirección no los representa ¿se les ocurrió hacer un partido y presentarse a las elecciones? Porque en los últimos años no hubo partido opositor que se presentara a las elecciones. Y problemas también existían antes de Cromañon y antes de esta ley.

También podrían averiguar como se obtiene una personería jurídica y crear un nuevo sindicato y experimentar en carne propia lo que ello significa. Esta bien tirar la piedra y esconder la mano, pero ya somos grandes y por lo visto queremos crecer, entonces hablar en un bar es una cosa, pero pasar manos a la obra con ideas y proyectos es otra. Mandar e-mails con información a medias o a cuartos es fácil, pero tener ideas y concretarlas no lo es tanto y hasta ahora no he oído ideas.

Vuelvo a repetirles, creo que en la matriculación. Es lo que dice que somos profesionales, no somos una manga de vagos, muchos nos ganamos el derecho a que se nos considere profesionales, no tocamos de hobbie. Hay que pelearla desde adentro, ustedes no se imaginan el fuerza que tendríamos siendo decenas de miles de matriculados.

Podríamos presentarle pelea a quien sea, y luchar por todos los objetivos que nos propongamos. No se olviden que detrás de cada músico hay por lo menos 10 personas involucradas de una manera u otra con el trabajo de éste. Así que saquen cuentas. Seremos cientos de miles tirando el carro.

Creo de todo corazón que la matriculación es un instrumento que nos podría permitir mejorar la actual ley, y muchas más cosas que atañen a los músicos.

Estar matriculados es estar adentro y solo desde ahí se puede mejorar. Como los seres humanos, no? La matriculación es un elemento unificador. Ya deberíamos saber lo que significa la desunión y la división. La Argentina está como está y pasó por las crisis que pasó con las consecuentes secuelas por ser un pueblo dividido. El “divide y reinarás” es la herramienta que han usado a lo largo de nuestra historia políticos, milicos, religiones, empresarios. Es ridículo que esto pase entre nosotros, porque manejamos el idioma de Dios, que es la música. Quien más, quien menos, con más o menos conciencia de ello, estamos bien lejos de la inconciencia de los que hundieron, y los que hundirían más si pudieran, a este país.

Vuelvo a repetirles, soy músico y mi corazón está con todos ustedes. Todo mi amor, ternura, compasión, solidaridad y tolerancia por aquellos que por estos días me maldicen, porque se que están desinformados.

Yo acepté estar en esta mesa examinadora porque, en mi persona, creo que nos honran a todos los que nacimos a la música desde el Rock Argentino, y el Rock, el Blues, el Jazz, etc, etc, en general. Porque si no, la mesa examinadora estaría integrada por folkloristas, tangueros y clásicos, que nos aborrecen. Que hoy nos den este lugar y nos consideren músicos profesionales es empezar a lavar los días en que íbamos presos por portación de sueños, melodías y guitarras.



Amor, luz, paz para todos ustedes,

Miguel Botafogo Vilanova
30Comments